sábado, 13 de abril de 2019

LA TRIBU DE ISABENA, WINX Y SU PADRE, VARIAS YEGUADAS EN NEWMARKET Y UNA EN ALEMANIA


Muy resuelto vino Resacón por los palos hace unos días para ganar el Torre Arias, preparatoria tradicional que recuerda al que fuera propietario y directivo de la SFCCE durante el primer tercio del siglo XX, Ildefonso Pérez de Guzmán el Bueno y Gordon, cuarto Conde de Torre Arias. Sus colores, chaqueta y mangas amarillas, gorra azul, tuvieron a su mejor representante en Pocholo, que en 1929, y montado en ambas ocasiones por Vidente Díez, ganó el Nouvel An y el Derby de Aranjuez. Hijo del fondista inglés Apron, las fotos del momento lo muestran como un animal no feo pero algo tosco; al decir de las crónicas de entonces, tenía su punto de carácter y no era franco en su rendimiento.

Resacón, por los palos, se va a ganar el Torre Arias (Foto: P. Chapa)
Resacón, castaño de atlético físico, confirmó en su primera salida clásica la buena impresión que había dejado en su victoria juvenil. El potro está criado en Inglaterra por uno de sus copropietarios, Fernando Hernández Font, y pertenece a la importante línea femenina que él mismo ha cultivado a lo largo de las últimas décadas en su West Stow Stud (sito en Bury St. Edmunds, cerca de Newmarket) y que tiene su origen en Isabena. Esta yegua irlandesa, criada por RP Williams e hija del alemán Star Appeal, ganador del Arco, fue importada a España justamente por Hernández Font y defendió en las pista los colores verdes a rayas de su Cuadra África, para la que ganó cinco carreras, entre ellas el Hispanidad de 1988 con la monta de John Reid. Retirada a West Stow, dio cinco ganadores de ocho corredores, entre ellos Priena, madre de los excelentes y muy recordados alazanes Entre Copas y Casaca; Verbena, abuela materna de Cleo Fan, ganador en Italia del Premio Presidente della Repubblica G1; y Atiza, madre entre otros ganadores del muy buen Vagabond Shoes, ganador en España y de grupo 2 y 3 en Estados Unidos y Francia. Atiza es madre también de Dublín Maura, ganadora de dos carreras aquí bajo la preparación de Guillermo Arizkorreta, y madre a su vez de Resacón, su primer producto.

El potro de Formentor tiene un origen interesante en el que el que Coup de Folie, la gran yegua de cría de la familia Niarchos, aparece 3 x 5. Esta yegua es hija del importante semental estadounidense Halo, que aparece una vez más en Resacón a través de otra hija notable, la muy buena corredora Glorious Song. Resacón, por otro lado, le debe mucho a otra yeguada inglesa, el muy importante Cheveley Park Stud (ubicado en Newmarket), criadora y propietaria de su padre, Medicean, y su abuelo materno, Iceman. Medicean ya había combinado bien con la línea de Isabena en su hija Casaca, ganadora de 7 carreras, entre ellas el Prix Fille de l’Air G3, Memorial, Kutxa y Benítez de Lugo.

Medicean, hijo de Machiavellian, ganó para la famosa chaquetilla roja con banda blanca de Cheveley Park el Lockinge Stakes G1 y el Eclipse Stajkes G1, entre otras carreras, entrenado por Sir Michael Stoute. Retirado a la propia yeguada como semental, fue un buen reproductor y entre sus ganadores de G1 destacan Nannina y Dutch Art, este último padre entre nosotros del buen Flanders Flame. La progenie de Medicean, por otra parte, lo ha hecho muy bien en España, donde por ahora han corrido 25 hijos suyos, de los que han salido 21 ganadores de un total de 63 carreras. Es significativo añadir que el caballo es asimismo padre de la excelente yegua de vientre Lady Cree, madre de cinco ganadores de seis productos en pista, entre ellos los triunfadores clásicos Arkaitz y Navarra. Medicean, un distinguido alazán, murió en agosto de 2018, aparentemente de un ataque al corazón, cuando tenía 21 años.

Medicean (Foto: Trevor Jones, cedida por Cheveley Park Stud)
- Machiavellian, el padre de Medicean, lo es también de Street Cry, que obtuvo su mejor victoria en la Dubai World Cup y que, habiendo muerto en Australia en 2014, está ya en la historia del turf como padre de dos yeguas excepcionales: la estadounidense Zenyatta, ganadora de 19 carreras de 20 salidas y Caballo del Año Usa en 2010, y la impresionante corredora australiana Winx, un monumento de clase, consistencia y actitud competidora que en el momento de escribir esto acaba de ganar en Randwick el Queen Elizabeth Stakes G1. Sus responsables habían anunciado que esta sería su última carrera y la yegua, una vez más, ha interpretado con brillantez su papel estelar y conseguido su 33ª victoria consecutiva, 25 de ellas en pruebas de G1. Entre los centenares de elogios que se le han hecho, elijamos, por ejemplo, el del famoso entrenador estadounidense Bob Baffert, que habla así de ella en Thoroughbred Daily News: “Solo tengo una cosa que decir sobre Winx. Ojalá la hubiera entrenado. Es todo lo que quieres de un caballo de carreras: es bonita, rápida y quiere ganar. La brillantez no necesita excusas. Siempre nos regala un final estilo Hollywood”.

El pedigree de Winx solo tiene una duplicación en sus cinco primeras generaciones, y es 5 x 5 sobre Natalma, la madre del gran Northern Dancer, a través de una hija Raise The Standard, y el propio ND. El detalle más curioso del origen de la yegua es que su línea femenina se ha desarrollado en las antípodas, y sobre todo en Nueva Zelanda, desde casi doscientos años atrás. Todo empezó con la exportación a Nueva Gales del Sur a finales de la década de los 1830’s de la yegua inglesa The Giggler, ganadora criada por Lord George Bentinck, el gran, arrogante y autoritario modernizador del turf inglés en la primera mitad del siglo XIX.

- A Street Cry lo encontramos en otros sitios interesantes. Primero, como padre del 6 años estadounidense  Delta Prince (un medio hermano de otra corredora ilustre, Royal Delta), que se acaba de apuntar la Makers’46 Mile G1 en Keeneland; y también como abuelo materno de Street Band, reciente ganadora de los Fair Ground Oaks G2 y una de las mejores potrancas de 3 años de Estados Unidos. Lo que es estupendo, pero esta yegua nos interesa también y sobre todo porque es hija de Istan, caballo criado por Darío Hinojosa e hijo de Gone West y su buena yegua Ronda (Bluebird). Este robusto castaño ganó 9 carreras, y desde 2008 a 2017 hizo la monta en el Airdrie Stud (Kentucky), donde, aunque no se le hizo mucho caso, fue capaz de dar cinco ganadores de grupo. Las noticias más recientes, aunque no sé si fiables, sobre Istan lo sitúan en Arabia Saudí.

El ganador de la Dubai World Cup de este año ha sido, tras una brillante monta de Soumillon, Thunder Snow, que con este triunfo se convirtió en el primer caballo ganar dos veces  la prueba reina de Meydan. Este refinado castaño está criado por su propietario, Mohammed Al Maktoum. Es hijo de Helmet (por Exceed and Excel, padre de nuestro Cielo Canarias), un buen millero australiano –criado y propiedad asimismo del jeque dubaití-  que, sin embargo, no ha dado bien como semental. Aquí hemos visto a la útil Satine Rouge (cuya madre, como la de Thunder S., tiene sangre de Nureyev) y el caballo hace la monta actualmente en la prestigiosa yeguada alemana Gestüt Färhhof (lo que resulta apropiado, en el sentido de que él mismo desciende una línea femenina germana). Thunder Snow tiene como abuelo materno a Dubai Destination, que también lo es de dos grandes corredores como Golden Horn y Postponed, y su línea femenina, cultivada en sus últimas generaciones por el propio Mohammed Al Maktoum, ha producido entre otros buenos corredores dos ganadoras clásicas: Balanchine (Oaks, Irish Derby) y West Wind (Diane). Ambas fueron montadas por Frankie Dettori en dichas carreras.

- Färhhof, fundada en la primera mitad de los 60 por el empresario Walter Jacobs –creador entre otras compañías de la chocolatera Jacobs Suchard- , fue donde en 2015 inició su actividad reproductora Pastorius, que desde el año pasado cubre en el francés Haras de la Hetraie al precio de 5.800 euros. Muy buen corredor (ganó tres G1, entre ellos el Deutsches Derby y el Prix Ganay), Pastorius es el padre de Riocorvo, el bonito castaño de Bering que tan buena impresión causó en su debut victorioso en La Zarzuela. Criado en Francia por el Haras d’Ombreville, la agencia Stamina Turf lo adquirió como foal en Arqana por 11.000 euros. Su línea femenina inmediata está llena de ganadores de grupo y desciende de Le Melody, una irlandesa que dio a Ardross, uno de los mejores fondistas del turf mundial en la segunda mitad del siglo XX: montado por Lester Piggott y entrenado por Henry Cecil, ganó, entre otras carreras, dos veces la Ascot Gold Cup G1, y fue segundo por corta cabeza en el Arco de 1982 que se apuntó Akyida. En España, vimos a dos buenos hijos suyos, ambos defensores de la chaquetilla azul marino y verde la Cuadra Dos Hermanas: King Cobra, ganador del Gran Premio de Madrid y de la Copa de Oro de San Sebastián, y Kikam, vencedora en el Benítez de Lugo.

