martes, 28 de agosto de 2018

CAPE CROSS Y SUS BUENOS HIJOS, DEAUVILLE, YORK Y MORNY, MARK JOHNSTON Y DREAM AHEAD

-No encontró la Copa de Oro nada mejor ni más significativo que el invasor francés Cnicht para celebrar su edición número cincuenta. Poco que objetar, en cualquier caso, a la actuación de este útil tordo, que sin molestarse en exceso ganó con facilidad. Criado por su propietario, Nicholas Hughes, el 4 años es hijo de Silver Frost, ganador de la Poule d’Essai des Poulains G1 en 2009 y semental de resultados discretos cuyo mejor hijo es Silverwave, al que Pascal Bary entrenó para ganar el Grand Prix de Saint Cloud G1 de 2016 y vencer y colocarse en otras carreras de grupo. Silver Frost, que hace la monta en el Haras de la Hetraie al precio de 3.000 euros, desciende por línea masculina de Kalamoun, buen millero –ganó la Poule d’Essai y el Prix Jacques Le Marois G1 en 1973- y muy influyente semental del Aga Khan. Esta línea de padres ya había dado otro ganador de la Copa de Oro: Pro Ken, por Kendor, entrenado en Francia asimismo y ganador de la carrera donostiarra en 2006.

-Gibraltar Bay, la madre de Cnicht,  ganó tres carreras en el Reino Unido durante su vida deportiva y es madre ya de cuatro ganadores, entre ellos, como se recordó con la participación de Cnicht en san Sebastián, Rooke, un hijo del velocista Pastoral Pursuits que se colocó dos veces en la Copa de Oro. Gibraltar Way es hija de Cape Cross, un animal cuya influencia en el PSI contemporáneo no hace sino crecer y al que este año encontramos como abuelo materno, asimismo, de dos ganadores clásicos: Masar, el lesionado ganador del Derby G1, y Laurens, vencedora en el Prix de Diane G1. Cape Cross, buen millero también e hijo del jefe de raza Green Desert, engendró tres ejemplares de excepción: Ouija Board, Sea The Stars y Golden Horn. Este último, ganador del Derby en 2015, presenta este año presenta en las ventas de yearlings sus primeros productos. Ouija Board, excepcional corredora que ganó siete carreras de G1 para la histórica chaquetilla negra de Lord Derby, es madre entre otros productos de Australia (Galileo), ganador del Derby en 2014, semental novato esta temporada y padre ya de un ganador de grupo: la potranca Beyond Reason, de Godolphin, que hace unos días se apuntó con buen aire el Prix de Calvados G2, disputado en Deauville. La potranca tiene en su origen un inbreeding 4 x3 sobre el citado Green Desert a través de hijo e hija. Y Sea the Stars, el espectacular campeón de la familia Tsui -y semental en el Gilltown Stud, la yeguada irlandesa del Aga Khan-, está siendo, simplemente, uno de los grandes protagonistas de la temporada.

Cnicht (Foto: Rafael Lorente)

-La progenie de este precioso ejemplar castaño, al que el año 2009 John Oxx entrenó para ganar de forma consecutiva seis carreras de G1, entre ellas el Derby y el Prix de l’Arc de Triomphe, está protagonizando en mes de agosto sobresaliente. El 14 del mismo mes de 1864 se inauguró el hipódromo de Deauville, fruto de la iniciativa del Duque de Morny y aún hoy uno de los grandes escenarios veraniegos del turf mundial. Allí, hace un par de semanas, el inglés Knight to Behold, hijo de Sea The Stars y Angel of the Gwaun, por Sadler’s Wells, ganaba con facilidad el Prix Guillaume D’Ornano G2 postulándose para el liderato de la generación clásica europea, pues batió con facilidad a Patascoy y Study of Man, que en orden inverso habían formado la gemela del Prix de Jockey Club G1, derby francés (Knight to Behold pertenece a la misma línea femenina de Wagon Master, que ha ejercido aquí como semental y cuya hija Canella, criada por Reza Pazooki, ha ganado dos carreras este verano).

-Hace poco, la periodista británica Emma Berry afirmaba que Sea The Stars es el padre de los dos caballos más excitantes que galopan este año en las islas. Se refería a los alazanes Sea of Class y Stradivarius, recientes y muy brillantes ganadores en York, otro santuario del turf estival y capital del condado de Yorkshire, cuna de la raza purasangre de carrera. La potra, que defiende como su padre los colores amarillos y morados de los Tsui, remató con mucha brillantez para ganar el Yorkshire Oaks G1 y cotizarse como favorita para el Arco. Al día siguiente, Stradivarius apelaba a sus reservas de clase y coraje para ganar bien la Lonsdale Cup G2 y embolsarse así, el primer año en que estaba en vigor, el premio de 1 millón de libras que la aseguradora Weatherbys Hamilton había ofrecido al caballo capaz de ganar cuatro de las cuatro grandes Cups, las más importantes pruebas de fondo del calendario británico: Yorkshire Cup G2, Ascot Gold Cup G1, Goodwood Cup G1 y la citada Lonsdale. Stardivarius fue criado por su propietario, el financiero sueco Bjorn Nielsen, y, como comentaba en el texto anterior, es hijo de la ganadora Private Life, por BeringPoughkeepsie, esta a su vez hija de Sadler’s Wells y de la campeona Pawneese, por Carvin. Otro de los catorce productos de la prolífica Poughkeepsie es la no ganadora Pirogue Bleue, por Peintre Celebre, a la que conocemos aquí porque es la madre de El Sierro, el potro de la familia Avial y de Álvaro Odriozola que fue segundo del Villapadierna y hace poco ha ganado en Deauville.

-El mes de gracia de Se The Stars ha incluido varias victorias de sus productos de 2 años, entre las que se puede destacar la que consiguió en Newmarket el alazán Waldstern, que no se enteró de casi nada hasta poco antes de la meta pero acabó con mucho estilo. Está entrenado por John Gosden, como Stradivarius, y es medio hermano de Waldgeist (Galileo) y Waldlied (New Approach), ganadores este año del Grand Prix de St. Cloud G1 y del Prix de Malleret G2, respectivamente. La carrera que ganó Waldstern se la apuntó el año pasado otro pupilo de Gosden, Roaring Lion (Kitten’s Joy), que acaba de ganar brillantemente el Juddmonte International G1, y en ediciones anteriores, animales como Motivator y Frankel; Waldstern tiene a quien emular. La monta de STS cuesta 135.000 euros y este año el caballo ha cubierto 162 yeguas, según informaba recientemente Racing Post.

Sea The Stars (Foto cedida por The Aga Khan Studs)
-El Prix Jacques Le Marois G1, sobre 1.600 metros, conmemora al que fuera presidente de la Société de Courses de Deauville a principios del siglo y es quizá la más importante y selectiva carrera que se disputa cada año en el hipódromo normando. La primera edición se celebró en 1921 y la ganó la potranca Guerrière II, de Jefferson Davis Cohn, que al año siguiente vino a Lasarte a disputar el famoso Gran Premio del Medio Millón, en el que no se colocó. En 1973 y 1978 la ganaron, respectivamente, el citado Kalamoun y su hijo Kenmare, quinto y cuatro padre de Cnicht. En 1987 y en 1988 la ganó la legendaria Miesque, en 1994 lo hizo su hija East to the Moon y este año la vencedora ha sido una nieta de esta, la torda Alpha Centauri, propiedad como las dos yeguas anteriores de la familia Niarchos y consagrada ya como una de las estrellas de la temporada.  (Kalamoun y Kenmare, tordos ambos, fueron entrenados por François Mathet, preparador asimismo de Phaius,  el ganador de la primera edición de la Copa de Oro de San Sebastián, disputada en 1969; el caballo era propiedad del financiero de origen húngaro Arpad Plesch, cuyos colores azul celeste con lunares rojos fueron llevados al año siguiente a la victoria por Yves Saint Martin a lomos de Sassafras en el famoso Arco en el que batieron al gran favorito Nijinsky, montado por Lester Piggott). 

-Alpha C. es hija de otro gran millero de capa torda, Mastercraftsman, un ganador de las Irish 2000 Guineas G1 y del St. James Palace Stakes G1 que hace la monta en Coolmore al precio de 25.000 euros y también ha tenido una semanas de éxito: al triunfo de la de Niarchos hay que unir los de sus hermanas paternas Wind Chimes y Maid Up en sendas carreras de G3 disputadas estos días en Deauville y Goodwood, respectivamente. En España, su mejor producto es la útil Niobe, de Alburquerque, ganadora de cuatro carreras. Mastercraftsman es hijo de Danehill Dancer, mejor 2 años irlandés de 1995 y asimismo muy buen reproductor. Su nombre aparece en los pedigrees de otros ganadores destacados de fechas recientes: así, es el abuelo materno de Kitesurf, una Godolphin hija de Dubawi que ganó muy bien el Prix de Pomone G2, y de Sir Dancealot, ganador del Hungerfod Stakes G2,  y el paterno del chileno Robert Bruce, que se apuntó en Chicago el Arlington Million G1, y de la francesa Kayenne, criada por la española Yeguada HV y que pasó primera la meta en el Grand Handicap de Deauville. Esta yegua tiene en su genealogía, como tantos buenos ganadores últimamente, dos líneas de Lyphard.

