domingo, 11 de noviembre de 2018

HORAMA Y LOS CUENTOS CHINOS, CHURCHILL DOWNS E HIJAS DE NATHANIEL, RECUERDOS DE LOS CUMANI


-Budgy Moller era todavía prisionero de los japoneses cuando en la ventas de yearlings de Tattersalls de 1943 su amigo Nicky Morriss compró en su nombre y el de su hermano Eric una bonita potranca castaña hija del muy buen padre de velocistas Panorama. Budgy y Eric Moller pertenecían a una familia de origen sueco-británico que había hecho una gran fortuna en los negocios naviero y asegurador en Shanghai y Hong Kong durante los últimos años del siglo XX y primeros del XX. Era también una familia apasionada por las carreras y los dos hermanos, buenos jinetes ambos, se hartaron de ganar en los hipódromos de las dos capitales chinas montando los caballos de su padre. “En China por entonces todas las carreras eran para ‘ponies’ chinos, mongoles”, recordaba Eric Moller en un reportaje publicado en la revista Pacemaker en 1983. “Más tarde tenían los caballos que llamaban clase Z, que eran un cruce entre los ‘ponies’ chinos y sementales purasangre de pequeña alzada procedentes de Rusia Oriental”.  

-Durante la guerra, los Moller decidieron empezar a criar y correr en Inglaterra y Horama fue la primera portadora de sus colores marrones y amarillos, que habrían de convertirse en habituales de las grandes carreras británicas durante toda la segunda mitad del siglo XX  Horama costó 2.100 guineas, lo que no era poco dinero en plena II Guerra Mundial, y  divirtió a sus propietarios en la pista, donde ganó cuatro carreras, y sobre todo en la yeguada, donde se convirtió en la yegua fundacional de su White Lodge Stud y en el germen de una de las más importantes líneas femeninas del turf británico en los últimos setenta años.

-El mejor descendiente de Horama que criaron los Moller fue Teenoso, por Youth, con el que en 1983 Lester Piggott ganó su noveno y último Derby. Cuatro años después, Most Welcome -hijo de Be My Guest y de Topsy, esta medio hermana de Teenoso- quedaba segundo en Epsom por detrás de Reference Point. Most Welcome dio como semental a Suances, uno de los mejores caballos que ha corrido nunca en España y ganador de G1 y G3 en Francia. Otro ganador del Derby descendiente de Horama es Sir Percy, que ganó la clásica en 2006 y al que conocemos aquí por varios ganadores, entre ellos los buenos Madrileño, del que recientemente se ha anunciado que empieza a servir como semental en 2019, y Madrileña, cuyo primer producto, una hembra por Caradak, fue adquirida por 16.000 en la pasada subasta de la ACPSIE por la Cuadra Neguri.

-Horama ha vuelto este año a la actualidad en España porque de ella desciende por línea femenina Hipodamo de Mileto, que añadió un honor más a su buen historial ganando con facilidad el Memorial Duque de Toledo. El caballo, criado por su propietario, Enrique Beca, es hijo de la no corredora La Atalaya, criada en Inglaterra por la cuadra alemana Gestüt Virtual e hija del gran semental clásico Montjeu -que también es el abuelo materno entre nosotros de de Don Sancho, ganador este año del Premio Villapadierna-.

Hipodamo de Mileto gana el Memorial (Foto: P. Chapa)

-Hipodamo es el quinto corredor, quinto ganador y único alazán que ha puesto en pista La Atalaya: lo han precedido Dagoberto, Quinta Placida, Faramond y Sang Española. Entre los cinco han obtenido por ahora 28 victorias. Al margen de la interesante y cargada de historia conexión Horama, el ganador más importante en la línea femenina inmediata de Hipodamo de Mileto es el fondista inglés Give Notice, por Warning, que ganó el Prix de Cadran G1 el año 2002 montado por Johnny Murtagh. Otros puntos interesantes del origen del pupilo de Calderón son la siempre potente combinación de los ¾ hermanos Nurevey y Sadler’s Wells y una muy inusual duplicación 5 x5 sobre Bustino, ganador del St. Leger G1 de 1974 y de la Coronation Cup G1 de 1975, y coprotagonista con el ganador Grundy del mítico King George & Queen Elizabeth Stakes de este último año, considerada como una  de las mejores carreras de la historia del turf inglés.

-Sadler’s Wells fue segundo de Teenoso en el King George de 1984, pero en la yeguada el caballo de los Moller no dio nada y SW llegó a ser uno de los mejores reproductores de la historia de la raza PSI. La última reunión de la Breeders’ Cup dio fe también de su benéfica influencia. Así, ganó muy emotivamente la BC Turf G1 su bisnieta por línea paterna Enable, que desciende del gran caballo a través de Galileo y Nathaniel y además tiene sobre él un inbreeding 3 x 2. También tiene un par de líneas de Sadler’s Wells (2 x 4) el 2 años alazán Line of Duty, que vino de finales a ganar la Juvenile Turf G1 para Godolphin. El potro es hijo de Galileo, que aparece además como abuelo materno de la 4 años Sistercharlie, otra que remató bien, en su caso para ganar la Filly & Mare Turf G1. La yegua fue muy bien montada por John Velázquez, que llevaba la chaquetilla verde Peter Brant, en su día importante criador y propietario que ha vuelto a invertir en caballos de carreras después de años de ausencia del turf. La victoria de Sistercharlie permtió que en la entrega de trofeos la mujer de Brant, la muy famosa exmodelo Stephanie Seymour, y su hija Lily pusieran algo de glamour en las desangeladas instalaciones de Churchill Downs, un hipódromo cuyo ensilladero y paddock, a tenor de lo que se veía en televisión, parecen un centro comercial en obras. Brant ganaba una carrera de la Breeders’ justamente treinta años después de que, en el propio Churchill Downs, su gran caballo Gulch –un hijo de Mr. Prospector que habría de convertirse en muy buen semental- ganara la BC Sprint G1 montado por Ángel Cordero y entrenado por D. Wayne Lukas.

-La victoria de Enable fue singular porque, como tanto se ha repetido, por primera vez un purasangre ganaba en la misma temporada el Prix de l’Arc de Triomphe G1 y la Breeders’ Cup Turf. Al mismo tiempo le daba un doblete a su propietario y criador, Khalid Abdullah, que un rato antes había ganado la BC Mile G1 con Expert Eye, asimismo montado, y brillantemente, por Dettori. Fueron estas la quinta y sexta victoria de Abdullah en la Breeders’ con productos criados en su casa. Antes había ganado la Filly & Mare Turf con Banks Hill (2001), Intercontinental (2005) y Midday (2009)  y la Filly & Mare Sprint G1 con Ventura (2008). Además, el muy buen Arrogate, que excepcionalmente fue adquirido para la cuadra cuando era yearling, ganó la Breeders’ Cup Classic en 2016.

-Expert Eye es hijo del buen y veterano semental de sprinters Acclamation (del que aquí estamos viendo este año al útil Federico) y hace poco que se ha anunciado su retirada a las actividades reproductores, que ejercerá al precio de 20.000 libras en el Banstead Manor Stud, la yeguada inglesa de su propietario, donde tendrá como compañeros de patio a los ilustres Frankel, Kingman y Oasis Dream, entre otros. Oasis Dream es el padre de Presidency; el caballo de Cerqueira es otro producto de la cría Abdullah y su madre, Quest for Peak, es la abuela materna de Expert Eye.
-Banstead Manor es la sede europea de la operación de cría de Khalid Abdullah desde el año 1987, cuando la yeguada fue adquirida a la familia Morriss. Esta había comprado los terrenos sesenta años antes para crear una yeguada en la que hiciera la monta Manna, que había ganado el Derby en 1925 para Harry Morriss, empresario que al igual que sus amigos los Moller, había hecho su fortuna en Extremo Oriente. Y su hijo Nicky, como se narraba al principio, fue quien compró Horama para ellos.

-Otra línea femenina triunfadora en la Breeder’s Cup y presente en nuestro turf es la de Newspaperofrecord, la brillante hija de Lope de Vega que ganó en un paseo la Juvenile Fillies Turf G1. Su tercera madre, la yegua estadounidense Simply Times, lo es asimismo de la muy buena velocista local Antonella, y también de Latrobe, ganador este año del Irish Derby G1 y segundo hace unos días en Australia del Mackinnon Stakes G1. El país oceánico ha sido escenario en las últimas semanas de dos hitos en la historia de las carreras. Por un lado, la pequeña y excelente Winx completó la hasta ahora no lograda hazaña de ganar por cuarta vez la Cox Plate G1, principal prueba intergeneracional a pesos por edad del turf australiano; y, otro, el 3 años Cross Counter, propiedad de Godolphin, se convertía en el primer caballo entrenado en Inglaterra en ganar la histórica y muy popular Melbourne Cup G1.

-Winx es hija del semental Street Cry, un hijo de Machiavellian famoso por haber producido también a otra histórica corredora, la estadounidense Zenyatta, ganadora de diecinueve de sus veinte carreras, entre ellas la Breeders’ Cup Classic de 2009. Winx desciende de una línea femenina que llegó a Australia nada menos que en la década de los 1840s con la exportación a ese país de una yegua llamada The Giggler que había sido criada por Lord George Bentinck, un tipo de insoportable arrogancia cuyas reformas, sin embargo, contribuyeron a modernizar sustancialmente el turf en la primera mitad del siglo XIX. Unos años después de que The Giggler cruzara el planeta para llegar a Oceanía, concretamente en 1861, se disputó la primera edición de la Melbourne Cup, que fue ganada por un caballo que se llamaba Archer y que ganó también la carrera al año siguiente. El vencedor de este año, Cross Counter, es hijo de Teofilo -hijo a su vez de Galileo- y de la yegua Waitress, por Kingmambo, una ganadora de dos carreras para el jeque Mohammed Al Maktoum que es a su vez la madre de Bali Beach, una prometedora 2 años que entrena Enrique León.