Riocorvo (Foto: Rafael Lorente)
Riocorvo tiene sendas duplicaciones en su pedigree de dos caballos que ejercen espléndidas influencias clásicas: Shirley Heights y Surumu, ganadores respectivos de los derbies inglés y alemán en los 70 y grandes sementales ambos. Soldier Hollow, el padre de Pastorius, fue un excelente corredor que demostró su calidad en pruebas de primer nivel en Alemania (donde fue Caballo del Año en 2004), Francia, Italia y Estados Unidos. Semental campeón en el país germano en 2016, es hijo de In The Wings (uno de los primeros grandes corredores de Mohammed Al Maktoum y padre a su vez, recordemos, de nuestra muy buena Baldoria). Esta es la rama alemana, digamos así, de la gran línea masculina de Sadler’s Wells, a la que pertenecen también, por ejemplo, Adlerflug (In The Wings) y Weltstar (Soldier Hollow),  ganadores del Deutsches Derby en 2007 y 2018, respectivamente.

El descendiente más famoso de SW es, desde luego, el gran Galileo, que a sus 21 años está cumpliendo en Coolmore con su decimoctava temporada de cubrición. Su hija Magical, ganadora del Fillies & Mares Stakes G1 en Ascot el año pasado, ha empezado la temporada de muy buena manera: ganando en Naas el Alleged Stakes G3 por delante de dos laureados clásicos, Latrobe y Flag of Honour.

Galileo es padre de tres ganadores del Derby: New Approach (2008), Ruler of the World (2013) y Australia (2014). Este último es el padre de Broome, que se postuló como un potro con posibilidades clásicas con su reciente y muy fácil victoria en el Ballysax Stakes G3, preparatoria que suele dar buenas pistas para los derbies. Galileo, Australia, Magical y Broome tuvieron o tienen como entrenador a Aidan O’Brien. A New Approach lo entrenó Jim Bolger -en cuyo patio empezó O’Brien a pulir sus grandes habilidades como preparador- que a su vez crio y entrenó a Dawn Approach, ganador de las 2.000 Guineas. Con este alazán careto volvemos a nuestras pistas, pues es el padre de Simoneta, que ganó con buen aire en su debut en La Zarzuela para AGF, Arizkorreta y Janacek. Esta castaña de cara blanca es el primer producto de la más arriba citada Navarra, una hija de Caradak y Lady Cree que ganó el Beamonte de 2013 para Popular, Arizkorreta y Janacek.   

Sir Roque defiende, como Simoneta, la chaquetilla tricolor de Yeguada AGF, la cuadra de carreras de Antonio García Ferrer, y comparte con la potranca entrenador y jinete, Criado por Luis Álvarez y adquirido por 40.000 euros en la subasta de yearlings de la ACPSIE de 2017, el potro reapareció ganando con brillantez el Hándicap Opcional. Su origen nos es familiar por ambos lados; el paterno lo ocupa Sir Percy, ganador del Derby en 2006 y padre aquí de varios ganadores, entre ellos los buenos Madrileño, que se apuntó el Gran Premio de Madrid de 2016 y ahora ejerce como semental, y Madrileña; el materno lo protagoniza Afriketa, ganadora del Ruiz Benítez de Lugo en 2006 con los colores de Álvarez Cervera y la monta de Fayos ,y madre también de las ganadoras Ketala (Premio Valderas) y Qum Ram. Afriketa es nieta por línea femenina de Partition, a su vez madre del gran corredor Partipral, ganador aquí del Memorial y del Hispanidad, por partida doble en ambos casos, y fuera de carreras como el Hong Kong International Vase G1, del Prix Maurice de Nieuil G2 y del Prix André Baboin G3.

Sir Roque (Foto: P. Chapa)
En el pedigree de Sir Roque destaca, por lo demás un bonito e inusual inbreeding 3 x 4 sobre Darshaan a través de hijo e hija. Este caballo del Aga Khan, hijo del mencionado Shirley Heights y muy probablemente el mejor abuelo materno del turf europeo en los últimos treinta años, obtuvo su mejor victoria en el Prix de Jockey Club G1 de 1984, en el que hizo gemela, justamente, con Sadler’s Wells. Sir Percy hace la monta en Newmarket, concretamente en el Lanwades Stud y al precio de 7.000 libras. No es un semental estelar, pero sí un consistente productor de buenos ganadores, entre los que no faltan algunos de grupo y listed.

Sir Percy (Foto cedida por Lanwades Stud)
También en Newmarket está el Banstead Manor Stud, la sede inglesa de la selecta operación de cría de Khalid Abdullah. En su patio de sementales conviven animales tan ilustres como el mítico Frankel, Kingman, Bated Breath y Expert Eye, pero el patriarca del grupo, a sus 19 años, es el espléndido padre de velocistas Oasis Dream. Este hijo de Green Desert, que cubre por 30.000 libras, ha tenido mucho protaginismo en lo que llevamos de temporada de primavera. Primero, porque su veterano hijo Presidency reapareció ganando muy bien; segundo, porque su hija Dieulefit se ha apuntado dos y está haciendo cada vez más honor a su muy selecto origen; y después, porque sus nietos Noray (Naaqoos), Power and Peace (Arcano), Benijo’s Brave (Brave Prospector) y Blueberry (So You Think), han pasado por ganadores. Los tres primeros descienden de Oasis D, por vía masculina, mientras que el de Yeguada Rocío es nieto materno. 

Blueberry es otro descendiente por línea masculina de Sadler’s Wells y en su madre tiene una línea de Nurevev; estos dos grandes reproductores son parientes muy cercanos y su aparición conjunta en los pedigrees suele resultar positiva. Otro ejemplo reciente de esta combinación es la ganadora del Atlántida, Udalla, que como Riocorvo es de Bering y está entrenada por Patrik Olave. La postulante al Valderas es hija del muy buen velocista Dream Ahead, el mejor hijo de nuestro conocido Diktat y padre de otra muy buena competidora local, Antonella. La madre de Udalla, la ganadora High Fidelity, fue criada en Alemania por el Gestüt Ammerland y es hija de Peintre Celebre, ganador del Prix de l’Arc de Triomphe G1, y de la yegua Hold On, por Surumu, ya mencionado y del que se puede añadir que fue el primer ganador del Deutsches Derby criado por Fährhof y que después ejerció como padrillo en su lugar de nacimiento, donde se le rinde homenaje con una estatua Ganó seis veces la estadística alemana de sementales. A la clase de Udalla también puede contribuir la duplicación 5 x 4 en su pedigree del gran semental Sharpen Up.

Udalla (Foto: P. Chapa)
Hold On es la madre de otro ganador del Arco, Hurricane Run, hijo de Montjeu, otro de los grandes continuadores de la sangre Sadler’s Wells. De Hurricane Run lo mejor que hemos visto aquí es la temperamental Aspasia de Mileto, ganadora del Valderas y colocada en el Villapadierma y en el Gran Premio de Madrid. Su primer producto, el castaño oscuro Axioco, un distinguido hijo de Pyrus, ganó hace unas semanas rematando bien. Como Resacón, vino a ganar por los palos, lo montó Jaime Gelabert y está entrenado por Joannes Osorio, que además es su propietario y criador. 

domingo, 17 de febrero de 2019

TESIO, SUS CABALLOS Y VISCONTI, JAPÓN, ROSALES Y MENDOZA, 'PEGASOS' AMERICANOS

-“No copio a nadie. No tengo un método. El método es imitación. Yo invento. Y como los demás no han visto nunca nada igual a lo que yo hago, dicen que estoy loco”. El autor de estas autocomplacientes palabras es Federico Tesio, de cuyo nacimiento en Turín se ha cumplido el pasado 17 de enero el 150 aniversario. Conocido como Il Mago di Dormello en alusión a la yeguada que fundó en 1899 a la orillas del lago Maggiore, Tesio ha pasado a la historia de las carreras como uno de más geniales e intuitivos – y también más metódicos, a pesar de sus palabras- personajes de la historia del turf y de la raza PSI. De los prados de su yeguada salieron dos de los mejores corredores de la historia, Nearco y Ribot; unos cuantos campeones –Cavaliere D’Arpino, Navarro, Donatello, Tenerani, Botticelli, Braque- y numerosísimos buenos caballos.

-Taciturno, reservado y en lo que tocaba a los caballos dueño de sus propias decisiones –su cuadra se alimentaba nada más que de los productos de Dormello y Tesio no solo era su propietario y criador, sino también su entrenador-, el turinés ganó su primera clásica en 1908, cuando la torda Veronesa (Melanion) se apuntó el Premio Regina Elena (1.000 Guineas). Al año siguiente, Fidia (Bay Ronald) le dio a Tesio su primer triunfo en la más importante carrera intergeneracional de calendario transalpino, el Premio del Commercio, después denominado Gran Premio di Milano y carrera que los productos de Dormello ganaron en veintitrés ocasiones, aunque en dos de ellas no lo hicieron defendiendo los colores blancos con cruz de San Andrés roja de la yeguada, sino después de haber sido vendidos por Tesio a otros propietarios.