-Uno de ellos es otra yegua, Polydream, una 3 años propiedad de la familia Wertheimer que fue primera en el Prix Maurice de Gheest G1, la prueba más importante para velocistas del meeting de Deauville. La potranca es hija de Oasis Dream, padre de nuestro Presidency y otro excelente semental hijo del gran Green Desert que, después de un par de años de resultados relativamente discretos, está volviendo por donde solía, que es dando ganadores de G1. El segundo en las últimas semanas, y decimoséptimo en su carrera reproductora, ha sido la 2 años Pretty Pollyanna, del veterano propietario y criador británico Bill Gredley y pupila del entrenador Michael Bell, que se apuntó en el propio Deauville el Prix Morny G1, la carrera que recuerda al fundador del hipódromo, el citado Duque de Morny; el cual, por cierto, también tenía un pedigree interesante, pues, sin entrar en muchos detalles, lo que en cambio recomiendo a quien esto lea, era hijo natural de Hortensia de Beauharnais (esposa de Luis Bonaparte, reina de Holanda y madre de Napoleón III) y de su amante el general Charles de Flahaut. Al parecer Morny bromeaba a cuenta del asunto diciendo: “En mi linaje somos bastardos por línea materna en tres generaciones. Yo soy bisnieto de rey, nieto de obispo, hijo de reina y hermano de emperador”.  La fiesta de verano de Oasis Dream la completaron dos de sus nietos por línea masculina: Alpha Delphini (Captain Gerrard), que ganó en York el Nunthorpe Stakes G1, y, en nuestro terreno, Noray (Naaqoos), que se apuntó el Premio Gobierno Vasco por segunda vez, lo que ya habían logrado Primer Amor (1991-2), Okawango (1996-7) y Chalusset (2007-8)

-El 21 de febrero de 1987, el entrenador británico Mark Johnston ensilló en el modesto hipódromo de Towcester el primer corredor de su vida: el castrado de 9 años General Billy, que salió a disputar un hándicap de vallas sobre 4.200 metros y no se colocó. Johnston, sin fortuna personal ni conexiones familiares ni de ningún tipo con el turf, llegó a ser preparador en un loable ejercicio de determinación. Estudio Veterinaria pensando que ello le ayudaría a lograrlo, pero no fue así. Después de años de buscar infructuosamente empleo en la industria, decidió instalarse por su cuenta. Encontró un humilde patio de veinte boxes en Lincolnshire, pero costaba 50.000 libras, exactamente 49.000 más de lo que Johnston y su esposa Deirdre tenían en su cuenta. Pero su padre le dejó 5.000 y de algún modo Johnston convenció al banco de que le prestara 45.000. Su primer ganador llegó en una carrera de 2 años el 1 de julio de 1988 y el 23 de agosto pasado su pupilo Poet’s Society, montado por Frankie Dettori, le dio su victoria 4.194 en el Reino Unido, con lo que se convirtió en el entrenador con más victorias en suelo británico de la historia del turf, batiendo el record que tenía otro entrenador que empezó de forma muy modesta, Richard Hannon Sr.

Udalla gana el Critérium Internacional (Foto: P. Chapa)
-Quizá el caballo más interesante de los que en este momento se entrenan en Kingsley Hall, el establecimiento de Johnston en Middleham (Yorkshire), es el 2 años Dark Vision, que el propio entrenador compró por solo 15.000 guineas el año pasado y que después de ganar en Goodwood tras un remate muy notable el Vintage Stakes G2, su tercera victoria en otras tantas salidas, ha sido adquirido hace poco por Godolphin.  Dark Vision es un hijo Dream Ahead, semental del que aquí hemos visto a los buenos Antonella e Igollo de Camargo, a los que el domingo se unió Udalla, la potranca de la Cuadra Bering que ganó el Critérium Internacional en su segunda salida a la pista. La pupila de Olave, que está inscrita en la línea femenina de Hurricane Run, laureado en el Arco, se une así al numeroso grupo de hembras que han ganado esta carrera, entre las que figuran algunas tan notables como Baratissima, Takala, Raiponce, Robertiya y Kantia. La primera potranca que ganó el Criterium donostiarra fue Churruca, de A. Eknayan, en 1918. La edición inicial de la prueba, disputada en 1916, año de inauguración del hipódromo de San Sebastián, fue para el potro Good Luck, hijo del gran Ajax y propiedad de Jefferson Davis Cohn.


jueves, 9 de agosto de 2018

RICHMOND, STUBBS Y EL GLORIOSO GOODWOOD, CASTELLANOS EN SAN SEBASTIÁN Y TRES GRANDES: STOUTE, DUBAWI Y FRANKEL


-La joven duquesa de Richmond, sobre un ejemplar tordo, y su cuñada, Lady Louisa Lennox, a las riendas de un alazán, ocupan el centro de la escena. Montadas a la amazona y acompañadas por un empleado de las cuadras ducales, también a caballo, contemplan el galope de entrenamiento de tres de los purasangres del duque, a los que se ve en fila india a la izquierda de la imagen. Las investigaciones del gran historiador del turf David Oldrey han determinado que son, por orden en el lote, Muley Ishmael, Philosopher y Lovely, tres de los ejemplares que integraban el primer grupo de corredores que compró el entonces joven Charles Lennox, tercer duque de Richmond, que habría de convertirse en un destacado militar y notable político del partido whig. Los colores de su casa, amarillo con ribetes rojos, lucen en las mantas de los caballos y libreas de los jinetes. A la derecha, varios mozos de cuadra secan con paja a un ejemplar tordo que, cabe deducir, acaba de terminar su trabajo. Los perros acompañan a personas y équidos en un grato paraje verde en cuyo horizonte se adivinan la ciudad de Chichester y la isla de Wight.

La duquesa de Richmond y Lady Louisa Lennox contemplan el entrenamiento de los caballos del duque (Goerge Stubbs)

-George Stubbs (1724-1806) fue uno de los mejores pintores ingleses del XVIII y seguramente ningún pincel a lo largo de la historia del arte ha reflejado mejor que el suyo la belleza del turf y del purasangre de carreras. Como parte de su autodidacta programa de formación, en 1756 alquiló una granja en Lincolnshire y se pasó allí dieciocho meses diseccionando cadáveres de caballos para conocer a fondo su anatomía. El cuadro descrito arriba fue pintado probablemente en 1760 o 1761 y es el mejor de los tres que el por entonces joven Duque de Richmond le encargó como parte de la decoración de su residencia, Goodwood House.  El talento de Stubbs da testimonio así del galope de los caballos de carreras en Goodwood a mediados del XVIII. En 1802, el duque cedió parte de sus terrenos en la zona a la Sussex Militia, de la que era coronel, para que esta celebrara allí su meeting de carreras. Diez años después, el recinto de carreras ya asentado, se disputó la primera edición de la Goodwood Cup sobre la distancia de tres millas. La ganó la yegua alazana de 4 años Shoestrings.

-Hoy, dos siglos y medio más tarde, los purasangres siguen galopando en aquellos terrenos, y la última Goodwood Cup G1, disputada hace unos días, la ha ganado un alazán de 4 años, Stradivarius, que triunfaba en la importante prueba para fondistas por segundo año consectivo. El hipódromo, tenido por uno de los más bellos del Reino Unido, es el escenario a finales de julio del Glorious Goodwood, que está entre los más prestigiosos meetings del turf  mundial. Ahora, los colores amarillo y rojo de Richmond también destacan sobre el verde, como en el cuadro de Stubbs, pero lo hacen en el anagrama del recinto, en las sombrillas de los aficionados y en las cintas que adornan los sombreros panamá, tan de rigueur en la veraniega reunión como lo son las chisteras en el Royal Enclosure de Ascot.

-Stradivarius, que venía de ganar la Ascot Gold Cup G1, es hijo del gran corredor Sea The Stars, hoy uno de los mejores sementales europeos, y de Private Life, hija de Bering. Este excelente corredor de la familia Head, ganador del Prix de Jockey Club G1 de 1986 –y del que seguramente ha heredado Stradivarius su bonita capa alazana con cabos blancos- es también el abuelo materno de Alaraz, que se llevó en bonita lucha el Cría Nacional en San Sebastián, donde el castaño de Claret ganaba por cuarto año consecutivo. El triunfo del consistente pupilo de Arizkorreta propiciaba un doblete castellano-leonés, pues él está criado por Feldstein (Íñigo Méndez de Vigo) en la salmantina Yeguada Ciudad Rodrigo, mientras que el 2 años Absolut, que un rato antes se imponía con el mejor estilo en el Criterium Nacional, lo fue en la abulense Dehesa de Cantogordo. Esta ganadería es propiedad de Federico Riopérez, titular de la Cuadra Enalto, dueña del potro y de su medio hermano London Calling, que está completando un verano muy rentable e hizo gemela con Alaraz.

-Absolut y London Calling son medios hermanos por Suarbe, una alazana hija de Dyhim Diamond que, con la preparación del recordado Roberto López, ganó en su única salida a la pista, que tuvo lugar a 2 años en La Zarzuela. La yegua es medio hermana de Wega, ganadora a su vez del Criterium Nacional de 2008. Absolut pertenece a la segunda potrada de Most Improved, que obtuvo su mejor victoria sobre la milla del St. James’s Palace Stakes G1 y que después de iniciar su carrera reproductora en Coolmore ahora está en el argentino Haras Rodeo Chico. Es hijo de Lawman – como Tredos, vencedor hace días-, un hijo del gran Invincible Spirit que ganó el Prix de Jockey Club en 2007.

Absolut (Foto: Rafael Lorente)

-Una de las mejores actuaciones del Glorious Goodwood de este año la ha protagonizado el velocista Battaash al irse a ganar de manera rotunda sobre los mil metros del King George Stakes G2. El castrado de Hamdan Al Maktoum es hijo del prolífico padre de sprinters Dark Angel, pero por lo demás comparte no pocos elementos de su pedigree con el citado Absolut, pues Lawman es su abuelo materno y su pedigree presenta una duplicación 4 x 3 sobre Night Shift, padre de Dyhim Diamond. Machiavellian y Sir Ivor son dos nombres más que se repiten en ambas genealogías.