-Su compañera de generación Leitza, otro buen producto de Caradak, ganó con solvencia el Ramón Mendoza, encontrando así premio a su consistencia. La yegua tiene un origen singular –lamentablemente, por lo que esa singularidad tiene de sintomático- en el sentido de que sus cuatro primeras madres son criadas en España. La línea femenina –a la que también pertenece Gueraty, ganador del Gran Criterium-  llegó a nuestro país en los años 70 con la importación de la francesa White Bunnie, ganadora hija de Exbury, por parte de la Yeguada Balmoral. Leitza está criada por la Cuadra Samalassa y el origen de su madre, Barañain, refuerza con dos líneas de Sir Gaylord la otras dos de este caballo que tiene Caradak. Lo mismo pasa en el pedigree de Abrantes, otro buen hijo del semental de Milagro.

Leitza (Foto: P. Chapa)

-El propio fin de semana de la Breeders’ Cup, el semental Nathaniel completó un notable doblete transatlántico en carreras de G1 cuando su hija de 4 años God Given ganaba en el hipódromo romano de Cappanelle el Premio Lydia Tesio, la carrera que recuerda a la esposa del gran criador italiano Federico Tesio, el fundador de Dormello. La victoria de God Given tuvo mucho componente emotivo, pues la yegua está entrenada por Luca Cumani, que anunció hace unas semanas su retirada después de un muy brillante desempeño como entrenador que se ha prolongado durante más de cuarenta años y al que God Given daba, en su Italia natal, su último triunfo en la élite.

-Apuntemos que Cumani tiene varias vinculaciones con el turf español. La primera es que en 1977, cuando iniciaba su carrera como preparador, se hizo cargo de Rheffissimo, el campeón de Villapadierna, durante los meses en que el hijo de Rheffic compitió en suelo británico, donde no logró ganar pero dejó atisbos de su gran clase. La segunda es que Guillermo Arizkorreta fue assistant trainer en la cuadra del italiano en Newmarket durante su periodo de formación como entrenador, Y la tercera es que su tío Rodolfo Cumani mantuvo cuadra de carreras en nuestro país durante los años 50 y 60 con el nombre de Yeguada Certosina. Una de las victorias notables que lograron aquí sus colores morados y blancos fue la que consiguió Sensitiva en el hándicap Infanta Isabel de 1969, montada por el aprendiz J. González y portando 42 kilos. La yegua, criada por Villapadierna, era hija del semental francés Vandale y de Flaminia, esta por Touragua y Dona Fly y por tanto propia hermana de Donagua, otro de los destacados defensores de la chaquetilla amarilla y verde del conde. Aunque la aportación más relevante que hizo Rodolfo Cumani a nuestro turf fue criar en su yeguada transalpina a Rosette (TeneraniRazzia, por Scratch) que con los años habría de convertirse en la madre de la espléndida Manola. Estas hembras y Rheffissimo descienden por línea femenina de Raita, la yegua base más importante de la historia de la cría española.

-El Infanta Isabel de este año lo ha ganado con mucho estilo y portando 61 kilos Magal, la castaña oscura de Habit. La yegua es hija de Cockney Rebel, ganador de las 2.000 inglesas e irlandesas y discreto semental que en 2019 servirá en Inglaterra al precio de 2.500 libras. Cockney Rebel es hijo y nieto de Val Royal y Royal Academy, ganadores respectivos de la Breeders’ Cup Mile en 2001 y en 1990, el segundo con una monta estelar de Lester Piggott. Magal fue adquirida por 14.000 euros en las ventas de yearlings de Arqana y procede de una selecta línea alemana que nos da ocasión de hablar por segunda vez de Federico Tesio, pues la familia tiene su origen en una yegua criada por el mago de Dormello: Nella da Gubbio, nacida en 1924, hija del Derby-winner Grand Parade y exportada al alemán Gestüt Erlenhof, donde fundó una familia clásica de primerísimo nivel. A esa misma línea de madres pertenecía Ciclón, que en 1990, como Hipodamo de Mileto este año, ganó el Memorial montado por jinete francés.    

Magal (Foto: Rafael Lorente).
   

sábado, 20 de octubre de 2018

DOBLES GANADORAS DEL ARCO, GALILEO, DANEHILL Y OTROS GRANDES, DOS AÑOS DE POR AQUÍ

-La primera yegua que ganó dos veces el Prix de L’Arc de Triomphe G1 fue  Corrida, que lo hizo en 1936 y 1937. Alazana, careta y criada por Marcel Boussac, cuyo colores -casaca naranja y gorra gris- defendió en la pista, Corrida disputó por primera vez la gran prueba parisina en 1935, cuando fue tercera en carrera ganada por otra yegua, Samos; a 4 años ganó con brillantez por delante de otra hembra, Cousine, y a 5, siendo una gran rematadora, se encontró con un paso lento, paradójicamente marcado por su compañero de cuadra Dadji, y una barrera de rivales en la recta de final que la obligó, cuando al fin su jinete Charlie Elliott la sacó por fuera del todo, a destilar toda su clase en un remate que la llevó a la victoria por corta cabeza por delante de, nuevamente, una yegua, Tonnelle.

-La espléndida Corrida, hija de Coronach, laureado del Derby, y ganadora asimismo en Inglaterra, Alemania y Bélgica, tuvo una vida corta que acabó quizá trágicamente. Su primer producto, por otro Derby-winner, Mahmoud, no llegó al entrenamiento; el segundo, Coaraze, por Tourbillon , le dio a Boussac una de sus trece triunfos en Prix de Jockey Club, derby francés, y después fue un gran semental en Brasil. No hubo más productos de Corrida, y dejemos que Arthur Fitzgerald y Michael Seth-Smith nos cuenten el resto de la historia en el primer tomo de su libro  sobre el Arco: “Durante la retirada de las tropas nazis de Normandía en julio de 1944, [Corrida] fue requisada de la yeguada de M. Boussac, que está situada cerca de Falaise, donde en el mes de julio se luchó muy duramente en la llamada batalla de La Poche de Falaise. Es posible que Corrida muriera entonces, pero como no se la volvió a ver, su desaparición y muerte serán siempre un misterio. Ciertamente, muchos de los caballos arrastrados hacia el Este durante la retirada alemana alcanzaron las orillas del Somme, donde fueron sacrificados para alimentar a los soldados alemanes o abandonados. Muchos de estos últimos vagaron por las orillas del Somme y los bosques cercanos y acabaron muriendo de hambre. Cualquiera que fuese el destino de Corrida, y solo cabe esperar que resultara rápido y compasivo, su muerte fue un muy duro golpe para la yeguada de M. Boussac, porque fue sin duda la mejor yegua que nunca tuvo”.

-El posterior rol de ganadores del Arco incluye, sobre todo a partir de los años 70 del siglo pasado, los nombres de grandes yeguas, pero ha habido que esperar hasta tiempos muy recientes para ver reproducido el doble éxito de Corrida. Lo han logrado la gran Treve en 2013 y 2014 y la no menos espléndida Enable, que lo completó hace unas semanas después de haber ganado también la gran carrera francesa el pasado año; afortunadamente no es concebible que ninguna de las dos vaya a terminar sus días como lo hizo Corrida. Treve y Enable descienden ambas por línea masculina del muy influyente Sadler’s Wells: la primera, a través de Montjeu y y Motivator; Enable, mediantes Galileo y Nathaniel. El pedigree de Enable muestra, de hecho -y ahí puede estar una de las claves de su calidad-, una duplicación 3 x 2 sobre Sadler’s W. a través de hijo e hija. Enable está criada y es propiedad de Khalid Abdullah, figura que integra desde hace tiempo del Olimpo de los criadores que han definido la excelencia del PSI en los casi tres siglos de historia de la raza. Uno de sus colegas en la cumbre es Marcel Boussac.

-Se ha publicado que Enable va a volar ahora a Estados Unidos para participar en la Breeders’ Cup Turf; será un viaje a la tierra de sus antepasados porque, aunque en sus generaciones más recientes la línea femenina ha sido cultivada en Europa, el germen de su calidad está al otro lado del Atlántico en los años centrales del XIX. Una muestra de esa calidad que resulta curioso recordar nos la da Maggie BB, que en 1878 engendró a  Iroquois, el primer caballo estadounidense que ganó el Derby. Lo hizo portando los colores cereza y negro del empresario tabaquero Pierre Lorillard, cuyo apellido les resultará familiar a los aficionados veteranos que en su día fumaran Kent.

-Nathaniel es compañero de patio de nuestro conocido Equiano en el inglés Newsells Park Stud, donde en 2018 ha cubierto al precio de 20.000 libras.  Aparte de Enable, este año han destacado entre su producción otras dos yeguas, God Given y Pilaster, ambas ganadoras de grupo en el Reino Unido. En España hemos visto a algunos hijos suyos, entre ellos los ganadores Sweet Sue y Guille.

-El resultado del Prix de l’Arc de Triomphe 2018 unió en el podio de ganadores de Longchamp a Khalid Abdullah, al jinete Frankie Dettori y al entrenador John Gosden. Otro doblete en una carrera de G1, el conseguido de manera espectacular por Cracksman en el Champion Stakes, reunió a los mismos protagonistas en el recinto de ganadores de Ascot. Aunque en este caso Abdullah no es el propietario y criador del brillante ganador, condición que corresponde a Anthony Oppenheimer, sino de su progenitor, el mítico Frankel,  que puso punto final a su sensacional trayectoria en la pista en la edición de 2012 de esta misma carrera.