-Uno de esos triunfos ajenos se produjo en 1932 y su  protagonista fue Sanzio, un hijo del Derby-winner Papyrus que Tesio vendió por solo 1.500 liras al considerarlo demasiado débil para soportar sus rigurosos métodos de entrenamiento. Sanzio encontró más comprensión y paciencia en manos de su nuevo propietario y entrenador, el joven aristócrata Luchino Visconti di Modrone, conde de Lonate Pozzolo. Tesio llegó a manifestar por Visconti, según recoge Chris McGrath en su espléndido libro Mr. Darley’s Arabian, un respeto como entrenador que no expresó por ninguno de sus colegas de San Siro. Sin embargo, pocos años después del triunfo de Sanzio, Visconti di Modrone conoció, gracias a Coco Chanel, al gran cineasta francés Jean Renoir y las carreras perdieron a un gran preparador, pero el mundo ganó a un director genial que en las décadas siguientes firmaría, con el nombre de Luchino Visconti, obras maestras del cine como El gatopardo, Rocco y sus hermanos o Muerte en Venecia, por citar solo algunas.

-Los productos de Dormello ganaron veintidós veces el Derby Italiano, y en este caso todas las victorias fueron para Tesio. El primero fue Guido Reni (Melanion) en 1911. Este 2019 se celebra el centenario de otra de sus victorias en la carrera, la de Meissonnier, un hijo de Signorino y Fausta, y propio hermano de otros dos ganadores de la clásica para Dormello: Michelangelo, que ganó en 1921, y Mellozzo da Forli´, que lo hizo en 1922. La madre de estos tres animales, Fausta, ganadora a su vez del Derby y el Oaks italianos, se la compró Tesio a su compatriota el conde Felice Scheibler y en ese sentido es una rareza, pues el propietario de Dormello acudió casi siempre al mercado inglés para surtirse de yeguas de vientre.

-Fausta era hija de Spearmint, un muy buen corredor que ganó el Derby el Grand Prix de Paris en 1906, y parece que -al margen de la gran consideración general que Tesio tuvo siempre por los ganadores de la gran clásica inglesa- este caballo le gustaba especialmente pues en 1915 adquirió otra hija suya, Catnip. El pobre físico de la yegua, su raquítico historial y la depresión del mercado debido a la guerra le permitieron a Tesio hacerse con ella por solo 75 guineas. No está mal para una yegua que se convirtió, a través de su hija, la muy buena corredora y madre Nogara (Havresac), en abuela de Nearco (Pharos), nacido en 1935, imbatido en sus catorce carreras y una de las obras maestras de Tesio. La última victoria de Nearco se produjo en el Grand Prix de Paris, entonces la carrera más prestigiosa del calendario francés, y sirvió para colocar a Tesio en la primera fila del panorama internacional de la cría del caballo de carreras. Pocos días antes de la prueba, Italia –que había eliminado previamente a Francia- se había apuntado en el Stade de Colombes de París la tercera edición de la Copa Mundial de Fútbol al ganar a Hungría por 4 - 2. El triunfo de Nearco batiendo a los mejores potros locales –y al ganador del Derby, Bois Roussel, también criado en Francia aunque entrenado en Inglaterra- fue demasiado para el herido orgullo galo y los turfistes presentes en Longchamp recibieron con pitos y abucheos al pupilo de Dormello. Su jockey, Pietro Gubellini, acabó de arreglar las cosas al responder con el saludo fascista

-Después de esta carrera, Nearco fue vendido por 60.000 libras al bookmaker inglés Martin Benson, que lo retiró como semental a su Beech House Stud (donde le construyó un búnker para protegerlo de los bombardeos de la Luftwaffe). Allí, el nieto de Catnip se convirtió en uno de los sementales más influyentes de la historia de la cría del PSI.  Su presencia es endémica en los pedigrees de la raza a través sobre todo de su hijo Nasrullah y su nieto Northern Dancer y baste decir, por ejemplo, que de los últimos cincuenta ganadores del Derby solo hay once que no descienden de él por línea masculina; y de esos, todos menos uno (Snow Knight, ganador en 1974) tienen líneas de Nearco en otras partes de su origen.

-Federico Tesio decía que no podía haber demasiada sangre del gran St. Simon en un pedigree. Nearco fue prueba viva de su aprecio por el famoso semental del Duque de Portland, pues su genealogía contiene cuatro líneas de este caballo, y del modo equilibrado que tanto le gustaba al italiano: Pharos, padre del crack, tenía a St. Simon 4 x 3 a través de hija e hijo; y en Nogara, su madre, aparece 3 x 4 mediante hijo e hija. Hoy la sangre de Nearco no es tanto aconsejable como inevitable. En el pedigree de uno de nuestros mejores corredores, Hipodamo de Mileto, que hace unos días inició su año con una victoria sencilla, el caballo de Tesio aparece veintitrés veces.  Varias de ellas a través de dos de sus ilustres descendientes por línea masculina, los ¾ hermanos Nureyev y Sadler’s Wells, cuya presencia simultánea en este, como en otros pedigrees, es muy beneficiosa. Otra combinación interesante del pedigree de Hipodamo de M. es la duplicación 5 x 5 de Bustino, excelente corredor sobre distancias clásicas que no tiene a Nearco en su pedigree pero es bisnieto por vía patrilineal de Donatello, otro de los grandes productos de Dormello.

-Falco, el padre de Hipodamo de Mileto, no ha resultado un gran padre de corredores en liso, aunque ha tenido sus momentos, como la victoria de su hija Odeliz en la edición de 2015 del Prix Jean Romanet G1; en 2018, y aparte del buen desempeño por parte de Hipodamo de M. en nuestras pistas, su hija Xenobia ganó una carrera de G3 en Irlanda. Al mismo tiempo, el caballo ha demostrado aptitud para engendrar buenos saltadores, y probablemente esa circunstancia es la que ha merecido el interés de la yeguada inglesa Elusive Bloodstock, que lo ha incorporado, compra mediante, a sus efectivos y donde hace la monta este año al precio de 3.000 libras. Su mejor hijo sobre los obstáculos es Peace and Co, ganador de G1 en el prestigioso Cheltenham Festival.

-La alta competición tuvo una de sus últimas citas del pasado año en el Arima Kinen G1, la singular y popularísima carrera japonesa en la cual la mayoría de los participantes (diez de dieciséis) son elegidos por votación de los aficionados. La ganó el 3 años Blast Onepiece, al que montó Kenichi Ikezoe, jinete que ya había ganado la prueba tres veces, dos de ellas a lomos del muy bueno y bastante temperamental Orfevre, a su vez dos veces segundo en el  Prix de L’Arc de Triomphe, en el que fue batido en 2012 por Solemia y en 2013 por Treve. Blast Onepiece es hijo de Harbinger, que ganó de forma espectacular el King George VI & Queen Elizabeth Diamond Stakes G1 en 2010 y poco después fue retirado por lesión. Al año siguiente inició su actividad reproductora en la Shadai Stallion Station, donde hace la monta al precio de 6 millones de yenes y se ha convertido en uno de los mejores sementales del turf nipón. En 2018 fue quinto de la estadística local, con 315 corredores, 115 ganadores de 171 carreras y ganancias de 2.680,64 millones de yenes.

-El origen de Blast Onepiece es bastante evocador para el aficionado español. En primer lugar, porque Harbinger es un hijo de Dansili y de la yegua Penang Pearl (Bering), y esta es madre también de Arnuero (Sakhee), al que vimos aquí hace pocos años ganar tres carreras y colocarse en grandes premios para la Cuadra Medreal. Y en segundo término, porque en la línea femenina de Penang Pearl encontramos a la inglesa Mamounia, útil corredora criada por el magnate del whisky J.A. Dewar. Cruzada con Ribot, otro de los logros máximos de Tesio, Mamounia dio a Fleeting Moon, modesta ganadora entre cuya producción se encuentra Pink Velvet, alazana criada por William Hill Studs e hija del buen millero y excelente semental Petingo. Pink Velvet, que no llegó a correr, es uno de los eslabones de esta línea que nos trae a España, pues fue importada a nuestro país por la cuadra Rosales en los años 70.

-A pesar de que a partir de entonces Pink Velvet  fue cubierta por sementales que a la postre demostraron ser mediocres, la yegua tuvo una buena producción, en la que destacan dos hembras: una es Valinska (Dubassoff), de la que Fernando Melchor dice en su más que notable libro sobre la Cuadra Rosales, publicado póstumamente el pasado año: “Yegua de muy pequeño tamaño, acostumbraba a galopar descolgada del pelotón para imponer en la recta una punta de velocidad impresionante”; eso es lo que Valinska hizo en el Beamonte de 1981, en el que,  montada por Diego Martínez y defendiendo los colores de la Cuadra Motrico, logró la más importante de sus dos victorias. Y la otra, La Pantera Rosa (Ashmore), sobre la que Melchor afirma en la obra citada: “Yegua tardía, muy pequeña, bonita, dotada de una gran punta de velocidad”; es decir, otra pequeña rematadora, en su caso ganadora de 7 carreras, entre ellas el singular Premio Armada Cup Race Plymouth Donostia, corrido solo una vez  -en concreto el 31 de julio de 1986-, y que con sus 8,5 millones de pesetas en premios fue en su momento la carrera mejor dotada de la historia del turf español.