-La línea de Dyhim Diamond ha tenido mucho protagonismo en nuestras pistas en los últimos diez años, tanto a través de sus hijos importados –Bannaby es el más relevante- como de los que el caballo engendró aquí en los seis años (2006-2011) en los que hizo la monta en España, y que le reportaron los liderazgos en las estadísticas de sementales de 2011, 2012 y 2013 y los segundos puestos de 2014 y 2015. Esta presencia se enriqueció hace unos días con la victoria nocturna de la nacional Miss Tufia, criada por Albero y primer producto ganador de Lucayan. Este caballo, que ganó la Poule d’Essai des Poulains G1 para Forde y Mouknass en 2012, hizo la monta en Torreduero en 2015 y es hijo de Turtle Bowl, un ganador de G1 en Francia que Dyhim Diamond procreó antes de ser importado a España. Lucayan es además medio hermano de Karluv Most y actualmente hace la monta en el francés Haras de Saint Vincent al precio de 2.500 euros.

-La tercera madre  de Stradivarius es Pawneese, socia destacada del club de grandes yeguas que defendieron los colores azules de la familia Wildenstein. En 1976, esta pupila de Ángel Penna Sr. se apuntó en el plazo de pocas semanas el Oaks G1, el Prix de Diane G1 y el King George & Queen Elizabeth Diamond Stakes G1. Esta última carrera, gran prueba intergeneracional inglesa sobre la milla y media (y que, como nuestro Gran Premio de Madrid, en los últimos tiempos es medrosamente rehuida por los clásicos), se corrió en su edición de este año el último sábado de julio y fue ganada en muy bonita lucha por el 5 años Poet’s Word, que batió por poco a su compañero de patio Crystal Ocean, de 4 años. Ambos entrenados por el gran Sir Michael Stoute, que a los 72 años ha perfeccionado hasta la genialidad su capacidad para hacer progresar a los caballos con la edad. Sir Michael, como se encargaron destacar profusamente los medios, ganaba el King George por sexta vez, record para esta carrera, fundada en 1951. Su primer ganador fue el trágicamente famoso Shergar, en 1981.

-Poet’s Word es hijo de Poet’s Voice, a su vez miembro de la primera potrada del influyente Dubawi. El caballo obtuvo su mejor victoria en la milla del Queen Elizabeth Stakes G1 y pasó después a engrosar el selecto escuadrón de sementales de Darley (en el que precisamente es capitán Dubawi), pero lamentablemente murió en marzo del pasado año de un ataque al corazón. Electra Voice, sobre todo, Arab Poet y Viento Sur son buenos productos suyos que hemos visto aquí.

Dubawi (Foto: John Reardon)
-Poet’s Word tiene en su pedigree un inbreeding 5 x 4 sobre hijo e hija de Shirley Heights. Este vástago de Mill Reef ganó el Derby de 1978 y de modo discreto, digamos así, ha construido a lo largo de las últimas décadas una influencia en el purasangre europeo que merece un estudio detallado. A Shirley H. lo entrenó John Dunlop, otro gran preparador británico, fallecido hace pocas semanas. (Los veteranos podemos recordar su apostura e impecable elegancia en el paddock de La Zarzuela durante el fin de semana de El Pilar de 1991. Trajo a correr dos caballos: Flying Brave, que no se colocó en el Hispanidad que ganó Crack Regiment, y Maraakiz, que montado por Willie Carson fue tercero en el Memorial que se apuntó One To Two y en el que, por cierto, estuvo cuarto Servando con Frankie Dettori en la silla). Otras que tienen  sangre de Shirley Heights en su genealogía son dos importantes ganadoras este año en Glorious Goodwood: Wild Illusion, una hija de Dubawi que ganó con autoridad el Nassau Stakes G1 y que presenta una duplicación 4 x 5 sobre el Derby winner de 1978, y Pilaster, que se anotó el Lillie Langtry Stakes G2 en bonita lucha y apuntando para el futuro; esta Pilaster es hija de Nathaniel y medio hermana de nuestra Castellated.

-Otros tradicionales escenarios del turf veraniego han celebrado también últimamente importantes carreras para las yeguas. Así, en Deauville With You, hija de Dansili y otro excelente producto de ese gran criador que es George Strawbridge, ganó el Prix Rothschild G1; en Saratoga, el balneario neoyorquino cuyo hipódromo es conocido como la tumba de los favoritos –los míticos Man o’War y Secretariat fueron batidos allí-, Separationofpowers, por Candy Ride, se apuntó el Test Stakes G1; y, ya a escala doméstica, en San Sebastián, Faraunsi dio la sorpresa al apuntarse el Hotel María Cristina. La yegua de Santa Bárbara, que fue adquirida como yearling en Arqana por 42.000 euros, es hija de Excelebration, un muy buen millero que ganó tres carreras de G1 y que hace la monta, sin gran éxito por ahora, en Coolmore al precio de 8.000 euros.

-El historial de Excelebration habría sido mucho mejor de no haber coincidido en las pistas con el impresionante e imbatido Frankel, en cuyo impecable historial solo hay una carrera que figura dos veces: se  trata del Sussex Stakes G1, la gran prueba sobre la milla que se disputa  en Goodwood desde 1878. El legendario campeón de Khalid Abdullah ha obtenido varios éxitos relevantes como semental en las últimas semanas: su 2 años Dubai Beauty, que tiene en su origen una línea de nuestro conocido Diktat, debutó muy bien para Godolphin en Newmarket; y los 4 años Finche y Mirage Dancer, ambos propiedad de Abdullah, han ganado sendas carreras de G3: el Prix de Reux, corrido en Deauville, y el muy bien nombrado Glorious Stakes, disputado en Goodwood. El entrenador de Finche es André Fabre y el de Mirage D., justamente, Sir Michael Stoute.  

domingo, 22 de julio de 2018

‘DERBIES’ FRATERNALES, CAMELOT Y SU PADRE, MIESQUE, URBAN SEA Y KINCSEM

-Los hermanos Donnacha y Joseph O’Brien ganaron el Irish Derby G1 como jinete y preparador de Latrobe, un castaño oscuro hijo de Camelot que precedió en la meta a cuatro potros entrenados por el padre de los chicos, el gran Aidan O’Brien. Latrobe pertenece al australiano Lloyd Williams, para el que Joseph O’Brien ganó el año pasado la histórica Melbourne Cup con Rekindling (High Chaparral). El logro de Joseph y Donnacha es singular, pero no único en la historia de la carrera: en la edición del Irish Derby de 1939, los hermanos Canty - James, entrenador, y Joe, jinete-, triunfaron con Mondragon, un alazán que se cotizaba 25 a 1 y era propiedad de Patrick Rutledge, a la sazón ministro de Justicia del gobierno de Irlanda.

-En su muy bien documentado libro sobre la historia de la carrera, Guy St. John Williams y Francis Hyland relatan que después de la victoria de Mondragon, los hermanos Canty contaron que sabían que ese día la suerte iba a estar de su lado pues mientras revisaban la pista de The Curragh antes de la carrera se habían encontrado una herradura. Dos hermanos triunfando en un mismo derby también los hemos tenido aquí: en la primera y tercera edición del Villapadierna, disputadas en 1953 y 1955, respectivamente, Vicente Díez, preparador, y su hermano Álvaro, jockey, ganaron la prueba con Ayuco, de la Yeguada Figueroa, y con Red Mill, de la Yeguada Jagua.

- Joe Canty también había llevado a la victoria en el Irish Derby a Sea Serpent, padre de Mondragon, mientras que Joseph O’Brien fue el jinete de Camelot, al que su padre entrenó para completar un gran historial que incluye el propio Irish Derby, el Racing Post Trophy G1, las 2.000 Guineas G1, el Derby G1 y un segundo puesto en el St. Leger G1. Esta colocación frustró el objetivo de sus responsables de hacer de Camelot el primer ganador de la Triple Corona inglesa desde 1970 y hay que decir que quizá Joseph no estuvo ese día particularmente inspirado a las riendas del potro.

Camelot (Foto cedida por Coolmore Stud)

Camelot, un precioso ejemplar de purasangre, está viendo correr a sus primeros 3 años esta temporada y la victoria de Latrobe en la clásica irlandesa es por ahora el resultado más vistoso de un desempeño que apunta a que estamos ante un muy buen semental. De hecho, Latrobe es su segundo ganador clásico pues ya contaba con Wait Forever, que se apuntó en mayo el Premio Parioli (2.000 Guineas italianas). Otros animales de calidad que ha producido Camelot son Hampton Court, ganador en el último Royal Ascot, y Athena, que viajó hace poco a Estados Unidos para ganar con cierto estilo el Belmont Oaks G1. Como curiosidad cabe comentar que las madres de Latrobe y Wait Forever descienden por línea femenina de sendas yeguas base de la cría argentina: se trata de las inglesas Ante Diem (1877), en el primer caso, adquirida por Santiago Luro; y Tears (1871), en el segundo, comprada por Eduardo y Santiago Casey. Por lo demás, los pedigrees de las madres de los mejores hijos de Camelot son bastante diferentes entre sí, de modo que el caballo apunta a semental versátil. La repetición en los cruces de Mr. Prospector parece, en cualquier caso, que no le sienta mal.