-Frankel lo está haciendo muy bien como semental y Cracksman, su producto más destacado hasta el momento, es su cuarto ganador de G1 de la temporada: los otros son Call The Wind, que se apuntó el Prix de Cadran en el fin de semana del Arco; y el japonés Mozu Ascot y el inglés Without Parole, ganadores en primavera de sendas pruebas destacadas sobre la milla, el Yasuda Kinen y el St. James Palace Stakes. Frankel hace la monta en el Banstead Manor Stud, la yeguada inglesa de Abdullah, y en 2018 su cubrición ha costado 175.000 libras. Cracksman pertenece a la misma línea femenina de Golden Horn, el caballo con el que Oppenheimer, Gosden y Dettori ganaron el Derby y el Prix de l’Arc de Triomphe de 2015. A esta familia, la de la yegua Lora, cultivada desde hace décadas por los Oppenheimer, pertenece también Irish Field, un hijo de Dubawi al que Mauri Delcher entrenó para ganar el Prix Robert Papin G2 en 2010.

-Frankel y Nathaniel, que debutaron en la misma carrera haciendo gemela por este orden, son ambos hijos de Galileo. El gran patriarca de Coolmore ha cumplido 20 años en 2018, pero sigue dando muestras de su enorme capacidad genética. Un rato antes de que Cracksman ganara en Ascot, su hija de 3 años Magical se apuntaba en la misma pista el Champions Fillies & Mares Stakes G1. Con esta victoria, la potranca entrenada por Aidan O’Brien y propiedad del consorcio Magnier, Smith & Tabor, se convertía en el 74º ganador de G1 engendrado por su padre. Con ello, Galileo supera en este apartado a su muy ilustre progenitor, el citado Sadler’s Wells.

-Una semana antes del meeting de Ascot, Galileo dejaba su impronta en la generación joven con los triunfos en Newmarket de sus 2 años Mohawk (Royal Lodge Stakes G2) y Norway (Zetland Stakes, listed), dos potros con aspiraciones clásicas. Norway tiene en su misma familia a quien emular en ese sentido, pues es propio hermano de Ruler of The World, que ganó el Derby en 2013. Se da la circunstancia de que un día antes de que Norway ganara el Zetland, y asimismo en la Rowley Mile de Newmarket, la potranca de 2 años Iridessa ganaba luchando bien la Fillies Mile G1. Esta castaña de físico ligero es hija justamente de Ruler of The World, que este año hace sus primeras armas como semental. Iridessa está entrenada por Joseph O’Brien, hijo de Aidan, y defiende los colores rojos y amarillos de la propietaria española Cristina Regalado, que no es ajena a los triunfos de G1, pues ya los había disfrutado con sus yeguas Qualify, que se apuntó el Oaks en 2015, y Zhukova; ambas, curiosamente, hijas del semental australiano Fastnet Rock.

-El reproductor que ha engendrado el mayor número de ganadores individuales de G1 es el muy influyente Danehill –de nuevo, un producto de la cría Abdullah- que padreó un total de 84, marca a la que coadyuvó el hecho de que cubrió con muchísimo éxito en ambos hemisferios. Quizá Galileo llegue a batirla, pero eso no quitará lustre a la alta importancia que Danehill tiene en la cría mundial, tanto a través de su vigorosa línea masculina como de sus hijas, excelentes yeguas madres (que combinan muy bien, por cierto, con Galileo, y Frankel es la mejor prueba de ello).

-Danehill es el padre de del citado Fastnet Rock y también de Clodovil, un tordo que ganó la Poule d’Essai des Poulains G1 en 2003 y que ha sido un útil semental en Irlanda. Su pequeño hijo Cefiro alcanzó el otro día, a sus 6 años, el punto culminante de su carrera –al menos por ahora- al anotarse con brillantez el Hispanidad. El caballo de La Toledana le dio su segundo triunfo en la carrera a Juan Luis Maroto, que ya la había ganado en 1996 con Sheridan, un hijo de Egibi propiedad de la Yeguada Cortiñal al que montó Matías Borrego, y el cuarto a José Luis Martínez, que había llevado a la victoria en 2012 y 2013 a Cielo Canarias y en 2015 a Diego Valor. Cielo Canarias es hijo de Exceed and Excel, uno de los mejores corredores que Danehill engendró en Australia. Cefiro, criado en Irlanda, es hijo de la yegua Duckmore Bay y por tanto medio hermano de Fortun, que ganó el Premio Villapadierna para La Toledana y Maroto en 2012, y su pedigree registra una inusual repetición sobre Bellypha, por Lyphard, un buen millero pero discreto semental que corrió para la cuadra Wertheimer en los 70.

Cefiro (Foto: Rafael Lorente).
-Si la influencia de Danehill en la cría es grande, qué decir de la de su padre, Danzig, que ha dado origen a otras estirpes masculinas de gran éxito, como las de Green Desert y, más recientemente, la de War Front. Danzig, hijo de Northern Dancer nacido en 1977, se lesionó después de ganar muy bien sus tres primeras carreras a 2 años y fue retirado como semental a la histórica Claiborne Farm, donde vivió hasta los 29 años y se convirtió en un reproductor de primerísima fila que dio 188 ganadores de grupo; entre ellos, Petit Loup, de Maktoum al Maktoum, que también ganó la Copa de Oro de San Sebastián, en concreto la edición de 1992.

-War Front es producto de una de sus últimas potradas y después de mostrarse como un buen velocista fue retirado como semental asimismo a Claborne, donde actualmente cubre al muy considerable precio de 250.000 dólares. Hijo suyo es War Command, que ganó el importante Dewhurst G1 a 2 años y cuyos primeros corredores están debutando esta temporada; entre ellos se encuentra African Memories, que remató con buen aire y cierta inmadurez para ganar el Premio Carlos Sobrino. La pupila de León tiene un origen muy selecto pues su madre es hija del gran semental y abuelo materno Kingmambo y su abuela materna, Volga, por Caerleon, es ganadora de G1. La línea femenina, desarrollada por la familia Wildenstein y procedente de Virunga, es la misma que la de Quorto (Dubawi), uno de los mejores 2 años europeos de 2018.   

African Memories gana el Carlos Sobrino (Foto: P. Chapa).
-Los 2 años españoles no han dado un buen espectáculo esta temporada, aunque en las últimas semanas el panorama se ha animado un tanto. Aparte de la buena impresión causada por African Memories, hay que apuntar en este sentido las victorias de Vert Parsley y del nacional Gormaz. El primero, un bonito tordo de Bloke criado en Francia, es hijo de Anodin, ganador de G3, nieto de Danzig por línea masculina y semental en el Haras de Quesnay, la yeguada de la familia Head. Sus primeros productos han corrido este año y lo han convertido en una revelación, pues de entre ellos han salido quince ganadores, el más destacado Anodor, ganador del Prix des Chênes G3. Vert Parsley tiene un cruce precioso: en sus cinco primeras generaciones se duplican los nombres de Lyphard, Blushing Groom, Riverman y Gay Mecene.

-Gormaz corre para los colores de su criadora, la Cuadra L’Etoile. Es hijo de Evasive, por Elusive Quality, un ganador de G3 a 2 años y colocado de G1 a 3 que no ha destacado especialmente como semental y hace la monta en el francés Haras de Grandcamp al precio de 4.000 euros. Gormaz es el segundo producto de la muy buena corredora local Baronía, criada aquí por la Yeguada Milagro y ganadora de diez carreras, entre ellas el Kutxa y el Román Martín. Su primer producto es la modesta ganadora Laundécima. El origen del potro tiene en sus primeras generaciones inbreedings sobre los ubicuos Mr. Prospector y Northern Dancer y otra muy interesante, 5 x 4 a través de hembra y macho, sobre la excelente yegua madre estadounidense Crimson Saint. La línea femenina de Gormaz, que a lo largo de los últimos cien años ha pasado por Francia, Reino Unido, Alemania y ahora España, se remonta a la francesa Zariba, criada por Maurice de Rothschild, buena corredora y madre de Corrida.

sábado, 22 de septiembre de 2018

RECOLETOS Y FLEETING, EL AGA, BOUSSAC Y GONZÁLEZ, EQUIANO Y LOS ANTIGUOS

-Ocurrencia insólita: en el plazo de cuatro días a principios de septiembre, sendos criadores españoles de PSI, Darío Hinojosa y Fernando Bermúdez, ganaron carreras de grupo en los principales países del turf europeo con sus productos Recoletos y Fleeting, respectivamente. Ambos ejemplares vinieron de finales con mucho estilo: el primero, entero de 4 años, castaño y propiedad de su criador, para ganar en Longchamp el Prix du Moulin, su segundo G1 del año; la segunda, potranca de 2 años, defensora de los colores azul marino de Magnier & Co., también castaña, para imponerse en el May Hill Stakes G2, corrido en Doncaster.

-Fleeting es por Zoffany, un hijo de Dansili que hace la monta en la sede irlandesa de Coolmore al precio de 25.000 euros y está teniendo una temporada interesante; producto suyo es Main Edition, otra de las buenas 2 años británicas del ejercicio La madre de Fleeting es Azafata, criada en España por Dehesa de Milagro y ganadora del Villamejor de 2012 con los colores rojos y blancos de Bermúdez, que vistió en aquella ocasión Jorge Horcajada. Jesús López era el preparador. Azafata es por el Derby winner Motivator, padre de la legendaria Treve, doble ganadora del Prix de l’Arc de Triomphe G1, y aquí de algunos buenos, entre ellos Zascandil, primero en el último Gran Premio de Madrid.