-Volvamos con Mamounia, que tiene más descendencia española: en 1958, y de su cruce con otro campeón de Tesio, el gran fondista Botticelli –ganador de la Ascot Gold Cup G1-, la yegua dio a Bambola, ganadora de 5 carreras y abuela a su vez de Antipática, una refinada hija de Kalamoun que corrió para la Cuadra Mendoza a finales de los 70 y, entrenada por Angel Penna, ganó dos carreras. Ni esta torda ni Valinska tuvieron progenie digna de mención, mientras que La Pantera Rosa dio al útil Ator, un hijo de Casualidad que ganó varias carreras y se colocó en el Hispanidad y en el Gobierno Vasco, y a Jethro (Panoramic), no corredor y padre de dos ganadores modestos, Barny y Homer.   

-Pocos días después de que Blast Onepiece ganara el Arima Kinen (ante más de 100.000 personas, por cierto), el entonces 2 años y ya hoy clásico Saturnalia ganó de forma notable una de las grandes carreras niponas para los más jóvenes, el Hopeful Stakes G1, montado por el jinete francés Christophe Lemaire, que tan buen desempeño está teniendo en Japón. Saturnalia es hijo de Lord Kanaloa, de que ya hemos hablado aquí y que es la última gran revelación de la cabaña nipona de sementales: ha padreado 140 ganadores con sus dos primeras potradas, entre ellos la campeona Almond Eye y Stelvio, ganador de G1. Aparte de eso, Saturnalia trae también recuerdos de la Cuadra Mendoza, pues su cuarta madre es Principia, entre cuya producción está El Muñeco, un castaño de físico ligero que 1982 presentó su candidatura a las clásicas para los colores malvas y amarillos tras ganar en su debut y semanas más tarde en el Nouvel An –por entonces una acreditada preparatoria- pero después perdió la forma. Segundo en aquel Nouvel An fue Lesbos, hijo de la citada Pink Velvet, y tercero otro de Mendoza, Nimbo, que esa misma temporada ganó el Memorial.

- Candidatos clásicos parecen también El Guanche y Eluan, que con sus respectivas victorias en Cagnes y Dos Hermanas han caldeado un poco el páramo competitivo invernal. Ambos descienden por línea masculina del gran Danzig a través de dos de sus más prolíficos continuadores, Green Desert (en el caso de El Guanche) y War Front (en el de Eluan), y llaman también la atención sus líneas de madres. El alazán careto de Rama, criado por la Cuadra Altamira, proviene de Hardiemma, madre del ganador del Derby y muy influyente reproductor Shirley Heights; de la prolífica estirpe de esta yegua proceden también, por ejemplo, Whipper, padre de Recoletos, y Kiffer, criado por Haras de Mamaria y ganador del Gran Premio Nacional de 2009 para la Cuadra Inguis. Eluan, por su parte, desciende de la francesa Sunda, nacida en 1958 y que a través de su hija Yeovil (hija del americano  Sir Gaylord y ganadora de una carrera para la cuadra Wertheimer) ha estado muy presente en las pistas españolas durante las últimas décadas. Así,  Yolanda (Run The Gantlet - Yeovil), importada a España por la Yeguada Gracijo, fundó una familia a la que pertenecen El Trastámara, El Ceremonioso, El Hechizado, Abdel, Dikta del Mar y Checo, entre otros; y de Young Hostess, a la que Yeovil engendró de su cruce con Arctic Tern, proceden Young Tiger, Aspasia de Mileto, Guadalmedina y Lady Revel.

-La estadounidense y aún bastante nueva Pegasus World Cup G1 (este año ha celebrado su tercera edición) tiene un nombre singularmente pretencioso y una dotación muy alta pero al menos el espectáculo en la pista de Gulfstream Park, donde tuvieron lugar las dos carreras (una en hierba y otra en fibra) en que este año se ha dividido la competición, ha sido bueno. La carrera en hierba, que se corría por vez primera, la ganó Bricks and Mortar, un 5 años que con esta victoria se convirtió en el 33º ganador de G1 que engendra Giant’s Causeway, el gran semental de Ashford Stud, la división estadounidense de Coolmore, donde había nacido en 1997 y donde murió en abril del pasado año. Fue el primer caballo después del citado Danzig, -que la ganó en 1991, 1992 y 1993-, en encabezar tres veces la estadística de sementales de Estados Unidos, lo que consiguió en 2009, 2010 y 2012. (Desde entonces ha repetido Tapit, en 2014, 2015 y 2016). 

-La versión tradicional de la Pegasus, sobre fibra, la ganó brillantemente City of Light, que un par de meses antes se había apuntado la Breeders’ Cup Mile. Este caballo tiene en su pedigree una duplicación sobre el gran Secretariat (uno de los más sensacionales representantes de la línea masculina de Nearco) y una línea más de la madre de este, Somethingroyal. En estas fechas el caballo empieza a hacer la monta en una de las más importantes y aristocráticas yeguadas de Kentucky, la Lane’s End Farm, al precio de 35.000 dólares. En el mismo establecimiento hace la monta su padre, Quality Road, uno de los sementales más cotizados del mercado estadounidense, como se refleja en los 150.000 dólares que cuesta su cubrición. El caballo ha producido en sus cinco primeras potradas nueve ganadores de G1, entre los que destaca la yegua Abel Tasman, mejor hembra clásica en de Estados Unidos en 2017 ganadora de seis carreras de G1 y que a principios del pasado enero fue vendida en subasta a Coolmore por el precio de 5.000.000 millones de dólares. La cantidad contrasta bastante, incluso teniendo en cuenta la inflación, con las 75 guineas que Tesio pagó por Catnip. Tanto Abel T. como City of Light tienen en sus pedigrees trece líneas de Nearco cada uno.

Quality Road (Foto cedida por Lane's End Farm).




jueves, 20 de diciembre de 2018

TREGUA Y LAS JÓVENES, COMPRAS DE KATSUMI YOSHIDA, KINGMAMBO Y MARCHETTA


-Tregua tiene un algo de excéntrica y un mucho de buena y ambas cosas quedaron de manifiesto en la recta final del Villamejor, en la que la potranca de Aterpe se exhibió para ganar con facilidad. La pupila de Arizkorreta está criada en las mismas líneas que la gran campeona Treve, doble laureada en el Prix de L’Arc de Triomphe  G1. Ambas son hijas de Motivator y sus respectivas madres, Madinella en el caso de nuestra ganadora clásica y Trevise en el de Treve, tienen genealogías bien similares: las dos son hijas del semental Anabaa, tienen un inbreeding sobre hijas de Riverman en las cuatro primeras generaciones del pedigree y muestran líneas de Lyphard y Turn To. Tregua está criada en Francia por el propietario y criador sevillano Ildefonso León-Sotelo (Cuadra Itálica), y resulta obvio que el cruce que la originó buscaba reproducir la fórmula que tanto éxito había tenido con Treve. Haber impuesto a la potranca el nombre de Tregua (traducción española de la palabra francesa treve) se antoja tentar demasiado al destino, pero a la postre este ha sido generoso.

Tregua (Foto: P. Chapa).

-Madinella es un producto del ilustre Haras de Quesnay, la yeguada de la familia Head, y León-Sotelo solo tuvo que pagar 3.000 euros para hacerse con ella en una subasta mixta de Arqana celebrada en febrero de 2012. Con todo, la yegua no parecía una ganga, pues no había llegado a correr y se había quedado vacía -de Panis y Dunkerque, concretamente- en sus dos primeros años en la yeguada. Pero el cambio de dueño o de aires pareció  sentarle bien y esa misma primavera Madinella se quedó preñada de Trajano, el buen caballo de Itálica al que vimos ganar en La Zarzuela en 2010 entrenado por Teodoro Callejo y montando por Borja Fayos. Este  hijo de Elusive Quality, que ya antes había ganado dos carreras en Francia, acabó allí sus días como corredor a los cuidados de Mikel Delzangles, que le hizo ganar una vez más. El producto de la primera preñez de Madinella fue una potranca, Santorina, que ganó cuatro carreras. En 2014 llegó su propia hermana Zatercula, que no corrió, y en 2015, Tregua. Después solo hay registro de un producto, el macho Made in Barelière, nacido en 2017 e hijo asimismo de Trajano.

-Motivator, el padre de Tregua, es uno de los cuatro ganadores del Derby que engendró el gran Montjeu y justamente hace la monta en Quesnay, al precio de 7.000 euros. Buen pero no estelar semental, ya había dado otra hembra ganadora del Villamejor, Azafata, que se apuntó la carrera en 2012 entrenada por Jesús López y montada por Jorge Horcajada. Su propietario, Fernando Bermúdez, ha criado con ella a Fleeting (Zoffany), pupila de Aidan O’Brien que corre para el consorcio Coolmore y que se ha revelado como una de las mejores potrancas europeas de 2 años de la temporada. De Motivator hemos visto aquí a varios buenos, entre ellos Winfola, que el año pasado ganó el Beamonte, y a Zascandil, que esta temporada se ha apuntado el Gran Premio de Madrid.

-Zascandil, Winfola y otro hijo de Motivator, Sancho –reciente ganador en Pineda, por cierto- ocuparon por ese orden la segunda, tercera y cuarta posiciones del Villamejor del pasado año. Los batió entonces Hipodamo de Mileto, que un rato antes de que ganara Tregua se apuntó el Gladiateur sin molestia alguna, coronando así una gran temporada. A todos estos caballos no los ha unido solo la pista, sino también la genealogía: Montjeu, el padre de Motivator, lo es también de La Atalaya, madre de Hipodamo. Y de Hurricane Run,  padre por su parte de Andry Brusselles, ganadora del Villamejor en 2013.