Camelot se halla estabulado desde 2014, cuando inició su actividad reproductora, en la sede irlandesa del consorcio Coolmore. Su cubrición en 2018 ha costado 30.000 euros, pero no será extraño que, a la vista de los buenos resultados, el precio suba para el año que viene. Camelot es hijo de Montjeu –que compone junto a Galileo la pareja de grandes reproductores hijos del patriarca Sadler’s Wells- y forma con Motivator, Authorized y Pour Moi el póker de ganadores del Derby que dio el caballo. A ellos hay que unir, para completar la nómina de los mejores hijos de Montjeu, a Hurricane Run, que ganó el Irish Derby y el Prix de l’Arc de Triomphe G1. Ninguno de estos cuatro ejemplares ha sido o es un gran semental –aunque hayan tenido sus momentos, particularmente Motivator con la espectacular Treve- así que sobre Camelot parece recaer la responsabilidad de perpetuar la línea masculina de Montjeu, al menos en el hemisferio norte. En el sur, el estandarte de este gran reproductor lo porta su hijo Tavistock, uno de los más destacados sementales de Nueva Zelanda. (Añadamos como nota de color local que este Tavistock hace la monta en el prestigioso Cambridge Stud, a donde ha viajado este año Almanzor, el campeón de Caro y Normand para hacer la temporada de cubriciones austral).

- Los descendientes de Montjeu, bastantes de los cuales muestran la vena de temperamento y excentricidad que caracterizó al caballo, parecen encontrarse a gusto en España. De entre sus corredores aquí el mejor quizá ha sido el muy útil Falkirk, pero de Motivator hemos visto a las buenas Azafata, Winfola y Tregua; entre los hijos de Authorized, a Ziga y Biladi y a la reciente ganadora Malquerida; de Hurricane Run, a Aspasia de Mileto, Andry Brusselles y Casar; y de Pour Moi, al 2 años Osoondo, ya doble ganador, y a Nemqueteba, brillante vencedor de la edición de 2016 del Villapadierna, carrera que este año ha ganado Don Sancho, nieto materno de Montjeu. 

El último Gran Premio de Madrid fue una notable pincelada más en este lienzo de éxitos. La carrera la ganó el bueno y consistente Zascandil, hijo de Motivator, batiendo por corta cabeza a Hipodamo de Mileto, cuya madre, La Atalaya, es hija de Montjeu. Como Andry Brusselles, Zascandil es propiedad de Manuel García de la Calera (Cuadra Bloke) y está entrenado por Christian Delcher, que ya había ganado el Gran Premio en 2007 con Premier Galop, producto de la cría francesa como Zascandil. El caballo de Bloke es hijo de la yegua Magic Date, modesta ganadora de dos carreras en Francia y madre de otros tres ganadores aparte de nuestro protagonista. En la línea femenina destaca la tercera madre, Miss Satin, que dio siete ganadores, entre ellos Miss Satamixa, ganadora de G1. Zascandil está criado por Mme. B. Moser, al igual que Patascoy, el excelente potro de Roberto Cocheteux, segundo del Prix de Jockey Club G1 de este año. El ganador del Arco de 1998, Sagamix, abuelo materno de Zascandil, lo es también de Argüero. Singular doblete Carudel- Gran Premio para el que fuera corredor de Lagardère.

La llegada del Gran Premio de Madrid y Zascandil después de la carrera (Fotos: P. Chapa)
- La línea masculina de Sadler’s Wells, tan prolífica en Europa, tiene asimismo una rama ilustre en Estados Unidos gracias a su hijo El Prado, un tordo que fue el mejor 2 años en Irlanda en 1991y que después se convirtió en un gran semental en Estados Unidos, donde fue campeón de padres de corredores en 2002. Dos de sus buenos productos, Kitten’s Joy y Medaglia d’Oro, están hoy entre los mejores padrillos del mundo y hacen la monta por 60.000 y nada menos que 250.000 dólares, respectivamente. Ambos han dejado su impronta en el turf europeo en las últimas semanas: Kitten’s Joy, con la victoria de Roaring Lion en el histórico Eclipse Stakes G1, y Medgalia d’Oro, con el triunfo del progresivo Gyllen en el Prix Eugene Adam G2.  

Un rato después de que Gyllen, defensor de los colores azul real de Godolphin y pupilo de André Fabre, consiguiera esta victoria, su compañero de colores y patio Inns of Court, montado asimismo por Mickael Barzalona, ganaba con solvencia el Prix Ris-Orangis G3, en el que los entrenados en España Abrantes y Presidency demostraron su buen nivel y acabaron tercero y cuarto respectivamente. Lo más destacable aquí es que Abrantes es un producto nacional: criado por Rafael Usoz  e hijo de Caradak y Abril, por Anabaa. También es reseñable que nuestro actual campeón de sementales, Caradak, que hace la monta en Yeguada de Milagro, haya dado, después de Noozhoh Canarias, otro producto de apreciable rango internacional.

Caradak es por Desert Style, hijo de Green Desert; Presidency es por Oasis Dream, hijo de Green Desert; e Inns of Court es por el gran Invincible Spirit, hijo, también, de Green Desert. No hay que preguntar qué línea paterna domina el mejor sprint europeo, aunque una de las grandes carreras para velocistas del verano, la July Cup G1, disputada en Newmarket, se escapó a este dominio pues fue ganada con autoridad por US Navy Flag  -otro pensionario de Aidan O’Brien-, que es hijo de War Front; lo que, de todas maneras, no nos lleva muy lejos de los anteriores, porque tanto War Front como Green Desert son hijos del gran Danzig.  

- También en Newmarket se confirmó como una de las estrellas de la temporada la torda Alpha Centauri, que tiene la cabeza grande y algo basta que su padre, Mastercraftsman, lega a su prole (recordemos a nuestras Niobe y Cántabra) y tiene también una calidad impresionante que le sirvió para anotarse el Falmouth Stakes G1 con una facilidad casi desdeñosa. La yegua esta criada y es propiedad de la familia Niarchos y desciende por línea femenina de la legendaria yegua de la casa, Miesque, excepcional corredora y reproductora. En concreto, Alpha Centauri es nieta de East of the Moon, una hija de Miesque y del semental estadounidense Private Account que ganó la Poule d’Essai des Pouliches G1 y el Prix de Diane G1 y es también la abuela del citado Nemqueteba, actualmente semental en el Haras de Marmaria.

- Compañera de Miesque en el panteón de las grandes hembras de la historia de las carreras de caballos es Urban Sea, ganadora del Arco en 1993 y sensacional yegua de vientre que ha dado ocho ganadores de stakes, entre ellos dos ejemplares de excepción: Galileo y Sea The Stars. Este ha visto el pasado fin de semana cómo su hija alazana Sea of Class ganaba el Irish Oaks G1 después de una monta medida de James Doyle. La potranca, que como STS y Urban Sea corre para los colores amarillos y morados de la familia Tsui, es el noveno ganador de G1 y cuarto ganador clásico que produce el caballo. Sea of Class, criada por la italiana Razza del Velino, es medio hermana nada menos que de tres ganadoras del Oaks en el país transalpino. La madre de todas ellas, Holy Moon (Hernando), parece estar poniendo los cimientos de una gran dinastía femenina. El origen de Sea of Class muestra en sus cinco primeras generaciones repeticiones de Miswaki –abuelo materno de Sea The Stars y Hernando-, el velocista Balidar y el ubicuo Northern Dancer. Por otra parte, reseñemos que la línea femenina de Urban Sea ha producido este año a Masar, ganador del Derby y recientemente retirado por esta temporada debido a una lesión, y a la mencionada Athena.   

- En el Viejo Continente, y al margen del triunfo de Latrobe, otros descendentes por línea masculina de Sadler’s W. que han ganado clásicas son Kew Gardens, un hijo de Galileo entrenado por Aidan O’Brien para los sospechosos habituales Magnier, Tabor y Smith que se anotó con facilidad el Grand Prix de Paris G1, y Weltstar, por Soldier Hollow, que ganó en Hamburgo el Deutsches Derby para el famoso Gestüt Rottgen. Weltstar es el segundo producto de su madre, Wellenpsiel; el primero, Windtoss (hijo de Shirocco, padre de Tuvalu), ganó el derby alemán el año pasado. No hay mucha queja, pues, con esta yegua, cuyos siguientes productos son un 2 años por Reliable Man, ganador del derby francés; un yearling por Kamsin, ganador del Deutsches Derby, y un foal por Protectionist, ganador de la Melbourne Cup.

 - Soldier Hollow, ganó cuatro carreras de G1, fue campeón de sementales en Alemania en 2016 y hace la monta por 25.000 euros en el Gestüt Auequelle. Es por In the Wings, un hijo de Sadler’s Wells que defendió con distinción en las pistas los colores del jeque Mohammed al Maktoum y que entre nosotros tuvo a Baldoria, una de las buenas yeguas de Madroños y ganadora del Gran Premio de Madrid en 2006.

- Wellenpsiel, tiene un origen interesante en el que destacan por un lado, la triple presencia de Tamerlane, un buen millero inglés con mucha influencia en los pedigrees germanos, y, por otro, una línea femenina que llegó a Alemania en los años 20 después de pasar por Austria y Polonia y que tiene su origen en Hungría; concretamente, en la mítica Kincsem, compañera de Miesque y Urban Sea en el Olimpo femenino del turf. Nacida en 1874 en Kisber, la yeguada nacional húngara, corrió para su criador, Ernst von Blaskovitch de los 2 a los 5 años y se mantuvo imbatida en sus 54 (sí, 54) salidas  a la pista, que tuvieron lugar en su país natal, Austria, Alemania, Francia y Reino Unido. A 2 años, por ejemplo, corrió diez veces en diez hipódromos distintos de tres países diferentes. Viajaba siempre acompañada de su gato y de su fiel mozo, un chico llamado Frankie.  Otro que desciende de Kincsem por línea de madres es Camelot; cuyo abuelo materno, Kingmambo, es hijo de Miesque. 

miércoles, 27 de junio de 2018

CAMPEONES DE ABDULLAH, GUNTHER Y WOODWARD EN ASCOT, LAURENS Y ZOFFANY


-Se quedó dormido Argüero en la salida del Carudel pero su jinete, Julien Grosjean, lo despertó enseguida y no dejó que se relajara ni un momento hasta que el 5 años de Rocío pasó la meta el primero, una cabeza por delante de Noray y tras una vistosa remontada.  El campeonato primaveral de la milla le daba al admirable castaño oscuro con el cordón corrido en la cara el primer gran premio de su buen historial desde que a 2 años ganara el Gran Criterium. Grosjean, jockey, francés y rubio como Carudel, ganaba por tercera vez la carrera que recuerda a su inolvidable compatriota. Sus anteriores victorias fueron con Lorgan, de Miranda, y con Silverside, de Safsaf, ambos entrenados por Mauri Delcher.