-Azafata tiene una yearling por War Command y ha parido este año otra hembra, esta por Olympic Glory. La línea femenina ha sido desarrollada en los últimos escalones por los Wertheimer y en ella destaca Animatrice (Alleged), ganadora de G2 y G3, tercera del Oaks G1 y medio hermana del buen corredor y útil semental Poliglote, padre entre nosotros de Dink. Otro ganador reciente de esta línea femenina es el fondista Called to the Bar (Henrythenavigator), que se apuntó el Prix Gladiateur G3. El pedigree de Fleeting, a la que entrena el gran Aidan O’Brien, combina Motivator con Danzig y Hail To Reason, como el de la citada Treve.

-Poliglote es el padre de Solemia, yegua que al ganar el Arco de 2012 -justo antes del doblete de Treve- le proporcionó el por ahora mayor éxito de su carrera a su preparador, Carlos Laffon. El sevillano es asimismo el entrenador de Recoletos -al que Olivier Peslier, por cierto, hizo en el Moulin una monta tan buena como la que despachó sobre Solemia en la carrera citada-. El caballo es hijo de Highpar (Highest Honor), una no corredora criada asimismo por Hinojosa con la que el ganadero español está demostrando su gran maestría para los cruces. Apareada con sementales más bien discretos como Whipper y American Post, la yegua ha dado al propio Recoletos y a Castellar, esta ganadora en la temporada del Prix de la Nonette G2 y del Prix Cleopatre G3.

-El pedigree del ganador del Moulin tiene un inbreeding 3 x 3 sobre el patriarca Sadler’s Wells y su propio hermano Fairy King, y una línea adicional del Nureyev, ¾ hermano de ambos. Asimismo, tiene dobles presencias de los grandes Mill Reef y Forli a través de hijo e hija en cada caso, y de Never Bend a través de hijos. Highpar es hija de Pharatta, ganadora de grupo para Darío Hinojosa en Francia y en Estados Unidos y yegua descendiente de una familia que está en la yeguada del Aga Khan desde el año 1949, cuando en las December Sales de Tattersalls el príncipe Aly Khan compró por solo 770 guineas a Pale Ale, una yegua de 13 años que hasta entonces no había dado nada. La tercera madre de Highpar es Shademah, progenitora de Sharastani, ganador del Derby G1 y del Irish Derby G1 en 1986.

-Nacida, como Sharastani, en 1983 en la yeguada del Aga Khan, Darara (Top Ville) ganó el Prix Vermeille G1 para su criador y fue una excepcional yegua de vientre: madre de 10 ganadores, cuatro de ellos de grupo, y dos entre estos de G1. En 1994, Sir Andrew Lloyd-Webber -el creador de musicales mundialmente famosos como Jesucristo Superstar y Evita- pagó por ella 470.000 guineas en las ventas de Goffs y once años más tarde, de un cruce con Singspiel, Darara parió a Dar Re Mi, una muy buena corredora que ganó el Yorkshire Oaks G1, el Pretty Polly Stakes G1 y la Dubai Sheema Classic G1 y cuyos dos últimos productos, ambos por el excelente Dubawi, han brillado recientemente. Se trata de la 3 años Lah Ti Dar, que en agosto se apuntó en un paseo el Galtress Stakes (Listed) de York y hace unos días fue buena segunda de Kew Gardens en el St. Leger, y del 2 años Too Darn Hot (título de un clásico de Cole Porter que interpretó magistralmente Ella Fitzgerald), que está imbatido después de tres salidas a la pista; la última, el Champagne Stakes G2, donde destiló categoría. Darara dio en 1988 al distinguido  Dariyoun –hijo precisamente de Sharastani- que ganó siete carreras en Francia y España, entre ellas el Corpa y el Gran Premio de Madrid de 1992, en los que defendió los colores azules con círculo blanco de Alborada. En ambas ocasiones lo montó Richard Hills.

-De una línea desarrollada por el Aga Khan, en este caso en los últimos escalones, desciende también la muy buena y luchadora Laurens, que se impuso en el irlandés Matron Stakes G1 batiendo a la campeona Alpha Centauri, a la que después de la carrera se descubrió una lesión que ha precipitado su retirada. La familia de Laurens se incorporó a la yeguada de Karim Aga Khan cuando a mediados de los 70 este adquirió todo el ganado del gran criador francés Marcel Boussac. La estirpe materna de la que procede la ganadora del Matron se remonta a Zariba (1919, Sardanapale), criada por el Barón Maurice de Rothschild y una de las yeguas básicas de la operación de cría del empresario textil, que la compró cuando era yearling. La linea de Zariba también ha tenido su efecto en España; notoriamente, a través de Goyaz, un prometedor macho que se lesionó de manera prematura a los 3 años y que en 1949 llegó a Lore Toki para servir como semental. El caballo, que de hecho tenía un cerrado inbreeding 2 x 4 sobre Zariba, encabezó seis veces nuestra estadística de sementales.

-Goyaz, que era ¾ hermano de Galcador, ganador del Derby en 1950, descendía de Zariba a través de su nieta Souryva. De ella procedía también la bonita castaña Tomyris, nacida en 1976, hija de Abdos y producto de una de las últimas potradas criadas por el ya anciano Marcel Boussac (murió en 1980, a punto de cumplir 91 años). Importada a España por José González, ganó para sus colores celestes y rosas, y montada por Cristóbal Medina, el Ricardo Ruiz Benítez de Lugo de 1980. Cruzada con Vacarme, un hijo de Lyphard, Tomyris dio a la estupenda Salaam, que entre otras carreras ganó la misma prueba para Alborada once años después, con Richard Quinn en la silla.

-Laurens es hija de Siyouni, padrillo criado por el Aga Khan y que hace la monta en su yeguada francesa, el Haras de Bonneval, al considerable precio de 75.000 euros. La madre de este bonito castaño encendido es medio hermana de Slipstream King, tordo que ganó aquí varias para Cortiñal y después como semental dio a los colores rojos con la cruz de Santiago amarilla algunos ganadores, entre ellos los útiles Camuray y Enmascarado. Siyouni es hijo de Pivotal, el gran jefe del inglés Cheveley Park Stud y uno de los mejores sementales europeos de las dos últimas décadas, en las que ha producido 160 ganadores de stakes, entre los que hay 28 ganadores de G1. Uno de ellos es Falco, que, entrenado por Carlos Laffon, ganó la Poule d’Essai des Poulains G1 de 2008. No ha sido un buen semental, pero aquí nos ha dado a Hipodamo de Mileto, que le dio a su criador y propietario Enrique Beca la victoria en el Gran Premio de San Sebastián y mantuvo su admirable consistencia en las grandes carreras de nuestro calendario.

Hipodamo de Mileto gana el Gran Premio de San Sebastián (Foto: P. Chapa)

-  Likka, hija asimismo del gran Sardanapale (ganador de trece carreras, entre ellas el Prix de Jockey Club G1 y el Grand Prix de Paris) y criada por MH Rigaud, fue otra de las yeguas con las que Marcel Boussac inició su a la postre impresionante actividad como criador. De ella provienen por línea femenina otro destacado ganador reciente, The Tin Man,  primero de  la Sprint Cup G1 de Haydock, y, curiosamente, otra yegua importada a España por Pepe González: Just a Moment, una hija de Ballymoss –ganador del Arco- cuyo mejor producto fue La Santina, una muy útil alazana hija de Chacal que consiguió cinco victorias y doce colocaciones, entre estas un segundo de Valinska en el Premio Beamonte de 1981, montada por Tolo Gelabert, aún aprendiz.

-The Tin Man es hijo de Equiano, al que Mauri Delcher entrenó para ganar a 2 años en nuestro país y después apuntarse dos veces el King’s Stand Stakes G1 en Royal Ascot. Equiano, que defendió aquí los colores de Madroños y hace la monta en el británico Newsells Park Stud al precio de 8.000 libras, es pues un caballo que ha corrido en España y ha dado un ganador de G1 en uno de los grandes países del turf. Otra ocurrencia insólita: de hecho, tiene pocos compañeros en esa vitrina, y están en ella desde hace mucho tiempo. El primero al que hay que citar es Teddy, ganador de en 1916 del primer Gran Premio de San Sebastián y después padre, entre otros, de Sir Gallahad y Asterus, ganadores de la Poule d’Essai des Poulains; Ortello, del Prix de l’Arc de Triomphe; Anna Bolena, de la Poule d’Essai des Pouliches; y Rose of England, del Oaks. Después está Antivari, uno de los mejores corredores de la cuadra de Alfonso XIII, para el que ganó en Madrid y San Sebastián y también en Francia, donde en 1917 venció en el Prix de L’Horloge, equivalente en aquellos años de calendario diezmado por la guerra al importante Prix de Cadran G1. Antivari hizo la monta en España y Francia y de sus años galos fue producto Reine Lumière, sorprendente ganadora del Grand Prix de Paris de 1925. Por último, el muy buen Kircubbin, del Marqués de San Miguel, estuvo por aquí en 1922 para correr el famoso Gran Premio del Medio Millón, en el que solo pudo ser sexto pero portando nada menos que 65 kilos. Como semental produjo a Chateau Bouscaut, ganador del Prix de Jockey Club, derby francés, y a Mesa, de las 1.000 Guineas.  