-La segunda madre de Tregua, Mishina, lo es asimismo de Portobelo, que ganó aquí algunas carreras para la Cuadra Habit; y la cuarta, Mondovision, una hija del importante semental y excelente abuelo materno Luthier, es propia hermana de Montcontour, un ganador de G2 en Francia y Reino Unido que después fue un excelente reproductor en Rusia. La línea femenina, de nivel aceptable en sus generaciones inmediatas a Tregua, se remonta a Marchetta, una de las yeguas de vientre que más calidad y éxito aporto a la influyente ganadería de Edward Stanley,  17º Conde de Derby, uno de los hacedores del PSI contemporáneo.

-El Premio Villamejor se empezó a correr en 1921 y hasta 1952, cuando se disputó la edición inaugural del Villapadierna, fue lo más parecido a un derby que se despachaba aquí. La primera hembra que lo ganó fue Lightfoot, una hija de Larrikin criada por su propietario, el Conde de la Cimera, triunfadora en 1924 montada por Carlos Belmonte. Puede considerarse que la primera edición del Villamejor que cumplió el papel de St. Leger local que la carrera tiene ahora fue la de 1957, cuando ya se corrió sobre 2.700 metros; la ganó también una potranca: Menara, hija de Migoli (ganador del Arco para el Aga Khan), y asimismo criada por su propietario, Ramón Beamonte en este caso. La montó José Perelli.

-Como Tregua, la 2 años Vetona es castaña y no particularmente bella, compite con antifaz y corre mucho. Así lo hizo para ganar la Copa de Criadores. Producto de Torreduero, la potranca de Maroto es el primer foal de Face To Face, una hija de Zamindar (padre, recordemos, de la gran Zarkava) que fue criada por Dehesa de Milagro y que ganó tres veces en La Zarzuela para Los Toneles. Otra cosa en la que se parecen Tregua y Vetona es que ambas descienden por línea masculina del jefe de raza Sadler’s Wells. Este caballo es el padre del ya citado Montjeu y de otro grandísimo semental, Galileo, a su vez progenitor de Roderic O’Connor, el padre de Vetona. Este caballo obtuvo su mejor victoria en las Irish 2000 Guineas de 2011 y actualmente sirve en el Poonawalla Stud, una de las principales yeguadas de India. De él hemos visto en España once productos, de los que ocho han ganado. El mejor quizá sea Boston Charm, ganadora del Premio Carlos Sobrino en 2015 y animal de indudable calidad cuya cabeza, lamentablemente, nunca estuvo del todo en la competición.

Vetona (Foto: Rafael Lorente).
-Ha habido otras potrancas de 2 años que no lo han hecho mal últimamente. Una es Danubian Blue, ganadora en su debut. Criada en Francia por la Cuadra Altamira, es hija de Canford Cliffs, un millero de gran clase (ganó cinco carreras de G1) que ha hecho la monta en Coolmore desde 2012 hasta este año, en que ha sido exportado a Sudáfrica a la vista de que sus resultados no han sido los esperados. Padre entre nosotros del buen Barbarigo, Canford Cliffs es un ejemplo más de una circunstancia muchas veces repetida en la historia de la raza PSI: gran corredor con origen modesto que fracasa como semental. La madre de Danubian Blue es hija de High Chaparral, uno de los mejores corredores hijo de Sadler’s Wells y al que conocemos bien como padre de Friné.  

-Otras jóvenes victoriosas y con potencial son la torda francesa Niagara Falls y la castaña nacional Miss Tufia. La primera es producto de la segunda potrada de Style Vendome, un hijo del citado Anabaa que ganó la Poule d’Essai des Poulains G1 en 2013 y que este año también ha dado a Lily’s Candle, ganadora del Prix Marcel Boussac G1 y recientemente vendida en subasta por 1.100.000 euros al importante propietario y criador nipón Katsumi Yoshida.  Lily’s Candle es nieta por línea femenina de Lymara, una hija de Lyphard entre cuya producción está Lymington, un vistoso alazán nacido en 1982 que ganó el Criterium Internacional y el Premio Satrústegui para la Cuadra Asturias.

-Miss Tufia, criada por la cuadra Albero, pertenece a la primera potrada, y única concebida en España, de Lucayan, caballo que ganó la Poule de Essai des Poulains G1 en 2012 para Ahmed Mouknass y Anthony Forde  (Cuadra Safsaf). Miss Tufia, hija de la también nacional Chacarita, pertenece a una de las líneas femeninas más selectas del mundo, la que, desarrollada en la estadounidense Claiborne Farm desde los años 50, procede de la muy humilde corredora inglesa Rough Shod. Entre otros muy buenos ejemplares, a esta línea pertenece Sadler’s Wells. Lucayan, cuya progenie en pista no se ha lucido mucho por ahora, es hijo de Turtle Bowl y este, a su vez, de nuestro bien conocido Dyhim Diamond. Este caballo, que fue campeón de sementales aquí varios años, empieza a despuntar como abuelo materno; nietos suyos por vía de sus hijas son Gueraty y Absolut, recientes ganadores y entre los mejores 2 años de la temporada.

-Katsumi Yoshida forma con sus hermanos Teruya y Haruya un  triunvirato que través de sus yeguadas, cuadras de carreras y un impresionante depósito de sementales, la Shadai Stallion Station, domina el turf japonés y tiene un peso específico enorme en la industria mundial de las carreras y la cría. El método de Katsumi para criar es sencillo, según precisaba él mismo en declaraciones hechas a The New York Times en 2015. “Compro lo mejor y no vendo nunca”.  En aplicación de esta norma adquirió en 2011 para su yeguada Northern Farm a Liliside, una hija de American Post que defendió con éxito los colores de Anthony Forde en Francia, al punto de que ganó tres pruebas de categoría listed y cruzó primera el poste en la Poule d’Essai des Pouliches G1 de 2010, pero fue distanciada en beneficio de Special Duty (por cierto que esta yegua de Abdullah, medio hermana de Presidency, tiene la singular distinción de haber ganado dos clásicas, la citada Poule y las 1.000 Guineas, por distanciamiento de sendas rivales).

-Liliside es miembro, como Lily’s Candle y Lymington, de la familia de Lymara y hace pocas semanas su segundo producto, la 4 años Lys Gracieux, ganaba en Tokyo la Queen Elizabeth Cup G1, sobre 2200m. La yegua tiene en su origen dos líneas de Lyphard -como nuestro conocido Noray, que se apuntó el Reapertura en buena demostración-, y es hija de Heart’s Cry, producto del patriarca Sunday Silence y uno de los mejores sementales nipones del presente siglo. Hace la monta  al precio de 8 millones de yenes (unos 63.000 euros) en la Shadai Stallion Station.

-Entre sus veintiocho compañeros de patio está, por citar al más ilustre, el gran Deep Impact, semental líder en Japón desde 2012. También cubre allí Lord Kanaloa, mejor velocista de Japón en 2013 y semental revelación de la temporada en el país oriental con su primera potrada clásica. A ella pertenecen Stelvio, que ha ganado hace poco la NHK MIle G1, y sobre todo la espléndida Almond Eye (otra castaña que corre con antifaz) que este año se ha consagrado como uno de los mejores purasangres del planeta al ganar la Triple Corona japonesa para potrancas y rematar la temporada hace unas semanas con un fácil triunfo en la Japan Cup G1. La yegua está criada por la Northern Farm de Katsumi Yoshida.

-Lord Kanaloa es a su vez hijo de King Kamehameha, otro pensionario de Shadai y otro de los grandes sementales japoneses del siglo. De hecho, fue líder de la estadística en 2010 y 2011 y es uno de los muy pocos que ha aguantado el tipo ante el predominio casi aplastante que la sangre de Sunday Silence ha ejercicio entre la élite de los padrillos japoneses. King Kamehameha, otro animal criado por Katsumi Yoshida, es hijo de Kingmambo. La línea masculina de este hijo de Mr. Prospector y la gran Miesque ha tenido un notable fin de año en Asia, pues aparte de los éxitos de Lord Kanaloa, hay que registrar el de Glorious Forever en la Hong Kong Cup G1. Este caballo, criado en Inglaterra por la conocida Kirsten Rausing (Lanwades Stud), es por Archipenko, un hijo de Kingmambo que murió hace justamente un año en Lanwades y que desciende por línea femenina de la citada Rough Shod. Kingmambo es el padre asimismo de Multazem, cuyo producto Belmonte, criado por la Yeguada Puertas, contribuyó, más modestamente, a la racha victoriosa de esta línea masculina al ganar el Premio Fernando Melchor.

-Bull Hancock, dueño de Claiborne Farm, pagó por Rough Shod, yegua de capa castaña y algo basta, 3.500 guineas en las ventas de Tattersalls de diciembre de 1951. Sesenta y seis años después, en las ventas de otoño de la misma casa de subastas, Francisco José Acosta compró por 9.000 guineas un robusto 2 años castrado ganador de una carrera y que llevaba el nombre de Another Day of Sun. Este año lo hemos visto ganar aquí en cinco ocasiones, entre ellas el Cimera y, en uno de los últimos días de la temporada de otoño, el Antonio Blasco, donde remató con mucho vigor y calidad. Este pupilo de Anaya es hijo de Camacho, un útil velocista criado por Khalid Abdullah y entrenado por Sir Henry Cecil que a lo largo de las últimas diez temporadas ha cimentado una reputación de renatble padre de dos años aptos para las distancias cortas. Esta temporada su prestación reproductora ha dado un salto cualitativo con la victoria clásica de la potranca Teppal, que se apuntó la Poule d’Essai des Pouliches G1 montada por Olivier Peslier. Camacho es hijo del muy influyente Danehill y de una yegua por Zafonic.