-La carrera se disputó por vez primera en 2006 y la ganó la nacional Dirce, de Alburquerque. Otros criados aquí que la han ganado son Matusalen, hijo de Caradak y criado por Dehesa de Milagro; Noozhoh Canarias, también hijo de Caradak y criado por Grupo Bolaños, y ahora Argüero, hijo de Diktat y criado por la Cuadra La Cincha. El de Arizkorreta es el mejor hijo español de su padre, un semental irregular pero capaz de transmitir calidad de forma ocasional. Llegó a España en 2010, ya veterano, importado por Milagro, y fue campeón de sementales aquí en la fantasmal temporada 2015.

Argüero (en primer término) y Noray en el Carudel (Foto: Rafael Lorente)

- Diktat, que fue jubilado después de la temporada de monta de 2013 y pasa su retiro en la yeguada de Felipe Hinojosa, es hijo de Warning, que fuera excelente millero de Khalid Abdullah y descendiente, digamos como curiosidad, de la línea estadounidense de Man O’War-In Reality, el único linaje masculino viable en la cría actual que desciende de Godolphin Arabian, uno de los tres padres de la raza junto con el absolutamente predominante Darley Arabian y Byerley Turk.

-Comprado por 13.000 euros en la subasta de la ACPSIE de 2014, Argüero es hijo de la francesa Double Mix, ganadora tres veces en su país y una en España. Excelente reproductora, aparte de Argüero ha dado a las buenas Rocho y Poti y al prometedor Planteur Davier, inédito desde el pasado año. La yegua es hija de Sagamix, un ganador del Arco que fue mal semental, y desciende de Rajput Princess, ganadora de la Poule d’Essai des Pouliches G1 de 1964 montada por Lester Piggott.

-La línea femenina es también la de Reltaj, el gran caballo de Villapadierna entre cuyas victorias se encuentra el Premio Urquijo, y por partida doble. Hace días se sumó al historial de esta prueba para velocistas el castaño encendido Presidency, criado por Juddmonte Farms, la operación de cría del citado Khalid Abdullah, y defensor aquí de los colores de su preparador, José Carlos Cerqueira. El caballo es hijo de Oasis Dream, un muy buen semental –es padre de 53 ganadores de grupo, entre ellos 15 de G1- que en los últimos dos años no ha estado a su alto nivel habitual. La madre de Presidency, Quest for Peak,  lo es también de la doble ganadora clásica Special Duty, vencedora en la Poule d’Essai des Pouliches y en las 1.000 Guineas G1 (en este caso por distanciamiento).

Presidency, en el aire (Foto: Rafael Lorente)

- El cruce básico del pedigree de Presidency es semental de línea Green Desert, el gran patriarca del sprint, más yegua hija de Distant View, otro buen millero de Juddmonte. Esta espléndida yeguada ha criado también a Calyx, el 2 años más prometedor que ha galopado en el reciente Royal Ascot, donde se ha apuntado el histórico Coventry Stakes, que se disputa desde 1890. Era solo la segunda carrera del atlético ejemplar después de su victorioso debut, y su desparpajo y calidad impresionaron a su preparador, John Gosden, que ha dicho que el potro es un poco fantasma y, traduciendo algo libremente, que “está tan encantado de conocerse como su jinete”, lo que no es poco decir porque este es el gran Lanfranco Dettori, al que sin duda no le falta autoestima (ni maestría en la silla, añadamos rápidamente).

- Calyx es un producto de la primera potrada de Kingman, otro campeón de Juddmonte sobre la milla que quedó segundo en las muy selectivas 2.000 Guineas en las que corrió Noozhoh C.. El potro es, como Presidency, producto de un cruce Green Desert-Distant View; de hecho, sus pedigrees se parecen aún más pues además de esos comparten los nombres de la yegua Hope (madre de Oasis Dream, abuela de Kingman) y de Nijinsky.

-Gosden y Dettori formaron equipo ganador de otras dos grandes carreras del meeting real: el St. James Palace Stakes G1, fundada en 1834, y la Gold Cup G1, que se disputa desde 1807. La primera la ganaron con el imbatido Without Parole, un 3 años hijo del venerado Frankel, el más grande campeón criado por Juddmonte, y la segunda, con Stradivarius, vástago de otro espléndido corredor, Sea the Stars. Ambos sementales tuvieron un buen Royal Ascot: Frankel ganó además con Monarchs Glen (Wolferton Satkes, Listed) y Baghdad (King George V Handicap), y Sea the Stars, con el magnífico y bello Crystal Ocean (Hardwicke Stakes G2).

- Without Parole fue criado por John Gunther y a su hija Tanya en su yeguada  Glennwood Farm, de Kentucky. En la misma potrada, los Gunther, originarios de Canadá, criaron un alazán careto  hijo de Scat Daddy y Stage Magic, por Ghostzapper, que fue presentado a las ventas de yearlings de Keeneland de 2016, donde se vendió por 500.000 dólares. Con el nombre de Justify y entrenado en California por Bob Baffert, el potro no debutó hasta el pasado febrero, pero ya es el decimotercer ganador de la Triple Corona estadounidense y está imbatido después de seis carreras. El animal es producto de la penúltima potrada del fallecido Scat Daddy, que había dado pruebas rotundas de su calidad como semental a los criadores de Estados Unidos, Europa y Chile cuando en diciembre de 2015, con solo 11 años, murió víctima de un colapso cardíaco en el Ashford Stud, también de Kentucky. Desde entonces han llegado otros grandes corredores suyos como Lady Aurelia, Caravaggio, Mendelsshon y ahora el mejor de todos, Justify, que tiene en las cinco primeras generaciones de su origen repeticiones de la buena reproductora Narrate, como comentábamos en un artículo previo;  del gran Mr. Prospector, que curiosamente aparece a través de tres hijas, y de Nijinsky, que también ganó una Triple Corona; en su caso fue la inglesa, lo hizo en 1970 y no hay caballo que le haya emulado desde entonces.

- Baffert es el segundo entrenador estadounidense que ensilla a dos ganadores de la Triple Corona USA. El primero fue el legendario Sunny Jim Fitzsimmons, que tuvo a su cargo a Gallant Fox, que la consiguió en 1930, y al hijo de este Omaha, que se la apuntó en 1935. Ambos caballos fueron criados por el banquero William Woodward, uno de las más importantes figuras de la historia del turf estadounidense, y defendieron en la pista la famosa chaquetilla blanca con lunares rojos de su Belair Stud. Woodward, como los Gunther, también tuvo sus momentos de gloria en Royal Ascot. Después de sus éxitos americanos, Omaha fue enviado a Inglaterra para intentar ganar la Gold Cup de 1936 y falló por corta cabeza tras una muy dura pugna con la yegua Quashed que ha pasado a la leyenda de la carrera. En 1938, su propio hermano Flares, entrenado en las islas desde el principio de su carrera, ganó la prueba para banquero neoyorquino. Además, en 1948, setenta años antes que los Gunther –que, por cierto, también han desarrollado su actividad profesional en el sector de las finanzas-, William Woodward ganó el St. James Palace Stakes con su potro Black Tarquin.

- Es curioso señalar que los cuatro grandes caballos de Woodward que se han mencionado fueron malos sementales, aunque Omaha tiene una mínima cuota de notoriedad por aparecer en el origen de Nijinsky, del que hablábamos por su presencia en Presidency, Calyx y Justify y al que también tenemos en la genealogía de la bonita y corpulenta Laurens, que luchó bien para ganar el Prix de Diane G1, oaks francés. La yegua está entrenada en Inglaterra por Karl Burke y es interesante señalar que aunque la carrera se disputa desde 1841, no fue hasta 1974 en que la ganó una potranca entrenada en las islas. La protagonista de esa victoria fue Highclere, una hija de Queen’s Hussar criada por la reina Isabel II y defensora de sus colores, entrenada por Dick Hern y montada por Joe Mercer. Después han llegado nueve triunfos british en la carrera, entre los que hay que destacar el de Sil Sila, una hija de Marju criada y propiedad de Luis Älvarez Cervera, preparada por Brian Smart y montada por Cash Asmussen. Cinco años antes, el gran jockey estadounidense había montado en La Zarzuela a Salaam para ganar el Premio Valderas; la estupenda yegua de Alborada criada por Pepe González procedía, justamente, de la misma línea femenina, con origen Boussac, de la que viene Laurens.

-Laurens es hija de Siyouni, que hace la monta en el Haras de Bonneval,  yeguada francesa del Aga Khan, al alto precio de 75.000 euros, y esta es su segunda ganadora clásica después de Erveyda, que ganó la Poule d’Essai des Pouliches en 2015. En España sus mejores productos son las propias hermanas criadas por la Cuadra Odisea y defensoras de sus colores Vamos España, nacida en 2012 y ganadora de cinco carreras a 2 años, y Caleta, nacida en 2016 e imbatida en sus dos carreras esta temporada. Siyouni es hijo del gran semental Pivotal y de una yegua que es medio hermana de dos corredores aquí para Cortiñal: Slipstream King -que ganó algunas carreras y que ha producido varios ganadores modestos, entre ellos el rentable Camuray- y Sliploge que quedó segundo el Premio Carudel de 2009, por detrás de su compañero de cuadra Trueno Negro.