-Una de las carreras que ganó Kircubbin antes de ser adquirido por Justo San Miguel fue el St. Leger irlandés, cuya edición de este año se corrió hace poco en The Curragh y tuvo como ganador a Flag of Honour, entrenado por Aidan O’Brien para Sue Magnier, Derrick Smith y Michael Tabor, propietarios de Fleeting y también del citado Kew Gardens, que el mismo día ganaba en Doncaster el St. Leger inglés, dándole un singular soblete a propietarios y entrenador, pues el potro es asimismo pupilo de O’Brien. Partícipe del éxito es asimismo el gran Galileo, pacre de ambos potros y que con ellos totaliza 73 agandores de G1 entre su progenie, con lo que iguala la marca de su padre, Sadler’s Wells.

-Otro de los grandes sementales contemporáneos, Dubawi, está asimismo demostrando su prepotencia estos días. Al éxito de Too Darn Hot hay que sumar los de Quorto y Kitesurf, ambos de Godolphin. El primero, otro 2 años imbatido que el mismo día del Irish St. Leger ganó en The Curragh el National Stakes G1 postulándose con fuerza para las clásicas de 2019. Kitesurf remató con mucha clase en Longchamp para ganar el Prix Vermeille G1 y apuntar al Arco; en la línea femenina de esta yegua encontramos a Hailea, de la que también descendía la refinada Casuarina Point, yegua importada por Rosales que aquí produjo al excelente Casualidad, ganador del Gran Premio de Madrid en 1986 y 1987 montando en ambas ocasiones por su preparador, Claudio Carudel.

-Apenas nada interesante ha ofrecido la competición local en las últimas semanas. Se salva la carrera de 2 años que abrió la temporada de otoño, en la que ganó con estilo la debutante Cundinamarca, propiedad de Cocheteux y entrenada por Osorio, que la compró el año pasado en Arqana por 40.000 euros. La castaña es hija de Camelot, uno de los sementales revelación de la temporada y aspirante a competir con los grandes que citábamos más arriba. La madre de la potranca, una no corredora que proviene de una importante línea femenina inglesa que tiene su origen en Pelting, es hija del americano Dynaformer, fuente de calidad y también de fuerte carácter. Tan buena impresión como la ganadora causó su escolta en la meta, Andia, hija de Cape Cross, otro gran reproductor aunque en este caso ya fallecido, e inserta en la misma línea femenina que Fleeting.  

Cundinamarca, por fuera, gana en su debut (Foto: Rafael Lorente)


martes, 28 de agosto de 2018

CAPE CROSS Y SUS BUENOS HIJOS, DEAUVILLE, YORK Y MORNY, MARK JOHNSTON Y DREAM AHEAD

-No encontró la Copa de Oro nada mejor ni más significativo que el invasor francés Cnicht para celebrar su edición número cincuenta. Poco que objetar, en cualquier caso, a la actuación de este útil tordo, que sin molestarse en exceso ganó con facilidad. Criado por su propietario, Nicholas Hughes, el 4 años es hijo de Silver Frost, ganador de la Poule d’Essai des Poulains G1 en 2009 y semental de resultados discretos cuyo mejor hijo es Silverwave, al que Pascal Bary entrenó para ganar el Grand Prix de Saint Cloud G1 de 2016 y vencer y colocarse en otras carreras de grupo. Silver Frost, que hace la monta en el Haras de la Hetraie al precio de 3.000 euros, desciende por línea masculina de Kalamoun, buen millero –ganó la Poule d’Essai y el Prix Jacques Le Marois G1 en 1973- y muy influyente semental del Aga Khan. Esta línea de padres ya había dado otro ganador de la Copa de Oro: Pro Ken, por Kendor, entrenado en Francia asimismo y ganador de la carrera donostiarra en 2006.

-Gibraltar Bay, la madre de Cnicht,  ganó tres carreras en el Reino Unido durante su vida deportiva y es madre ya de cuatro ganadores, entre ellos, como se recordó con la participación de Cnicht en san Sebastián, Rooke, un hijo del velocista Pastoral Pursuits que se colocó dos veces en la Copa de Oro. Gibraltar Way es hija de Cape Cross, un animal cuya influencia en el PSI contemporáneo no hace sino crecer y al que este año encontramos como abuelo materno, asimismo, de dos ganadores clásicos: Masar, el lesionado ganador del Derby G1, y Laurens, vencedora en el Prix de Diane G1. Cape Cross, buen millero también e hijo del jefe de raza Green Desert, engendró tres ejemplares de excepción: Ouija Board, Sea The Stars y Golden Horn. Este último, ganador del Derby en 2015, presenta este año presenta en las ventas de yearlings sus primeros productos. Ouija Board, excepcional corredora que ganó siete carreras de G1 para la histórica chaquetilla negra de Lord Derby, es madre entre otros productos de Australia (Galileo), ganador del Derby en 2014, semental novato esta temporada y padre ya de un ganador de grupo: la potranca Beyond Reason, de Godolphin, que hace unos días se apuntó con buen aire el Prix de Calvados G2, disputado en Deauville. La potranca tiene en su origen un inbreeding 4 x3 sobre el citado Green Desert a través de hijo e hija. Y Sea the Stars, el espectacular campeón de la familia Tsui -y semental en el Gilltown Stud, la yeguada irlandesa del Aga Khan-, está siendo, simplemente, uno de los grandes protagonistas de la temporada.

Cnicht (Foto: Rafael Lorente)

-La progenie de este precioso ejemplar castaño, al que el año 2009 John Oxx entrenó para ganar de forma consecutiva seis carreras de G1, entre ellas el Derby y el Prix de l’Arc de Triomphe, está protagonizando en mes de agosto sobresaliente. El 14 del mismo mes de 1864 se inauguró el hipódromo de Deauville, fruto de la iniciativa del Duque de Morny y aún hoy uno de los grandes escenarios veraniegos del turf mundial. Allí, hace un par de semanas, el inglés Knight to Behold, hijo de Sea The Stars y Angel of the Gwaun, por Sadler’s Wells, ganaba con facilidad el Prix Guillaume D’Ornano G2 postulándose para el liderato de la generación clásica europea, pues batió con facilidad a Patascoy y Study of Man, que en orden inverso habían formado la gemela del Prix de Jockey Club G1, derby francés (Knight to Behold pertenece a la misma línea femenina de Wagon Master, que ha ejercido aquí como semental y cuya hija Canella, criada por Reza Pazooki, ha ganado dos carreras este verano).

-Hace poco, la periodista británica Emma Berry afirmaba que Sea The Stars es el padre de los dos caballos más excitantes que galopan este año en las islas. Se refería a los alazanes Sea of Class y Stradivarius, recientes y muy brillantes ganadores en York, otro santuario del turf estival y capital del condado de Yorkshire, cuna de la raza purasangre de carrera. La potra, que defiende como su padre los colores amarillos y morados de los Tsui, remató con mucha brillantez para ganar el Yorkshire Oaks G1 y cotizarse como favorita para el Arco. Al día siguiente, Stradivarius apelaba a sus reservas de clase y coraje para ganar bien la Lonsdale Cup G2 y embolsarse así, el primer año en que estaba en vigor, el premio de 1 millón de libras que la aseguradora Weatherbys Hamilton había ofrecido al caballo capaz de ganar cuatro de las cuatro grandes Cups, las más importantes pruebas de fondo del calendario británico: Yorkshire Cup G2, Ascot Gold Cup G1, Goodwood Cup G1 y la citada Lonsdale. Stardivarius fue criado por su propietario, el financiero sueco Bjorn Nielsen, y, como comentaba en el texto anterior, es hijo de la ganadora Private Life, por BeringPoughkeepsie, esta a su vez hija de Sadler’s Wells y de la campeona Pawneese, por Carvin. Otro de los catorce productos de la prolífica Poughkeepsie es la no ganadora Pirogue Bleue, por Peintre Celebre, a la que conocemos aquí porque es la madre de El Sierro, el potro de la familia Avial y de Álvaro Odriozola que fue segundo del Villapadierna y hace poco ha ganado en Deauville.

-El mes de gracia de Se The Stars ha incluido varias victorias de sus productos de 2 años, entre las que se puede destacar la que consiguió en Newmarket el alazán Waldstern, que no se enteró de casi nada hasta poco antes de la meta pero acabó con mucho estilo. Está entrenado por John Gosden, como Stradivarius, y es medio hermano de Waldgeist (Galileo) y Waldlied (New Approach), ganadores este año del Grand Prix de St. Cloud G1 y del Prix de Malleret G2, respectivamente. La carrera que ganó Waldstern se la apuntó el año pasado otro pupilo de Gosden, Roaring Lion (Kitten’s Joy), que acaba de ganar brillantemente el Juddmonte International G1, y en ediciones anteriores, animales como Motivator y Frankel; Waldstern tiene a quien emular. La monta de STS cuesta 135.000 euros y este año el caballo ha cubierto 162 yeguas, según informaba recientemente Racing Post.

Sea The Stars (Foto cedida por The Aga Khan Studs)
-El Prix Jacques Le Marois G1, sobre 1.600 metros, conmemora al que fuera presidente de la Société de Courses de Deauville a principios del siglo y es quizá la más importante y selectiva carrera que se disputa cada año en el hipódromo normando. La primera edición se celebró en 1921 y la ganó la potranca Guerrière II, de Jefferson Davis Cohn, que al año siguiente vino a Lasarte a disputar el famoso Gran Premio del Medio Millón, en el que no se colocó. En 1973 y 1978 la ganaron, respectivamente, el citado Kalamoun y su hijo Kenmare, quinto y cuatro padre de Cnicht. En 1987 y en 1988 la ganó la legendaria Miesque, en 1994 lo hizo su hija East to the Moon y este año la vencedora ha sido una nieta de esta, la torda Alpha Centauri, propiedad como las dos yeguas anteriores de la familia Niarchos y consagrada ya como una de las estrellas de la temporada.  (Kalamoun y Kenmare, tordos ambos, fueron entrenados por François Mathet, preparador asimismo de Phaius,  el ganador de la primera edición de la Copa de Oro de San Sebastián, disputada en 1969; el caballo era propiedad del financiero de origen húngaro Arpad Plesch, cuyos colores azul celeste con lunares rojos fueron llevados al año siguiente a la victoria por Yves Saint Martin a lomos de Sassafras en el famoso Arco en el que batieron al gran favorito Nijinsky, montado por Lester Piggott). 