Another Day of Sun gana el Antonio Blasco (Foto: P. Chapa)
-Another Day of Sun tiene un bonito pedigree en el que figuran duplicaciones de tres grandes sementales estadounidenses: Mr. Prospector, Buckpasser y Danzig. Este último se lo ve también por partida doble en los orígenes de Niagara Falls y Miss Tufia, de las que hemos hablado. Por línea femenina, el ganador del Blasco desciende, como Tregua, de Marchetta.

domingo, 11 de noviembre de 2018

HORAMA Y LOS CUENTOS CHINOS, CHURCHILL DOWNS E HIJAS DE NATHANIEL, RECUERDOS DE LOS CUMANI


-Budgy Moller era todavía prisionero de los japoneses cuando en la ventas de yearlings de Tattersalls de 1943 su amigo Nicky Morriss compró en su nombre y el de su hermano Eric una bonita potranca castaña hija del muy buen padre de velocistas Panorama. Budgy y Eric Moller pertenecían a una familia de origen sueco-británico que había hecho una gran fortuna en los negocios naviero y asegurador en Shanghai y Hong Kong durante los últimos años del siglo XX y primeros del XX. Era también una familia apasionada por las carreras y los dos hermanos, buenos jinetes ambos, se hartaron de ganar en los hipódromos de las dos capitales chinas montando los caballos de su padre. “En China por entonces todas las carreras eran para ‘ponies’ chinos, mongoles”, recordaba Eric Moller en un reportaje publicado en la revista Pacemaker en 1983. “Más tarde tenían los caballos que llamaban clase Z, que eran un cruce entre los ‘ponies’ chinos y sementales purasangre de pequeña alzada procedentes de Rusia Oriental”.  

-Durante la guerra, los Moller decidieron empezar a criar y correr en Inglaterra y Horama fue la primera portadora de sus colores marrones y amarillos, que habrían de convertirse en habituales de las grandes carreras británicas durante toda la segunda mitad del siglo XX  Horama costó 2.100 guineas, lo que no era poco dinero en plena II Guerra Mundial, y  divirtió a sus propietarios en la pista, donde ganó cuatro carreras, y sobre todo en la yeguada, donde se convirtió en la yegua fundacional de su White Lodge Stud y en el germen de una de las más importantes líneas femeninas del turf británico en los últimos setenta años.

-El mejor descendiente de Horama que criaron los Moller fue Teenoso, por Youth, con el que en 1983 Lester Piggott ganó su noveno y último Derby. Cuatro años después, Most Welcome -hijo de Be My Guest y de Topsy, esta medio hermana de Teenoso- quedaba segundo en Epsom por detrás de Reference Point. Most Welcome dio como semental a Suances, uno de los mejores caballos que ha corrido nunca en España y ganador de G1 y G3 en Francia. Otro ganador del Derby descendiente de Horama es Sir Percy, que ganó la clásica en 2006 y al que conocemos aquí por varios ganadores, entre ellos los buenos Madrileño, del que recientemente se ha anunciado que empieza a servir como semental en 2019, y Madrileña, cuyo primer producto, una hembra por Caradak, fue adquirida por 16.000 en la pasada subasta de la ACPSIE por la Cuadra Neguri.

-Horama ha vuelto este año a la actualidad en España porque de ella desciende por línea femenina Hipodamo de Mileto, que añadió un honor más a su buen historial ganando con facilidad el Memorial Duque de Toledo. El caballo, criado por su propietario, Enrique Beca, es hijo de la no corredora La Atalaya, criada en Inglaterra por la cuadra alemana Gestüt Virtual e hija del gran semental clásico Montjeu -que también es el abuelo materno entre nosotros de de Don Sancho, ganador este año del Premio Villapadierna-.

Hipodamo de Mileto gana el Memorial (Foto: P. Chapa)

-Hipodamo es el quinto corredor, quinto ganador y único alazán que ha puesto en pista La Atalaya: lo han precedido Dagoberto, Quinta Placida, Faramond y Sang Española. Entre los cinco han obtenido por ahora 28 victorias. Al margen de la interesante y cargada de historia conexión Horama, el ganador más importante en la línea femenina inmediata de Hipodamo de Mileto es el fondista inglés Give Notice, por Warning, que ganó el Prix de Cadran G1 el año 2002 montado por Johnny Murtagh. Otros puntos interesantes del origen del pupilo de Calderón son la siempre potente combinación de los ¾ hermanos Nurevey y Sadler’s Wells y una muy inusual duplicación 5 x5 sobre Bustino, ganador del St. Leger G1 de 1974 y de la Coronation Cup G1 de 1975, y coprotagonista con el ganador Grundy del mítico King George & Queen Elizabeth Stakes de este último año, considerada como una  de las mejores carreras de la historia del turf inglés.

-Sadler’s Wells fue segundo de Teenoso en el King George de 1984, pero en la yeguada el caballo de los Moller no dio nada y SW llegó a ser uno de los mejores reproductores de la historia de la raza PSI. La última reunión de la Breeders’ Cup dio fe también de su benéfica influencia. Así, ganó muy emotivamente la BC Turf G1 su bisnieta por línea paterna Enable, que desciende del gran caballo a través de Galileo y Nathaniel y además tiene sobre él un inbreeding 3 x 2. También tiene un par de líneas de Sadler’s Wells (2 x 4) el 2 años alazán Line of Duty, que vino de finales a ganar la Juvenile Turf G1 para Godolphin. El potro es hijo de Galileo, que aparece además como abuelo materno de la 4 años Sistercharlie, otra que remató bien, en su caso para ganar la Filly & Mare Turf G1. La yegua fue muy bien montada por John Velázquez, que llevaba la chaquetilla verde Peter Brant, en su día importante criador y propietario que ha vuelto a invertir en caballos de carreras después de años de ausencia del turf. La victoria de Sistercharlie permtió que en la entrega de trofeos la mujer de Brant, la muy famosa exmodelo Stephanie Seymour, y su hija Lily pusieran algo de glamour en las desangeladas instalaciones de Churchill Downs, un hipódromo cuyo ensilladero y paddock, a tenor de lo que se veía en televisión, parecen un centro comercial en obras. Brant ganaba una carrera de la Breeders’ justamente treinta años después de que, en el propio Churchill Downs, su gran caballo Gulch –un hijo de Mr. Prospector que habría de convertirse en muy buen semental- ganara la BC Sprint G1 montado por Ángel Cordero y entrenado por D. Wayne Lukas.

-La victoria de Enable fue singular porque, como tanto se ha repetido, por primera vez un purasangre ganaba en la misma temporada el Prix de l’Arc de Triomphe G1 y la Breeders’ Cup Turf. Al mismo tiempo le daba un doblete a su propietario y criador, Khalid Abdullah, que un rato antes había ganado la BC Mile G1 con Expert Eye, asimismo montado, y brillantemente, por Dettori. Fueron estas la quinta y sexta victoria de Abdullah en la Breeders’ con productos criados en su casa. Antes había ganado la Filly & Mare Turf con Banks Hill (2001), Intercontinental (2005) y Midday (2009)  y la Filly & Mare Sprint G1 con Ventura (2008). Además, el muy buen Arrogate, que excepcionalmente fue adquirido para la cuadra cuando era yearling, ganó la Breeders’ Cup Classic en 2016.

-Expert Eye es hijo del buen y veterano semental de sprinters Acclamation (del que aquí estamos viendo este año al útil Federico) y hace poco que se ha anunciado su retirada a las actividades reproductores, que ejercerá al precio de 20.000 libras en el Banstead Manor Stud, la yeguada inglesa de su propietario, donde tendrá como compañeros de patio a los ilustres Frankel, Kingman y Oasis Dream, entre otros. Oasis Dream es el padre de Presidency; el caballo de Cerqueira es otro producto de la cría Abdullah y su madre, Quest for Peak, es la abuela materna de Expert Eye.
-Banstead Manor es la sede europea de la operación de cría de Khalid Abdullah desde el año 1987, cuando la yeguada fue adquirida a la familia Morriss. Esta había comprado los terrenos sesenta años antes para crear una yeguada en la que hiciera la monta Manna, que había ganado el Derby en 1925 para Harry Morriss, empresario que al igual que sus amigos los Moller, había hecho su fortuna en Extremo Oriente. Y su hijo Nicky, como se narraba al principio, fue quien compró Horama para ellos.

-Otra línea femenina triunfadora en la Breeder’s Cup y presente en nuestro turf es la de Newspaperofrecord, la brillante hija de Lope de Vega que ganó en un paseo la Juvenile Fillies Turf G1. Su tercera madre, la yegua estadounidense Simply Times, lo es asimismo de la muy buena velocista local Antonella, y también de Latrobe, ganador este año del Irish Derby G1 y segundo hace unos días en Australia del Mackinnon Stakes G1. El país oceánico ha sido escenario en las últimas semanas de dos hitos en la historia de las carreras. Por un lado, la pequeña y excelente Winx completó la hasta ahora no lograda hazaña de ganar por cuarta vez la Cox Plate G1, principal prueba intergeneracional a pesos por edad del turf australiano; y, otro, el 3 años Cross Counter, propiedad de Godolphin, se convertía en el primer caballo entrenado en Inglaterra en ganar la histórica y muy popular Melbourne Cup G1.