-Fernando Bermúdez (Cuadra Chamartín) se apuntó un bonito éxito como criador hace unos días en Irlanda cuando su producto Fleeting, potranca hija de Zoffany y nuestra ganadora clásica Azafata ganó debutando en Limerick para el consorcio Magnier-Tabor-Smith. La yegua está entrenada por Aidan O’Brien y fue montada por Padraig Beggy, que se hizo famoso al conducir a la victoria al outsider Wings of Eagles en el Derby de 2016. Zoffany (Dansili), padre de Fleeting, hace la monta en Coolmore al precio de 25.000 euros y nos interesa por dos razones más: una, ha tenido también éxito en Royal Ascot, donde otra de sus potrancas de 2 años, Main Edition (que por cierto es pariente cercana de Vamos España y Caleta) ganó el Albany Stakes G3; y otra, que es el padre del primer producto de Friné, la gran yegua de Alburquerque, nacido en 2017. La madre de Friné, Castalia, es medio hermana de Dirce, primera ganadora del Carudel.

sábado, 9 de junio de 2018

DE WHALEBONE A MASAR PASANDO POR LA META DE EPSOM, CHAQUETILLAS AZULES Y CRIADORES ESPAÑOLES

-Después de viajar por medio mundo, el elegante alazán Masar solo tuvo que trasladarse desde Newmarket a Epsom para conseguir la más notable victoria de su historial, y la mejor a la que puede aspirar un purasangre: el Derby. El defensor de la casaca azul real de Godolphin emuló así a su padre, New Approach, que ganó la clásica en 2008, y a su abuelo paterno, Galileo, que venció en 2001. Esta secuencia de abuelo a nieto en el rol de ganadores del Derby no se producía desde que la protagonizaron Mill Reef (que venció en 1971), Shirley Heights (1978) y Slip Anchor (1985). La primera de la historia de la gran carrera de Epsom tuvo como actores a Waxy (1793), a su hijo Whalebone (1810) y no a uno sino a tres vástagos de este ganadores del Derby: Moses (1822), Lap-Dog (1826) y Spaniel (1831). Añadamos que de esta rama Waxy-Whalebone  de la línea del mítico Eclipse desciende por vía masculina más del 90% de los PSIs, que corren hoy en el mundo; pero no a través de ninguno de esos tres ganadores del Derby sino de otro producto de Whalebone que se llamaba Sir Hercules y que lo máximo que pudo hacer en una clásica fue quedar tercero del St. Leger.

-El Derby de 2018 ha servido para que se estrenen en el historial de la prueba la cuadra Godolphin, propiedad del jeque Mohammed Al Maktoum y dueña de Masar; el jinete William Buick; el entrenador Charles Appleby, y el ya citado progenitor del potro, New Approach, que hace la monta en Darley, el depósito de sementales que el jeque tiene en Newmarket, al precio de 30.000 libras. El caballo inició su actividad reproductora de manera muy notable, con seis ganadores de G1, incluidos los vencedores clásicos Talent y Dawn Approach, en sus dos primeras potradas, pero en los últimos años había entrado en un bache del que Masar lo saca de manera muy notoria. El ganador del Derby tiene un pedigree interesante en el que aparte de su línea masculina destacan sendas duplicaciones sobre, uno, el velocista Ahonoora –una gran fuente de clase y precisamente uno de los pocos buenos sementales europeos de los últimos treinta años que no desciende por línea masculina de Eclipse, Waxy, Whalebone, etcétera-; y, dos, sobre la buena corredora y excepcional yegua de vientre Urban Sea, ganadora del Arco en 1993 y uno de los animales más influyentes en la raza en el momento presente merced a sus excepcionales hijos Galileo y Sea The Stars, y a una floreciente línea femenina, a la que pertenece Khawlah, la madre de Masar.

-A través de estos tres ejemplares, Urban Sea está en el origen de siete de los últimos once ganadores del Derby: son los citados Masar, New Approach y Galileo, a los que se añaden  Ruler of The World y Australia, los otros hijos del Galileo que han ganado la carrera; y  Sea The Stars y el hijo de este Harzand (se puede comentar aquí que, además, la madre de Urban Sea, Allegretta, está en la genealogía de Workforce, que ganó la carrera en 2010). La potente fórmula Derby en el pedigree de Masar se completa con su abuelo materno, el buen millero y singular padre de campeones Cape Cross, que ya había dado a dos buenísimos ganadores de la carrera: Sea The Stars, en 2009, y Golden Horn, en 2015, y era el abuelo materno de otro, Australia, que venció en 2014. Federico Tesio, cuya yeguada, Dormello, da nombre a estas divagaciones, dijo en frase ya tópica de tan repetida que “el purasangre existe porque su selección no ha dependido de expertos, técnicos o zoólogos, sino de un trozo de madera: el poste de llegada de Epsom”. Quién sabe de qué material estará hecha hoy la meta de Epsom, pero en caso del Derby se diría casi monopolizada por ciertas sangres.

- Y el gran culpable de que el casi no sea todo es el gran Montjeu, que no ganó el Derby pero engendró en Coolmore, donde compartió patio con Galileo hasta su muerte en 2012, cuatro ganadores de la clásica por excelencia: Motivator (2005), luego padre de la gran Treve; Authorized (2007), primera monta victoriosa en la carrera de Frankie Dettori: Pour Moi (2011), último Derby-winner entrenado en Francia,  y Camelot (2012), animal de gran clase y hoy prometedor semental; Pour Moi es, por su parte, padre de Wings of Eagles, que ganó el año pasado en notable sorpresa. Montjeu ha hecho sentir su influencia aquí en fechas recientes, pues es el abuelo materno de Hipodamo de Mileto, buen ganador del Corpa criado por su propietario, Enrique Beca, y de Don Sancho, que en su tercera  salida a la pista ganó el Villapadierna con brillantez.

-Don Sancho es, tras Plantagenet, Rilke y Arkaitz, el cuarto producto nacional que gana nuestro derby desde la reapertura de la Zarzuela y el tercer ganador clásico que procrea nuestro campeón de sementales, Caradak, que ya había dado otros dos ganadores cláscios, Karetas y Navarra, vendedores respectivos del Cimera y del Beamonte en 2013. La madre del potro de Sayago, Monyaar, fue criada por Felipe Hinojosa y ganó una carrera en Francia antes de venir aquñi, donde apuntó posibilidades y carácter ardiente y no logró pasar por ganadores. En su línea femenina encontramos a un ganador del Eclipse Stakes, Pieces of Eight, y a tres brillantes corredores yanquis: Tiller, Endear y el excelente hijo esta, Lure, dos veces ganador de la Breeders’ Cup Mile G1.

Don Sancho (Foto: P. Chapa)

-El pedigree del potro de Sayago contiene cuatro líneas del patriarca Northern Dancer, como tantísimos ejemplares  de la raza hoy día, y un bonito inbreeding a través de hija e hijo sobre High Top, ganador de las 2.000 Guineas en 1972 y muy buen semental. Es interesante observar las fotos de este caballo, pues nos muestran a un ejemplar robusto, de musculosos cuartos traseros, cerca de tierra y de tronco largo y algo ensillado. Justamente, como Caradak, como tanta de su progenie incluido Don Sancho… y un poco como Whalebone también, por cierto. En su impresionante libro Mr. Darley’s Arabian, el periodista británico Chris McGrath cita al mozo que cuidaba del animal y que lo recodaba como “el caballo de menos alzada, más largo (…), con las mejores extremidades y peores cascos que haya visto nunca”. También dejó dicho que cuando estaba en entrenamiento “solía ponerse de manos y golpear una pezuña con otra como un par de castañuelas”.

- Don Sancho está criado por el inolvidable Gonzalo Ussía Figueroa, fallecido en noviembre de 2016. Para sus característicos colores verdes con estrellas amarillas y gorra negra corrió en España la díscola Monyaar, cuyo primer producto, Ratambor (Caradak, 2013), propio hermano de Don Sancho, se lesionó fatalmente en el Nacional cuando apuntaba muchas posibilidades; después llegó Triquiñuelas (2014, Henrythenavigator), ganadora de una carrera en Sanlúcar, y al año siguiente, el flamante ganador del Villapadierna. En 2016 la yegua tuvo una hembra por Pyrus que hubo de ser sacrificada después de una grave lesión. Actualmente, Monyaar forma parte del plantel de yeguas de Torreduero y según ha publicado la propia yeguada en Twitter, se encuentra llena de Noozhoh Canarias.

-Ussía y Figueroa son dos apellidos muy imbricados en la historia de las carreras españolas desde hace más de un siglo, y el segundo ya había tenido algún protagonismo en el Villapadierna. La primera edición de la carrera e disputó en 1952 y la ganó Ayuco, un alazán careto criado por Marta Figueroa O’Neill, Vizcondesa de Irueste, y que defendió en la pista sus famosos colores totalmente azules –como los de Godolphin y como los de Coolmore, por cierto, aunque de diferente tono-. Ayuco era hijo de Amorgos, semental en Lore Toki, y de la espléndida nacional Aya (Toribio), una de las mejores yeguas de vientre de la historia de nuestra cría, para la que produjo cinco ganadores de grandes premios: Bot, Ayete, Amaya, Goyito y el citado Ayuco, que aparte del Villapadierna ganó el Cimera, el Nacional y el Gran Premio de San Sebastián. Lo entrenaba Vicente Díez y lo montaba el hermano de éste, Álvaro.