-Alpha C. es hija de otro gran millero de capa torda, Mastercraftsman, un ganador de las Irish 2000 Guineas G1 y del St. James Palace Stakes G1 que hace la monta en Coolmore al precio de 25.000 euros y también ha tenido una semanas de éxito: al triunfo de la de Niarchos hay que unir los de sus hermanas paternas Wind Chimes y Maid Up en sendas carreras de G3 disputadas estos días en Deauville y Goodwood, respectivamente. En España, su mejor producto es la útil Niobe, de Alburquerque, ganadora de cuatro carreras. Mastercraftsman es hijo de Danehill Dancer, mejor 2 años irlandés de 1995 y asimismo muy buen reproductor. Su nombre aparece en los pedigrees de otros ganadores destacados de fechas recientes: así, es el abuelo materno de Kitesurf, una Godolphin hija de Dubawi que ganó muy bien el Prix de Pomone G2, y de Sir Dancealot, ganador del Hungerfod Stakes G2,  y el paterno del chileno Robert Bruce, que se apuntó en Chicago el Arlington Million G1, y de la francesa Kayenne, criada por la española Yeguada HV y que pasó primera la meta en el Grand Handicap de Deauville. Esta yegua tiene en su genealogía, como tantos buenos ganadores últimamente, dos líneas de Lyphard.

-Uno de ellos es otra yegua, Polydream, una 3 años propiedad de la familia Wertheimer que fue primera en el Prix Maurice de Gheest G1, la prueba más importante para velocistas del meeting de Deauville. La potranca es hija de Oasis Dream, padre de nuestro Presidency y otro excelente semental hijo del gran Green Desert que, después de un par de años de resultados relativamente discretos, está volviendo por donde solía, que es dando ganadores de G1. El segundo en las últimas semanas, y decimoséptimo en su carrera reproductora, ha sido la 2 años Pretty Pollyanna, del veterano propietario y criador británico Bill Gredley y pupila del entrenador Michael Bell, que se apuntó en el propio Deauville el Prix Morny G1, la carrera que recuerda al fundador del hipódromo, el citado Duque de Morny; el cual, por cierto, también tenía un pedigree interesante, pues, sin entrar en muchos detalles, lo que en cambio recomiendo a quien esto lea, era hijo natural de Hortensia de Beauharnais (esposa de Luis Bonaparte, reina de Holanda y madre de Napoleón III) y de su amante el general Charles de Flahaut. Al parecer Morny bromeaba a cuenta del asunto diciendo: “En mi linaje somos bastardos por línea materna en tres generaciones. Yo soy bisnieto de rey, nieto de obispo, hijo de reina y hermano de emperador”.  La fiesta de verano de Oasis Dream la completaron dos de sus nietos por línea masculina: Alpha Delphini (Captain Gerrard), que ganó en York el Nunthorpe Stakes G1, y, en nuestro terreno, Noray (Naaqoos), que se apuntó el Premio Gobierno Vasco por segunda vez, lo que ya habían logrado Primer Amor (1991-2), Okawango (1996-7) y Chalusset (2007-8)

-El 21 de febrero de 1987, el entrenador británico Mark Johnston ensilló en el modesto hipódromo de Towcester el primer corredor de su vida: el castrado de 9 años General Billy, que salió a disputar un hándicap de vallas sobre 4.200 metros y no se colocó. Johnston, sin fortuna personal ni conexiones familiares ni de ningún tipo con el turf, llegó a ser preparador en un loable ejercicio de determinación. Estudio Veterinaria pensando que ello le ayudaría a lograrlo, pero no fue así. Después de años de buscar infructuosamente empleo en la industria, decidió instalarse por su cuenta. Encontró un humilde patio de veinte boxes en Lincolnshire, pero costaba 50.000 libras, exactamente 49.000 más de lo que Johnston y su esposa Deirdre tenían en su cuenta. Pero su padre le dejó 5.000 y de algún modo Johnston convenció al banco de que le prestara 45.000. Su primer ganador llegó en una carrera de 2 años el 1 de julio de 1988 y el 23 de agosto pasado su pupilo Poet’s Society, montado por Frankie Dettori, le dio su victoria 4.194 en el Reino Unido, con lo que se convirtió en el entrenador con más victorias en suelo británico de la historia del turf, batiendo el record que tenía otro entrenador que empezó de forma muy modesta, Richard Hannon Sr.

Udalla gana el Critérium Internacional (Foto: P. Chapa)
-Quizá el caballo más interesante de los que en este momento se entrenan en Kingsley Hall, el establecimiento de Johnston en Middleham (Yorkshire), es el 2 años Dark Vision, que el propio entrenador compró por solo 15.000 guineas el año pasado y que después de ganar en Goodwood tras un remate muy notable el Vintage Stakes G2, su tercera victoria en otras tantas salidas, ha sido adquirido hace poco por Godolphin.  Dark Vision es un hijo Dream Ahead, semental del que aquí hemos visto a los buenos Antonella e Igollo de Camargo, a los que el domingo se unió Udalla, la potranca de la Cuadra Bering que ganó el Critérium Internacional en su segunda salida a la pista. La pupila de Olave, que está inscrita en la línea femenina de Hurricane Run, laureado en el Arco, se une así al numeroso grupo de hembras que han ganado esta carrera, entre las que figuran algunas tan notables como Baratissima, Takala, Raiponce, Robertiya y Kantia. La primera potranca que ganó el Criterium donostiarra fue Churruca, de A. Eknayan, en 1918. La edición inicial de la prueba, disputada en 1916, año de inauguración del hipódromo de San Sebastián, fue para el potro Good Luck, hijo del gran Ajax y propiedad de Jefferson Davis Cohn.


jueves, 9 de agosto de 2018

RICHMOND, STUBBS Y EL GLORIOSO GOODWOOD, CASTELLANOS EN SAN SEBASTIÁN Y TRES GRANDES: STOUTE, DUBAWI Y FRANKEL


-La joven duquesa de Richmond, sobre un ejemplar tordo, y su cuñada, Lady Louisa Lennox, a las riendas de un alazán, ocupan el centro de la escena. Montadas a la amazona y acompañadas por un empleado de las cuadras ducales, también a caballo, contemplan el galope de entrenamiento de tres de los purasangres del duque, a los que se ve en fila india a la izquierda de la imagen. Las investigaciones del gran historiador del turf David Oldrey han determinado que son, por orden en el lote, Muley Ishmael, Philosopher y Lovely, tres de los ejemplares que integraban el primer grupo de corredores que compró el entonces joven Charles Lennox, tercer duque de Richmond, que habría de convertirse en un destacado militar y notable político del partido whig. Los colores de su casa, amarillo con ribetes rojos, lucen en las mantas de los caballos y libreas de los jinetes. A la derecha, varios mozos de cuadra secan con paja a un ejemplar tordo que, cabe deducir, acaba de terminar su trabajo. Los perros acompañan a personas y équidos en un grato paraje verde en cuyo horizonte se adivinan la ciudad de Chichester y la isla de Wight.

La duquesa de Richmond y Lady Louisa Lennox contemplan el entrenamiento de los caballos del duque (Goerge Stubbs)

-George Stubbs (1724-1806) fue uno de los mejores pintores ingleses del XVIII y seguramente ningún pincel a lo largo de la historia del arte ha reflejado mejor que el suyo la belleza del turf y del purasangre de carreras. Como parte de su autodidacta programa de formación, en 1756 alquiló una granja en Lincolnshire y se pasó allí dieciocho meses diseccionando cadáveres de caballos para conocer a fondo su anatomía. El cuadro descrito arriba fue pintado probablemente en 1760 o 1761 y es el mejor de los tres que el por entonces joven Duque de Richmond le encargó como parte de la decoración de su residencia, Goodwood House.  El talento de Stubbs da testimonio así del galope de los caballos de carreras en Goodwood a mediados del XVIII. En 1802, el duque cedió parte de sus terrenos en la zona a la Sussex Militia, de la que era coronel, para que esta celebrara allí su meeting de carreras. Diez años después, el recinto de carreras ya asentado, se disputó la primera edición de la Goodwood Cup sobre la distancia de tres millas. La ganó la yegua alazana de 4 años Shoestrings.

-Hoy, dos siglos y medio más tarde, los purasangres siguen galopando en aquellos terrenos, y la última Goodwood Cup G1, disputada hace unos días, la ha ganado un alazán de 4 años, Stradivarius, que triunfaba en la importante prueba para fondistas por segundo año consectivo. El hipódromo, tenido por uno de los más bellos del Reino Unido, es el escenario a finales de julio del Glorious Goodwood, que está entre los más prestigiosos meetings del turf  mundial. Ahora, los colores amarillo y rojo de Richmond también destacan sobre el verde, como en el cuadro de Stubbs, pero lo hacen en el anagrama del recinto, en las sombrillas de los aficionados y en las cintas que adornan los sombreros panamá, tan de rigueur en la veraniega reunión como lo son las chisteras en el Royal Enclosure de Ascot.