-Winx es hija del semental Street Cry, un hijo de Machiavellian famoso por haber producido también a otra histórica corredora, la estadounidense Zenyatta, ganadora de diecinueve de sus veinte carreras, entre ellas la Breeders’ Cup Classic de 2009. Winx desciende de una línea femenina que llegó a Australia nada menos que en la década de los 1840s con la exportación a ese país de una yegua llamada The Giggler que había sido criada por Lord George Bentinck, un tipo de insoportable arrogancia cuyas reformas, sin embargo, contribuyeron a modernizar sustancialmente el turf en la primera mitad del siglo XIX. Unos años después de que The Giggler cruzara el planeta para llegar a Oceanía, concretamente en 1861, se disputó la primera edición de la Melbourne Cup, que fue ganada por un caballo que se llamaba Archer y que ganó también la carrera al año siguiente. El vencedor de este año, Cross Counter, es hijo de Teofilo -hijo a su vez de Galileo- y de la yegua Waitress, por Kingmambo, una ganadora de dos carreras para el jeque Mohammed Al Maktoum que es a su vez la madre de Bali Beach, una prometedora 2 años que entrena Enrique León.

-Su compañera de generación Leitza, otro buen producto de Caradak, ganó con solvencia el Ramón Mendoza, encontrando así premio a su consistencia. La yegua tiene un origen singular –lamentablemente, por lo que esa singularidad tiene de sintomático- en el sentido de que sus cuatro primeras madres son criadas en España. La línea femenina –a la que también pertenece Gueraty, ganador del Gran Criterium-  llegó a nuestro país en los años 70 con la importación de la francesa White Bunnie, ganadora hija de Exbury, por parte de la Yeguada Balmoral. Leitza está criada por la Cuadra Samalassa y el origen de su madre, Barañain, refuerza con dos líneas de Sir Gaylord la otras dos de este caballo que tiene Caradak. Lo mismo pasa en el pedigree de Abrantes, otro buen hijo del semental de Milagro.

Leitza (Foto: P. Chapa)

-El propio fin de semana de la Breeders’ Cup, el semental Nathaniel completó un notable doblete transatlántico en carreras de G1 cuando su hija de 4 años God Given ganaba en el hipódromo romano de Cappanelle el Premio Lydia Tesio, la carrera que recuerda a la esposa del gran criador italiano Federico Tesio, el fundador de Dormello. La victoria de God Given tuvo mucho componente emotivo, pues la yegua está entrenada por Luca Cumani, que anunció hace unas semanas su retirada después de un muy brillante desempeño como entrenador que se ha prolongado durante más de cuarenta años y al que God Given daba, en su Italia natal, su último triunfo en la élite.

-Apuntemos que Cumani tiene varias vinculaciones con el turf español. La primera es que en 1977, cuando iniciaba su carrera como preparador, se hizo cargo de Rheffissimo, el campeón de Villapadierna, durante los meses en que el hijo de Rheffic compitió en suelo británico, donde no logró ganar pero dejó atisbos de su gran clase. La segunda es que Guillermo Arizkorreta fue assistant trainer en la cuadra del italiano en Newmarket durante su periodo de formación como entrenador, Y la tercera es que su tío Rodolfo Cumani mantuvo cuadra de carreras en nuestro país durante los años 50 y 60 con el nombre de Yeguada Certosina. Una de las victorias notables que lograron aquí sus colores morados y blancos fue la que consiguió Sensitiva en el hándicap Infanta Isabel de 1969, montada por el aprendiz J. González y portando 42 kilos. La yegua, criada por Villapadierna, era hija del semental francés Vandale y de Flaminia, esta por Touragua y Dona Fly y por tanto propia hermana de Donagua, otro de los destacados defensores de la chaquetilla amarilla y verde del conde. Aunque la aportación más relevante que hizo Rodolfo Cumani a nuestro turf fue criar en su yeguada transalpina a Rosette (TeneraniRazzia, por Scratch) que con los años habría de convertirse en la madre de la espléndida Manola. Estas hembras y Rheffissimo descienden por línea femenina de Raita, la yegua base más importante de la historia de la cría española.

-El Infanta Isabel de este año lo ha ganado con mucho estilo y portando 61 kilos Magal, la castaña oscura de Habit. La yegua es hija de Cockney Rebel, ganador de las 2.000 inglesas e irlandesas y discreto semental que en 2019 servirá en Inglaterra al precio de 2.500 libras. Cockney Rebel es hijo y nieto de Val Royal y Royal Academy, ganadores respectivos de la Breeders’ Cup Mile en 2001 y en 1990, el segundo con una monta estelar de Lester Piggott. Magal fue adquirida por 14.000 euros en las ventas de yearlings de Arqana y procede de una selecta línea alemana que nos da ocasión de hablar por segunda vez de Federico Tesio, pues la familia tiene su origen en una yegua criada por el mago de Dormello: Nella da Gubbio, nacida en 1924, hija del Derby-winner Grand Parade y exportada al alemán Gestüt Erlenhof, donde fundó una familia clásica de primerísimo nivel. A esa misma línea de madres pertenecía Ciclón, que en 1990, como Hipodamo de Mileto este año, ganó el Memorial montado por jinete francés.    

Magal (Foto: Rafael Lorente).
   

sábado, 20 de octubre de 2018

DOBLES GANADORAS DEL ARCO, GALILEO, DANEHILL Y OTROS GRANDES, DOS AÑOS DE POR AQUÍ

-La primera yegua que ganó dos veces el Prix de L’Arc de Triomphe G1 fue  Corrida, que lo hizo en 1936 y 1937. Alazana, careta y criada por Marcel Boussac, cuyo colores -casaca naranja y gorra gris- defendió en la pista, Corrida disputó por primera vez la gran prueba parisina en 1935, cuando fue tercera en carrera ganada por otra yegua, Samos; a 4 años ganó con brillantez por delante de otra hembra, Cousine, y a 5, siendo una gran rematadora, se encontró con un paso lento, paradójicamente marcado por su compañero de cuadra Dadji, y una barrera de rivales en la recta de final que la obligó, cuando al fin su jinete Charlie Elliott la sacó por fuera del todo, a destilar toda su clase en un remate que la llevó a la victoria por corta cabeza por delante de, nuevamente, una yegua, Tonnelle.

-La espléndida Corrida, hija de Coronach, laureado del Derby, y ganadora asimismo en Inglaterra, Alemania y Bélgica, tuvo una vida corta que acabó quizá trágicamente. Su primer producto, por otro Derby-winner, Mahmoud, no llegó al entrenamiento; el segundo, Coaraze, por Tourbillon , le dio a Boussac una de sus trece triunfos en Prix de Jockey Club, derby francés, y después fue un gran semental en Brasil. No hubo más productos de Corrida, y dejemos que Arthur Fitzgerald y Michael Seth-Smith nos cuenten el resto de la historia en el primer tomo de su libro  sobre el Arco: “Durante la retirada de las tropas nazis de Normandía en julio de 1944, [Corrida] fue requisada de la yeguada de M. Boussac, que está situada cerca de Falaise, donde en el mes de julio se luchó muy duramente en la llamada batalla de La Poche de Falaise. Es posible que Corrida muriera entonces, pero como no se la volvió a ver, su desaparición y muerte serán siempre un misterio. Ciertamente, muchos de los caballos arrastrados hacia el Este durante la retirada alemana alcanzaron las orillas del Somme, donde fueron sacrificados para alimentar a los soldados alemanes o abandonados. Muchos de estos últimos vagaron por las orillas del Somme y los bosques cercanos y acabaron muriendo de hambre. Cualquiera que fuese el destino de Corrida, y solo cabe esperar que resultara rápido y compasivo, su muerte fue un muy duro golpe para la yeguada de M. Boussac, porque fue sin duda la mejor yegua que nunca tuvo”.

-El posterior rol de ganadores del Arco incluye, sobre todo a partir de los años 70 del siglo pasado, los nombres de grandes yeguas, pero ha habido que esperar hasta tiempos muy recientes para ver reproducido el doble éxito de Corrida. Lo han logrado la gran Treve en 2013 y 2014 y la no menos espléndida Enable, que lo completó hace unas semanas después de haber ganado también la gran carrera francesa el pasado año; afortunadamente no es concebible que ninguna de las dos vaya a terminar sus días como lo hizo Corrida. Treve y Enable descienden ambas por línea masculina del muy influyente Sadler’s Wells: la primera, a través de Montjeu y y Motivator; Enable, mediantes Galileo y Nathaniel. El pedigree de Enable muestra, de hecho -y ahí puede estar una de las claves de su calidad-, una duplicación 3 x 2 sobre Sadler’s W. a través de hijo e hija. Enable está criada y es propiedad de Khalid Abdullah, figura que integra desde hace tiempo del Olimpo de los criadores que han definido la excelencia del PSI en los casi tres siglos de historia de la raza. Uno de sus colegas en la cumbre es Marcel Boussac.