-Marta Figueroa volvió a ganar el Villapadierna en 1961 con el gran Caporal y en 1969 con El Santo, ambos criados por ella y ambos hijos de Le Paillon, un ganador del Arco y de la Gran Carrera de Vallas de Auteuil que acabó sus días como semental en España. El último episodio, antes del protagonizado por Don Sancho, del éxito de los Figueroa en el Villapadierna tuvo lugar en  1977, cuando lo ganó Manet, tras una enérgica monta de ese espléndido jinete que fue Pat Eddery. El potro había sido criado por Luis Figueroa y Pérez de Guzmán el Bueno, Conde de Romanones ´-y tío carnal de Gonzalo Ussía, por cierto-, y Eduardo Sainz de Vicuña, que corrían en asociación bajo el nombre de Cuadra Pascualete (cuyos colores también contenían el azul, en su caso combinado con lunares, mangas y gorra blanca). Manet era hijo de Mamoon, un producto del ganador del Prix de Jockey Club G1 y del Grand Prix de Paris G1 Charlottesville que hizo algunos años la monta en España.

-El Oaks de Epsom lo ganó Forever Together, hija del inevitable Galileo, hijo a su vez de otro semental superlativo, Sadler’s Wells. De este desciende también por línea masculina, via los excelentes High Chaparral y So You Think, este campéon austral y europeo, Nieves, ganadora en bonito final del Premio Beamonte, nuestro oaks doméstico. Esta potranca de aparatoso físico es producto del primer grupo de caballos criado por la Cuadra Altamira, que se apunta así un bonito éxito en esta faceta. La potranca entrenada por Rodríguez es hija de la nacional Wad Ras, criada por la Yeguada Cortiñal y ganadora de tres carreras en Lasarte. Es hija del gran millero Sherman, ilustre defensor de los colores rojos con cruz de Santiago amarilla y útil semental después en su yeguada, y de Broadview Heights, ganadora del Criterium de Potrancas en 1990 para la Cuadra Pleno montada por Tolo Gelabert y entrenada por Antonio Peralvo. Wad Ras ya había puesto en puesta otros seis corredores, de los que habían salido dos muy rentables ejemplares, Wad Vision y Deseado. Es interesante y bonito ver a un ganador de uno de nuestros grandes premios con un origen vinculado al turf local durante varias generaciones.

La torda Nieves adelanta a Tregua en el Beamonte (Foto. P. Chapa)

-Azules son también los colores de la chaquetilla de los Niarchos, una de las familias de propietarios y criadores que más brillantes páginas han escrito en la historia del turf europeo en las últimas cuatro décadas. Su primer ganador importante, sin embargo, es anterior: se trata de Pipe of Peace que, entrenado por el legendario jinete Sir Gordon Richards, fue el 2 años campeón en Gran Bretaña en 1956 y más tarde dio bien como semental en Australia. El caballo corrió para el fundador de la gran fortuna familiar, el armador griego Stavros Niarchos, que después de aquel éxito inicial abandonó el turf durante veinte años pero retornó con armas y bagajes en los 70. Su primer gran caballo fue Nureyev, y no parece descabellado afirmar que de la interminable lista de buenos ejemplares que han defendido la chaquetilla azul oscuro con cruz de San Andrés celeste de la familia, el mejor es una hija de ese caballo, la impresionante millera Miesque, ganadora de diez carreras de G1 entrenada por François Boutin y montada por Freddy Head, y uno de los mejores purasangres que jamás hayan corrido.

-Al contrario que otras grandes campeonas en la pista, Miesque ha resultado ser una reproductora sensacional y ha dado origen a una línea femenina de primer orden que acaba de dar a los Niarchos dos nuevos ganadores clásicos: Alpha Centauri (Mastercraftsman), que ha ganado la 1.000 Guineas irlandesas G1, y Study of Man, que se ha apuntado el Prix de Jockey Club. Este potro es hijo del gran semental japonés Deep Impact, del que hablábamos en la anterior entrega y que padrea así a su segundo ganador clásico europeo de la temporada después de Saxon Warrior, ganador delas 2.000 Guineas. Hijo de Deep Impact es también Wagnerian, que se apuntado hace poco el Tokyo Yushun, derby nipón. Es la cuarta vez en siete años que un hijo de Deep Impact gana esta carrera
.

-Ganador de tres carreras de G1 para los Niarchos a principios de este siglo, entre ellas el prestigioso Prix Jacques Le Marois, es Whipper, que también tiene a Miesque en su origen y es el padre de Recoletos. Este caballo le dio a Darío Hinojosa un espléndido éxito como criador y propietario al ganar hace unos días otra carrera de la máxima calificación, el Prix d’Ispahan. Dos detalles sobre el origen del 4 años que entrena Carlos Laffon: uno, la línea femenina procede de Shademah, una yegua de la cría Aga Khan que dio a Sharastani, ganador del Derby en 1986; y otro, muestra un cruce muy cuidado, lo que es norma en su criador, en el que destaca el inbreeding 3 x 3 sobre los propios hermanos Sadler’s Wells y Fairy King. Este nos resulta familiar porque es el padre de Helissio, que ganó el Arco para Enrique Sarasola. Y Sadler’s Wells, porque está en la línea masculina de Masar y de, en total, once de los últimos dieciséis ganadores del Derby.  

domingo, 13 de mayo de 2018

FEOLA Y EL JUGADOR DE POLO, IMPACTO JAPONÉS Y LOS ÉXITOS DE HINOJOSA


-El brigadier Henry Archdale Tomkinson, al que según parece sus amigos llamaban Mouse, fue uno de los mejores jugadores de polo ingleses de su época y capitaneó al equipo nacional que ganó dos veces, 1914 y 1921, la famosa International Polo Cup contra Estados Unidos. Abandonada la actividad deportiva, ocupó para Jorge V el cargo de director de la cuadra de carreras y la yeguada reales. Actuando como tal, compró en las Newmarket First July Sales de 1934 por 3.000 guineas una potranca castaña oscura criada por Lord St. Davids e hija de Friar Marcus, excelente padre de corredoras y yeguas de vientre, y de Aloe, por Son-in-Law, segunda del Oaks.

-La potranca, a la que se impuso el nombre de Feola, no se colocó en sus seis salidas a 2 años, pero en la edad clásica (en la que corrió con los colores negros con gorra blanca de Lord Derby debido al luto de los royals por el fallecimiento de Jorge V) mejoró bastante: ganó dos carreras y se colocó segunda en las 1.000 Guineas y tercera en el Oaks.  Y aún mejoró más en la yeguada, donde hizo bueno el pronóstico del anónimo reportero de la famosa Bloodstock Breeders’ Review que escribió en el momento de su compra por parte de Tomkinson: “Haga lo que haga en la pista, esta potranca será a su debido tiempo una preciosa posesión como yegua madre”.

-Feola tuvo en los prados reales diez productos, de los que ganaron siete, entre ellos Hypericum (Hyperion) que se apuntó las 1.000 Guineas de 1946 después de tirar a su jockey, Doug Smith, camino de la salida y hacer sola, ante de ser recogida, un cánter de unos tres cuartos de milla. Entre los espectadores que contemplaron aquel día en Newmarket el díscolo desempeño y posterior victoria de Hypericum para los colores de Jorge VI había una chica de 20 años recién cumplidos que seguramente disfrutó mucho con la carrera. Siete años más tarde, esa misma joven, que se llamaba Elizabeth Alexandra Mary Windsor, era coronada en Westminster y empezaba a reinar con el nombre de Isabel II. Pocos días después, su gran caballo Aureole, ¾ hermano de Hypericum, se colocaba segundo en el Derby.

-El buen registro de Feola como madre palidece, sin embargo, ante la influencia internacional de la línea femenina que engendró. La temperamental Hypericum hizo una de las más relevantes contribuciones a la misma a través de su nieta Highclere (por Queen’s Hussar), ganadora asimismo de las 1.000 Guineas y también del Prix de Diane, y tercera madre del campeón japonés Deep Impact, que en las últimas semanas ha hecho sentir con rotundidad en Occidente la gran calidad como semental que lleva años acreditando en su país. Y lo ha hecho sobre todo a través del castaño encendido Saxon Warrior, que con su robustez y perfil acarnerado se apuntó con muy buen estilo las 2.000 Guineas G1, convirtiéndose así en el segundo ganador clásico europeo engendrado por su padre, después de la hembra Beauty Parlour, que ganó la Poule d’Essai des Pouliches G1 de 2012 para los colores de Wildenstein.

-Poco más tarde de que Saxon W. le diera su noveno triunfo en las 2.000 Guineas a Aidan O’Brien, otros dos tres años hijo de Deep Impact conseguían triunfos notables: en Tokyo, Kaeai Nautique ganaba la NHK Mile G1, y St. Cloud, Study of Man –nieto por otra parte de la mítica Miesque- era un prometedor primero en el Prix Greffulhe G2, presentando candidatura a las clásicas. Deep Impact, hijo del patriarca Sunday Silence, se convirtió en 2005 en el sexto ganador de la Triple Corona japonesa y al año siguiente quedó tercero, muy cerca del ganador Rail Link, en el Prix de l’Arc de Triomphe G1, aunque luego fue distanciado al detectársele Ipratropium, un medicamento que ayuda a la respiración y que se le administró sin respetar los plazos debidos para que desapareciera del organismo antes de correr. Deep Impact ha ganado la estadística nipona de sementales todos los años desde 2012 a 2017. Hace la monta en la Shadai Stallion Station por el precio 221.000 euros, el más alto del mundo entre los sementales con tarifa de monta publicada.