-Stradivarius, que venía de ganar la Ascot Gold Cup G1, es hijo del gran corredor Sea The Stars, hoy uno de los mejores sementales europeos, y de Private Life, hija de Bering. Este excelente corredor de la familia Head, ganador del Prix de Jockey Club G1 de 1986 –y del que seguramente ha heredado Stradivarius su bonita capa alazana con cabos blancos- es también el abuelo materno de Alaraz, que se llevó en bonita lucha el Cría Nacional en San Sebastián, donde el castaño de Claret ganaba por cuarto año consecutivo. El triunfo del consistente pupilo de Arizkorreta propiciaba un doblete castellano-leonés, pues él está criado por Feldstein (Íñigo Méndez de Vigo) en la salmantina Yeguada Ciudad Rodrigo, mientras que el 2 años Absolut, que un rato antes se imponía con el mejor estilo en el Criterium Nacional, lo fue en la abulense Dehesa de Cantogordo. Esta ganadería es propiedad de Federico Riopérez, titular de la Cuadra Enalto, dueña del potro y de su medio hermano London Calling, que está completando un verano muy rentable e hizo gemela con Alaraz.

-Absolut y London Calling son medios hermanos por Suarbe, una alazana hija de Dyhim Diamond que, con la preparación del recordado Roberto López, ganó en su única salida a la pista, que tuvo lugar a 2 años en La Zarzuela. La yegua es medio hermana de Wega, ganadora a su vez del Criterium Nacional de 2008. Absolut pertenece a la segunda potrada de Most Improved, que obtuvo su mejor victoria sobre la milla del St. James’s Palace Stakes G1 y que después de iniciar su carrera reproductora en Coolmore ahora está en el argentino Haras Rodeo Chico. Es hijo de Lawman – como Tredos, vencedor hace días-, un hijo del gran Invincible Spirit que ganó el Prix de Jockey Club en 2007.

Absolut (Foto: Rafael Lorente)

-Una de las mejores actuaciones del Glorious Goodwood de este año la ha protagonizado el velocista Battaash al irse a ganar de manera rotunda sobre los mil metros del King George Stakes G2. El castrado de Hamdan Al Maktoum es hijo del prolífico padre de sprinters Dark Angel, pero por lo demás comparte no pocos elementos de su pedigree con el citado Absolut, pues Lawman es su abuelo materno y su pedigree presenta una duplicación 4 x 3 sobre Night Shift, padre de Dyhim Diamond. Machiavellian y Sir Ivor son dos nombres más que se repiten en ambas genealogías.

-La línea de Dyhim Diamond ha tenido mucho protagonismo en nuestras pistas en los últimos diez años, tanto a través de sus hijos importados –Bannaby es el más relevante- como de los que el caballo engendró aquí en los seis años (2006-2011) en los que hizo la monta en España, y que le reportaron los liderazgos en las estadísticas de sementales de 2011, 2012 y 2013 y los segundos puestos de 2014 y 2015. Esta presencia se enriqueció hace unos días con la victoria nocturna de la nacional Miss Tufia, criada por Albero y primer producto ganador de Lucayan. Este caballo, que ganó la Poule d’Essai des Poulains G1 para Forde y Mouknass en 2012, hizo la monta en Torreduero en 2015 y es hijo de Turtle Bowl, un ganador de G1 en Francia que Dyhim Diamond procreó antes de ser importado a España. Lucayan es además medio hermano de Karluv Most y actualmente hace la monta en el francés Haras de Saint Vincent al precio de 2.500 euros.

-La tercera madre  de Stradivarius es Pawneese, socia destacada del club de grandes yeguas que defendieron los colores azules de la familia Wildenstein. En 1976, esta pupila de Ángel Penna Sr. se apuntó en el plazo de pocas semanas el Oaks G1, el Prix de Diane G1 y el King George & Queen Elizabeth Diamond Stakes G1. Esta última carrera, gran prueba intergeneracional inglesa sobre la milla y media (y que, como nuestro Gran Premio de Madrid, en los últimos tiempos es medrosamente rehuida por los clásicos), se corrió en su edición de este año el último sábado de julio y fue ganada en muy bonita lucha por el 5 años Poet’s Word, que batió por poco a su compañero de patio Crystal Ocean, de 4 años. Ambos entrenados por el gran Sir Michael Stoute, que a los 72 años ha perfeccionado hasta la genialidad su capacidad para hacer progresar a los caballos con la edad. Sir Michael, como se encargaron destacar profusamente los medios, ganaba el King George por sexta vez, record para esta carrera, fundada en 1951. Su primer ganador fue el trágicamente famoso Shergar, en 1981.

-Poet’s Word es hijo de Poet’s Voice, a su vez miembro de la primera potrada del influyente Dubawi. El caballo obtuvo su mejor victoria en la milla del Queen Elizabeth Stakes G1 y pasó después a engrosar el selecto escuadrón de sementales de Darley (en el que precisamente es capitán Dubawi), pero lamentablemente murió en marzo del pasado año de un ataque al corazón. Electra Voice, sobre todo, Arab Poet y Viento Sur son buenos productos suyos que hemos visto aquí.

Dubawi (Foto: John Reardon)
-Poet’s Word tiene en su pedigree un inbreeding 5 x 4 sobre hijo e hija de Shirley Heights. Este vástago de Mill Reef ganó el Derby de 1978 y de modo discreto, digamos así, ha construido a lo largo de las últimas décadas una influencia en el purasangre europeo que merece un estudio detallado. A Shirley H. lo entrenó John Dunlop, otro gran preparador británico, fallecido hace pocas semanas. (Los veteranos podemos recordar su apostura e impecable elegancia en el paddock de La Zarzuela durante el fin de semana de El Pilar de 1991. Trajo a correr dos caballos: Flying Brave, que no se colocó en el Hispanidad que ganó Crack Regiment, y Maraakiz, que montado por Willie Carson fue tercero en el Memorial que se apuntó One To Two y en el que, por cierto, estuvo cuarto Servando con Frankie Dettori en la silla). Otras que tienen  sangre de Shirley Heights en su genealogía son dos importantes ganadoras este año en Glorious Goodwood: Wild Illusion, una hija de Dubawi que ganó con autoridad el Nassau Stakes G1 y que presenta una duplicación 4 x 5 sobre el Derby winner de 1978, y Pilaster, que se anotó el Lillie Langtry Stakes G2 en bonita lucha y apuntando para el futuro; esta Pilaster es hija de Nathaniel y medio hermana de nuestra Castellated.

-Otros tradicionales escenarios del turf veraniego han celebrado también últimamente importantes carreras para las yeguas. Así, en Deauville With You, hija de Dansili y otro excelente producto de ese gran criador que es George Strawbridge, ganó el Prix Rothschild G1; en Saratoga, el balneario neoyorquino cuyo hipódromo es conocido como la tumba de los favoritos –los míticos Man o’War y Secretariat fueron batidos allí-, Separationofpowers, por Candy Ride, se apuntó el Test Stakes G1; y, ya a escala doméstica, en San Sebastián, Faraunsi dio la sorpresa al apuntarse el Hotel María Cristina. La yegua de Santa Bárbara, que fue adquirida como yearling en Arqana por 42.000 euros, es hija de Excelebration, un muy buen millero que ganó tres carreras de G1 y que hace la monta, sin gran éxito por ahora, en Coolmore al precio de 8.000 euros.

-El historial de Excelebration habría sido mucho mejor de no haber coincidido en las pistas con el impresionante e imbatido Frankel, en cuyo impecable historial solo hay una carrera que figura dos veces: se  trata del Sussex Stakes G1, la gran prueba sobre la milla que se disputa  en Goodwood desde 1878. El legendario campeón de Khalid Abdullah ha obtenido varios éxitos relevantes como semental en las últimas semanas: su 2 años Dubai Beauty, que tiene en su origen una línea de nuestro conocido Diktat, debutó muy bien para Godolphin en Newmarket; y los 4 años Finche y Mirage Dancer, ambos propiedad de Abdullah, han ganado sendas carreras de G3: el Prix de Reux, corrido en Deauville, y el muy bien nombrado Glorious Stakes, disputado en Goodwood. El entrenador de Finche es André Fabre y el de Mirage D., justamente, Sir Michael Stoute.  

domingo, 22 de julio de 2018

‘DERBIES’ FRATERNALES, CAMELOT Y SU PADRE, MIESQUE, URBAN SEA Y KINCSEM

-Los hermanos Donnacha y Joseph O’Brien ganaron el Irish Derby G1 como jinete y preparador de Latrobe, un castaño oscuro hijo de Camelot que precedió en la meta a cuatro potros entrenados por el padre de los chicos, el gran Aidan O’Brien. Latrobe pertenece al australiano Lloyd Williams, para el que Joseph O’Brien ganó el año pasado la histórica Melbourne Cup con Rekindling (High Chaparral). El logro de Joseph y Donnacha es singular, pero no único en la historia de la carrera: en la edición del Irish Derby de 1939, los hermanos Canty - James, entrenador, y Joe, jinete-, triunfaron con Mondragon, un alazán que se cotizaba 25 a 1 y era propiedad de Patrick Rutledge, a la sazón ministro de Justicia del gobierno de Irlanda.

-En su muy bien documentado libro sobre la historia de la carrera, Guy St. John Williams y Francis Hyland relatan que después de la victoria de Mondragon, los hermanos Canty contaron que sabían que ese día la suerte iba a estar de su lado pues mientras revisaban la pista de The Curragh antes de la carrera se habían encontrado una herradura. Dos hermanos triunfando en un mismo derby también los hemos tenido aquí: en la primera y tercera edición del Villapadierna, disputadas en 1953 y 1955, respectivamente, Vicente Díez, preparador, y su hermano Álvaro, jockey, ganaron la prueba con Ayuco, de la Yeguada Figueroa, y con Red Mill, de la Yeguada Jagua.