-Se ha publicado que Enable va a volar ahora a Estados Unidos para participar en la Breeders’ Cup Turf; será un viaje a la tierra de sus antepasados porque, aunque en sus generaciones más recientes la línea femenina ha sido cultivada en Europa, el germen de su calidad está al otro lado del Atlántico en los años centrales del XIX. Una muestra de esa calidad que resulta curioso recordar nos la da Maggie BB, que en 1878 engendró a  Iroquois, el primer caballo estadounidense que ganó el Derby. Lo hizo portando los colores cereza y negro del empresario tabaquero Pierre Lorillard, cuyo apellido les resultará familiar a los aficionados veteranos que en su día fumaran Kent.

-Nathaniel es compañero de patio de nuestro conocido Equiano en el inglés Newsells Park Stud, donde en 2018 ha cubierto al precio de 20.000 libras.  Aparte de Enable, este año han destacado entre su producción otras dos yeguas, God Given y Pilaster, ambas ganadoras de grupo en el Reino Unido. En España hemos visto a algunos hijos suyos, entre ellos los ganadores Sweet Sue y Guille.

-El resultado del Prix de l’Arc de Triomphe 2018 unió en el podio de ganadores de Longchamp a Khalid Abdullah, al jinete Frankie Dettori y al entrenador John Gosden. Otro doblete en una carrera de G1, el conseguido de manera espectacular por Cracksman en el Champion Stakes, reunió a los mismos protagonistas en el recinto de ganadores de Ascot. Aunque en este caso Abdullah no es el propietario y criador del brillante ganador, condición que corresponde a Anthony Oppenheimer, sino de su progenitor, el mítico Frankel,  que puso punto final a su sensacional trayectoria en la pista en la edición de 2012 de esta misma carrera.

-Frankel lo está haciendo muy bien como semental y Cracksman, su producto más destacado hasta el momento, es su cuarto ganador de G1 de la temporada: los otros son Call The Wind, que se apuntó el Prix de Cadran en el fin de semana del Arco; y el japonés Mozu Ascot y el inglés Without Parole, ganadores en primavera de sendas pruebas destacadas sobre la milla, el Yasuda Kinen y el St. James Palace Stakes. Frankel hace la monta en el Banstead Manor Stud, la yeguada inglesa de Abdullah, y en 2018 su cubrición ha costado 175.000 libras. Cracksman pertenece a la misma línea femenina de Golden Horn, el caballo con el que Oppenheimer, Gosden y Dettori ganaron el Derby y el Prix de l’Arc de Triomphe de 2015. A esta familia, la de la yegua Lora, cultivada desde hace décadas por los Oppenheimer, pertenece también Irish Field, un hijo de Dubawi al que Mauri Delcher entrenó para ganar el Prix Robert Papin G2 en 2010.

-Frankel y Nathaniel, que debutaron en la misma carrera haciendo gemela por este orden, son ambos hijos de Galileo. El gran patriarca de Coolmore ha cumplido 20 años en 2018, pero sigue dando muestras de su enorme capacidad genética. Un rato antes de que Cracksman ganara en Ascot, su hija de 3 años Magical se apuntaba en la misma pista el Champions Fillies & Mares Stakes G1. Con esta victoria, la potranca entrenada por Aidan O’Brien y propiedad del consorcio Magnier, Smith & Tabor, se convertía en el 74º ganador de G1 engendrado por su padre. Con ello, Galileo supera en este apartado a su muy ilustre progenitor, el citado Sadler’s Wells.

-Una semana antes del meeting de Ascot, Galileo dejaba su impronta en la generación joven con los triunfos en Newmarket de sus 2 años Mohawk (Royal Lodge Stakes G2) y Norway (Zetland Stakes, listed), dos potros con aspiraciones clásicas. Norway tiene en su misma familia a quien emular en ese sentido, pues es propio hermano de Ruler of The World, que ganó el Derby en 2013. Se da la circunstancia de que un día antes de que Norway ganara el Zetland, y asimismo en la Rowley Mile de Newmarket, la potranca de 2 años Iridessa ganaba luchando bien la Fillies Mile G1. Esta castaña de físico ligero es hija justamente de Ruler of The World, que este año hace sus primeras armas como semental. Iridessa está entrenada por Joseph O’Brien, hijo de Aidan, y defiende los colores rojos y amarillos de la propietaria española Cristina Regalado, que no es ajena a los triunfos de G1, pues ya los había disfrutado con sus yeguas Qualify, que se apuntó el Oaks en 2015, y Zhukova; ambas, curiosamente, hijas del semental australiano Fastnet Rock.

-El reproductor que ha engendrado el mayor número de ganadores individuales de G1 es el muy influyente Danehill –de nuevo, un producto de la cría Abdullah- que padreó un total de 84, marca a la que coadyuvó el hecho de que cubrió con muchísimo éxito en ambos hemisferios. Quizá Galileo llegue a batirla, pero eso no quitará lustre a la alta importancia que Danehill tiene en la cría mundial, tanto a través de su vigorosa línea masculina como de sus hijas, excelentes yeguas madres (que combinan muy bien, por cierto, con Galileo, y Frankel es la mejor prueba de ello).

-Danehill es el padre de del citado Fastnet Rock y también de Clodovil, un tordo que ganó la Poule d’Essai des Poulains G1 en 2003 y que ha sido un útil semental en Irlanda. Su pequeño hijo Cefiro alcanzó el otro día, a sus 6 años, el punto culminante de su carrera –al menos por ahora- al anotarse con brillantez el Hispanidad. El caballo de La Toledana le dio su segundo triunfo en la carrera a Juan Luis Maroto, que ya la había ganado en 1996 con Sheridan, un hijo de Egibi propiedad de la Yeguada Cortiñal al que montó Matías Borrego, y el cuarto a José Luis Martínez, que había llevado a la victoria en 2012 y 2013 a Cielo Canarias y en 2015 a Diego Valor. Cielo Canarias es hijo de Exceed and Excel, uno de los mejores corredores que Danehill engendró en Australia. Cefiro, criado en Irlanda, es hijo de la yegua Duckmore Bay y por tanto medio hermano de Fortun, que ganó el Premio Villapadierna para La Toledana y Maroto en 2012, y su pedigree registra una inusual repetición sobre Bellypha, por Lyphard, un buen millero pero discreto semental que corrió para la cuadra Wertheimer en los 70.

Cefiro (Foto: Rafael Lorente).
-Si la influencia de Danehill en la cría es grande, qué decir de la de su padre, Danzig, que ha dado origen a otras estirpes masculinas de gran éxito, como las de Green Desert y, más recientemente, la de War Front. Danzig, hijo de Northern Dancer nacido en 1977, se lesionó después de ganar muy bien sus tres primeras carreras a 2 años y fue retirado como semental a la histórica Claiborne Farm, donde vivió hasta los 29 años y se convirtió en un reproductor de primerísima fila que dio 188 ganadores de grupo; entre ellos, Petit Loup, de Maktoum al Maktoum, que también ganó la Copa de Oro de San Sebastián, en concreto la edición de 1992.

-War Front es producto de una de sus últimas potradas y después de mostrarse como un buen velocista fue retirado como semental asimismo a Claborne, donde actualmente cubre al muy considerable precio de 250.000 dólares. Hijo suyo es War Command, que ganó el importante Dewhurst G1 a 2 años y cuyos primeros corredores están debutando esta temporada; entre ellos se encuentra African Memories, que remató con buen aire y cierta inmadurez para ganar el Premio Carlos Sobrino. La pupila de León tiene un origen muy selecto pues su madre es hija del gran semental y abuelo materno Kingmambo y su abuela materna, Volga, por Caerleon, es ganadora de G1. La línea femenina, desarrollada por la familia Wildenstein y procedente de Virunga, es la misma que la de Quorto (Dubawi), uno de los mejores 2 años europeos de 2018.   

African Memories gana el Carlos Sobrino (Foto: P. Chapa).
-Los 2 años españoles no han dado un buen espectáculo esta temporada, aunque en las últimas semanas el panorama se ha animado un tanto. Aparte de la buena impresión causada por African Memories, hay que apuntar en este sentido las victorias de Vert Parsley y del nacional Gormaz. El primero, un bonito tordo de Bloke criado en Francia, es hijo de Anodin, ganador de G3, nieto de Danzig por línea masculina y semental en el Haras de Quesnay, la yeguada de la familia Head. Sus primeros productos han corrido este año y lo han convertido en una revelación, pues de entre ellos han salido quince ganadores, el más destacado Anodor, ganador del Prix des Chênes G3. Vert Parsley tiene un cruce precioso: en sus cinco primeras generaciones se duplican los nombres de Lyphard, Blushing Groom, Riverman y Gay Mecene.

-Gormaz corre para los colores de su criadora, la Cuadra L’Etoile. Es hijo de Evasive, por Elusive Quality, un ganador de G3 a 2 años y colocado de G1 a 3 que no ha destacado especialmente como semental y hace la monta en el francés Haras de Grandcamp al precio de 4.000 euros. Gormaz es el segundo producto de la muy buena corredora local Baronía, criada aquí por la Yeguada Milagro y ganadora de diez carreras, entre ellas el Kutxa y el Román Martín. Su primer producto es la modesta ganadora Laundécima. El origen del potro tiene en sus primeras generaciones inbreedings sobre los ubicuos Mr. Prospector y Northern Dancer y otra muy interesante, 5 x 4 a través de hembra y macho, sobre la excelente yegua madre estadounidense Crimson Saint. La línea femenina de Gormaz, que a lo largo de los últimos cien años ha pasado por Francia, Reino Unido, Alemania y ahora España, se remonta a la francesa Zariba, criada por Maurice de Rothschild, buena corredora y madre de Corrida.