-En 1941, y producto de su cruce con el velocista Sir Cosmo, Feola parió una potranca castaña a la que se impuso el nombre de Knight’s Daughter. Temperamental y con feas rodillas, solo corrió a 2 años –cuatro salidas, tres victorias- pues una lesión en una cuartilla obligó a retirarla. En 1951 fue presentada a la venta de diciembre de Tattersalls y el gran criador estadounidense Bull Hancock, dueño de Claiborne Farm, la compró por solo 1.500 guineas. Una ganga, aunque solo fuera porque Knight’s D. parió al férreo Round Table (Princequillo), ganador de 43 carreras, Caballo del Año USA en 1958 y uno de los mejores purasangres americanos de la historia.

-Pero la producción yanqui de Knight’s Daughter incluyó también a Monarchy, propia hermana de Round Table, buena corredora ella misma y madre de cinco ganadores, entre los cuales está la hembra State (Nijinsky), un animal definido como feo y basto, pero yegua de cría muy influyente en Estados Unidos. Entre su producción, Narrate (Honest Pleasure), ganadora de G3 y buena reproductora también a la que encontramos por dos veces (5 x 5), y llegamos así al final de esta ruta, en el pedigree de otro robusto 3 años contemporáneo: el alazán Justify, que el mismo día en que Saxon Warrior ganaba en Newmarket se apuntaba sobre el muy feo barrizal de Churchill Downs la edición número 144 del Kentucky Derby G1.

-La influencia de Feola, la castaña oscura comprada en 1934 por el expolista Tomkinson, ha llegado pues por diferentes caminos a dos ganadores clásicos de 2018 a los que se considera candidatos a las triples coronas inglesa y estadounidense. En caso de que Justify consiguiera esta última, sería el segundo pupilo de su entrenador, Bob Baffert, en apuntarse este esquivo éxito. El otro fue el muy jaleado American Pharoah en 2015, primer triple coronado desde 1978. Aunque si Saxon W. lograra la inglesa sería el primer autor de tal éxito desde 1970, cuando la ganó el citado Nijinsky. Justify, que costó 500.000 dólares como yearling -y tiene también una conexión oriental, pues es copropiedad del China Racing Club-, debutó solo 76 días antes del Kentucky Derby y es hijo del prematuramente fallecido semental Scat Daddy (murió en 2015 con 11 años) y al que conocemos en Europa por los muy rápidos Caravaggio, Lady Aurelia y Mendehlsson. Baffert, entrenador de Justify, ganaba la gran clásica estadounidense por quinta vez. La primera fue en 1997 con el tordo Silver Charm.

- El primer Kentucky Derby se corrió en 1875 y lo ganó el alazán Aristides. Seis años más tarde se disputó en La Castellana la primera edición del Gran Premio de Madrid, que desde 1919 y hasta hoy se llama Gran Premio Nacional. Sobre la distancia de 2.500 metros y con una dotación de 10.000 pesetas más el 50% de las matrículas, lo ganó la potranca Sirena, de José P. de Aladro, empleando en el recorrido, según informó la prensa de la época, nada menos que 3 minutos y 5 segundos. No parece descabellado pensar que ese nombre de “José P. de Aladro” que figura en las guías de carreras sea un error y que el propietario de aquella yegua fuera el diplomático jerezano Juan Pedro de Aladro, un interesante personaje que intentó hacer valer sus derechos al trono de Albania en función de su ascendencia materna. Sobre la ascendencia de su yegua, las propias guías informan de que era hija de Dalnacardoch, un caballo inglés que ganó el prestigioso St. James Palace Stakes en el meeting de Royal Ascot. Si la información a la que ha accedido es buena, Dalnacardoch fue criado por el importante propietario y criador William Stirling Crawfurd, que aquel mismo año de 1881 ganó las 1.000 Guineas con Thebais.

-El Nacional de este año, que no ha parecido de mucho nivel,  lo ha ganado otra potranca, Cherina Dynamite, producto de Yeguada de Milagro, el establecimiento de Felipe Hinojosa. Este criador es responsable, solo o en asociación, de otros tres ganadores de la tradicional prueba: Queenrose, hembra asimismo que la ganó el pasado año; Alonso, que lo hizo en 2012, y Plantagenet, que triunfó en 2010. En el Nacional ha sucedido lo mismo que en al Valderas: lo ha ganado una maiden hija de Kodiac. El origen de Cherina D. presenta un cruce incestuoso y muy interesante: su padre, el citado Kodiac, del que hablaba hace poco, y su abuelo materno, Invincible Spirit, son ambos hijos de la ganadora clásica Rafha, que por tanto aparece 2 x 3 en el origen de la pupila de León, la cual presenta asimismo una triple presencia de la yegua Border Bounty. Un pedigree muy bien construido en el que, si bien la inmediata presencia de Kodiac e Invincible Spirit invitaba a pensar en que los 2.200 metros le vendrían largos a la potranca, la de Frippet, abuela materna, la habilita en ese sentido porque esta yegua es ¾ hermana de Snurge, ganador del St. Leger en 1990 con la monta de Richard Quinn; curiosamente, Snurge era maiden cuando ganó la clásica. Abuela materna de Snurge, y quinta madre de Cherina Dynamite, es Musical, una ganadora de G3 que es asimismo bisabuela materna de Partipral.

-Felipe Hinojosa se apuntó hace poco un importante éxito en la histórica pista redonda de Chester cuando el 4 años Forest Ranger, criado por él en Irlanda y entrenado por Richard Fahey, ganó con solvencia Huxley Stakes G2. Forest R., un castaño de gran físico, es hijo de Lawman, un ganador del Prix de Jockey Club G1 que a su vez es hijo del citado Invincible Spririt. La madre del caballo es Alava, una propia hermana de Abril (madre de Abrantes y Ategorrieta) de la que vimos aquí al muy prometedor pero al fin decepcionante Ombos.

-Volvamos al pedigree de Saxon Warrior y fijémonos ahora en su madre, la ganadora de G1 Maybe, uno de los muchos buenos productos que ha dado el cruce de Galileo con hijas de Danehill. En su caso la hija de Danehill es Sumora, una medio hermana de la ganadora del Oaks Dancing Rain por Indian Ridge y por la que en diciembre de 2011 se pagaron 2.400.000 guineas estando llena, justamente, de Galileo. El cruce básico Danehill-Indian Ridge que presenta Sumora es el mismo que tiene Luminic, que se postuló para el Beamonte ganando con facilidad el otro día. La yegua, criada por su propietaria, la Cuadra Nearco, es hija del muy buen corredor y no tan buen semental Duke of Marmalade y de Le Muguet, ganadora una vez en Dos Hermanas.

-Un rato después de que ganara Luminic lo hizo Tregua viniendo de atrás con categoría y avisando, igualmente, para nuestro Oaks. La de Aterpe, criada en Francia por Ildefonso León-Sotelo, es producto de un cruce casi idéntico al de la espléndida Treve: las dos son hijas de Motivator y sus respectivas madres son ambas hijas de Anabaa, tienen inbreeding sobre Riverman y presencias de Lyphard y Turn To.


Tregua (Foto: Rafael Lorente)

- Sin preocuparse en absoluto por la poca probabilidad que le daban los apostantes, la alazana Billesdon Brook galopó muy resuelta sobre la Rowley Mile para ganar bien las 1.000 Guineas. Primer triunfo clásico para el semental Champs Elysées, un propio hermano del famoso y recientemente retirado reproductor Dansili que destaca sobre todo como padre de fondistas y saltadores y que aquí nos ha dado dos ganadores modestos, Mr. Luxor y Elysian Star. Al margen de que su dividendo, 66/1, ha sido el más alto de la historia de la cerrera, el triunfo de Billesdon B. ha tenido la particularidad de constituir la primera victoria en una clásica inglesa de un jockey de raza negra, en este caso Sean Levey. Hijo de irlandés y swazilandesa, Levey fue aprendiz en la cuadra de Aidan O’Brien –en cuya casa, por cierto, trabaja la madre del jinete- y ahora monta para Richard Hannon, preparador de la ganadora de las Guineas.

-Los jinetes negros son ahora una excepción en los grandes países del turf. Pero como cuenta espléndidamente el historiador Edward Hotaling en su libro The great black jockeys, estos jinetes, muchos de ellos esclavos,  fueron los primeros héroes populares del deporte en Estados Unidos y lo grandes protagonistas del turf en ese país desde sus inicios en el siglo XVII hasta poco antes de la I Guerra Mundial, cuando el racismo y otros factores socioeconómicos los expulsaron de las filas de preparadores y jockeys (aunque los mantuvo en las cuadras como mozos, por supuesto). Jinetes negros famosos fueron Oliver Lewis, que condujo a Aristides a la victoria en el primer Kentucky Derby; el gran Isaac Murphy, primer jockey en ganar tres derbies de Kentucky en ser incluido en el Salón de la Fama del turf estadounidense, y Jimmy Winkfield, último jinete negro en ganar la gran carrera, lo que consiguió en 1901 y 1902. Winkfield vino después a montar a Europa, y lo hizo con éxito en Alemania, Polonia, Rusia y Francia, donde también ejerció como preparador. Jimmy Winkfield era amigo desde la juventud de Lucien Lyne, el jockey de Alfonso XIII (si empezamos con un polista que trabajaba para un rey, acabamos con un rey que jugaba al polo) y estuvo en España en 1922 para montar en el Gran Premio del Medio Millón. Los dos amigos lo hicieron bien: Lyne ganó con Ruban, propiedad del rey, y Winkfield estuvo tercero montando a Le Prodige, de Thibault-Cahn.