- Joe Canty también había llevado a la victoria en el Irish Derby a Sea Serpent, padre de Mondragon, mientras que Joseph O’Brien fue el jinete de Camelot, al que su padre entrenó para completar un gran historial que incluye el propio Irish Derby, el Racing Post Trophy G1, las 2.000 Guineas G1, el Derby G1 y un segundo puesto en el St. Leger G1. Esta colocación frustró el objetivo de sus responsables de hacer de Camelot el primer ganador de la Triple Corona inglesa desde 1970 y hay que decir que quizá Joseph no estuvo ese día particularmente inspirado a las riendas del potro.

Camelot (Foto cedida por Coolmore Stud)

Camelot, un precioso ejemplar de purasangre, está viendo correr a sus primeros 3 años esta temporada y la victoria de Latrobe en la clásica irlandesa es por ahora el resultado más vistoso de un desempeño que apunta a que estamos ante un muy buen semental. De hecho, Latrobe es su segundo ganador clásico pues ya contaba con Wait Forever, que se apuntó en mayo el Premio Parioli (2.000 Guineas italianas). Otros animales de calidad que ha producido Camelot son Hampton Court, ganador en el último Royal Ascot, y Athena, que viajó hace poco a Estados Unidos para ganar con cierto estilo el Belmont Oaks G1. Como curiosidad cabe comentar que las madres de Latrobe y Wait Forever descienden por línea femenina de sendas yeguas base de la cría argentina: se trata de las inglesas Ante Diem (1877), en el primer caso, adquirida por Santiago Luro; y Tears (1871), en el segundo, comprada por Eduardo y Santiago Casey. Por lo demás, los pedigrees de las madres de los mejores hijos de Camelot son bastante diferentes entre sí, de modo que el caballo apunta a semental versátil. La repetición en los cruces de Mr. Prospector parece, en cualquier caso, que no le sienta mal.

Camelot se halla estabulado desde 2014, cuando inició su actividad reproductora, en la sede irlandesa del consorcio Coolmore. Su cubrición en 2018 ha costado 30.000 euros, pero no será extraño que, a la vista de los buenos resultados, el precio suba para el año que viene. Camelot es hijo de Montjeu –que compone junto a Galileo la pareja de grandes reproductores hijos del patriarca Sadler’s Wells- y forma con Motivator, Authorized y Pour Moi el póker de ganadores del Derby que dio el caballo. A ellos hay que unir, para completar la nómina de los mejores hijos de Montjeu, a Hurricane Run, que ganó el Irish Derby y el Prix de l’Arc de Triomphe G1. Ninguno de estos cuatro ejemplares ha sido o es un gran semental –aunque hayan tenido sus momentos, particularmente Motivator con la espectacular Treve- así que sobre Camelot parece recaer la responsabilidad de perpetuar la línea masculina de Montjeu, al menos en el hemisferio norte. En el sur, el estandarte de este gran reproductor lo porta su hijo Tavistock, uno de los más destacados sementales de Nueva Zelanda. (Añadamos como nota de color local que este Tavistock hace la monta en el prestigioso Cambridge Stud, a donde ha viajado este año Almanzor, el campeón de Caro y Normand para hacer la temporada de cubriciones austral).

- Los descendientes de Montjeu, bastantes de los cuales muestran la vena de temperamento y excentricidad que caracterizó al caballo, parecen encontrarse a gusto en España. De entre sus corredores aquí el mejor quizá ha sido el muy útil Falkirk, pero de Motivator hemos visto a las buenas Azafata, Winfola y Tregua; entre los hijos de Authorized, a Ziga y Biladi y a la reciente ganadora Malquerida; de Hurricane Run, a Aspasia de Mileto, Andry Brusselles y Casar; y de Pour Moi, al 2 años Osoondo, ya doble ganador, y a Nemqueteba, brillante vencedor de la edición de 2016 del Villapadierna, carrera que este año ha ganado Don Sancho, nieto materno de Montjeu. 

El último Gran Premio de Madrid fue una notable pincelada más en este lienzo de éxitos. La carrera la ganó el bueno y consistente Zascandil, hijo de Motivator, batiendo por corta cabeza a Hipodamo de Mileto, cuya madre, La Atalaya, es hija de Montjeu. Como Andry Brusselles, Zascandil es propiedad de Manuel García de la Calera (Cuadra Bloke) y está entrenado por Christian Delcher, que ya había ganado el Gran Premio en 2007 con Premier Galop, producto de la cría francesa como Zascandil. El caballo de Bloke es hijo de la yegua Magic Date, modesta ganadora de dos carreras en Francia y madre de otros tres ganadores aparte de nuestro protagonista. En la línea femenina destaca la tercera madre, Miss Satin, que dio siete ganadores, entre ellos Miss Satamixa, ganadora de G1. Zascandil está criado por Mme. B. Moser, al igual que Patascoy, el excelente potro de Roberto Cocheteux, segundo del Prix de Jockey Club G1 de este año. El ganador del Arco de 1998, Sagamix, abuelo materno de Zascandil, lo es también de Argüero. Singular doblete Carudel- Gran Premio para el que fuera corredor de Lagardère.

La llegada del Gran Premio de Madrid y Zascandil después de la carrera (Fotos: P. Chapa)
- La línea masculina de Sadler’s Wells, tan prolífica en Europa, tiene asimismo una rama ilustre en Estados Unidos gracias a su hijo El Prado, un tordo que fue el mejor 2 años en Irlanda en 1991y que después se convirtió en un gran semental en Estados Unidos, donde fue campeón de padres de corredores en 2002. Dos de sus buenos productos, Kitten’s Joy y Medaglia d’Oro, están hoy entre los mejores padrillos del mundo y hacen la monta por 60.000 y nada menos que 250.000 dólares, respectivamente. Ambos han dejado su impronta en el turf europeo en las últimas semanas: Kitten’s Joy, con la victoria de Roaring Lion en el histórico Eclipse Stakes G1, y Medgalia d’Oro, con el triunfo del progresivo Gyllen en el Prix Eugene Adam G2.  

Un rato después de que Gyllen, defensor de los colores azul real de Godolphin y pupilo de André Fabre, consiguiera esta victoria, su compañero de colores y patio Inns of Court, montado asimismo por Mickael Barzalona, ganaba con solvencia el Prix Ris-Orangis G3, en el que los entrenados en España Abrantes y Presidency demostraron su buen nivel y acabaron tercero y cuarto respectivamente. Lo más destacable aquí es que Abrantes es un producto nacional: criado por Rafael Usoz  e hijo de Caradak y Abril, por Anabaa. También es reseñable que nuestro actual campeón de sementales, Caradak, que hace la monta en Yeguada de Milagro, haya dado, después de Noozhoh Canarias, otro producto de apreciable rango internacional.

Caradak es por Desert Style, hijo de Green Desert; Presidency es por Oasis Dream, hijo de Green Desert; e Inns of Court es por el gran Invincible Spirit, hijo, también, de Green Desert. No hay que preguntar qué línea paterna domina el mejor sprint europeo, aunque una de las grandes carreras para velocistas del verano, la July Cup G1, disputada en Newmarket, se escapó a este dominio pues fue ganada con autoridad por US Navy Flag  -otro pensionario de Aidan O’Brien-, que es hijo de War Front; lo que, de todas maneras, no nos lleva muy lejos de los anteriores, porque tanto War Front como Green Desert son hijos del gran Danzig.  

- También en Newmarket se confirmó como una de las estrellas de la temporada la torda Alpha Centauri, que tiene la cabeza grande y algo basta que su padre, Mastercraftsman, lega a su prole (recordemos a nuestras Niobe y Cántabra) y tiene también una calidad impresionante que le sirvió para anotarse el Falmouth Stakes G1 con una facilidad casi desdeñosa. La yegua esta criada y es propiedad de la familia Niarchos y desciende por línea femenina de la legendaria yegua de la casa, Miesque, excepcional corredora y reproductora. En concreto, Alpha Centauri es nieta de East of the Moon, una hija de Miesque y del semental estadounidense Private Account que ganó la Poule d’Essai des Pouliches G1 y el Prix de Diane G1 y es también la abuela del citado Nemqueteba, actualmente semental en el Haras de Marmaria.

- Compañera de Miesque en el panteón de las grandes hembras de la historia de las carreras de caballos es Urban Sea, ganadora del Arco en 1993 y sensacional yegua de vientre que ha dado ocho ganadores de stakes, entre ellos dos ejemplares de excepción: Galileo y Sea The Stars. Este ha visto el pasado fin de semana cómo su hija alazana Sea of Class ganaba el Irish Oaks G1 después de una monta medida de James Doyle. La potranca, que como STS y Urban Sea corre para los colores amarillos y morados de la familia Tsui, es el noveno ganador de G1 y cuarto ganador clásico que produce el caballo. Sea of Class, criada por la italiana Razza del Velino, es medio hermana nada menos que de tres ganadoras del Oaks en el país transalpino. La madre de todas ellas, Holy Moon (Hernando), parece estar poniendo los cimientos de una gran dinastía femenina. El origen de Sea of Class muestra en sus cinco primeras generaciones repeticiones de Miswaki –abuelo materno de Sea The Stars y Hernando-, el velocista Balidar y el ubicuo Northern Dancer. Por otra parte, reseñemos que la línea femenina de Urban Sea ha producido este año a Masar, ganador del Derby y recientemente retirado por esta temporada debido a una lesión, y a la mencionada Athena.   

- En el Viejo Continente, y al margen del triunfo de Latrobe, otros descendentes por línea masculina de Sadler’s W. que han ganado clásicas son Kew Gardens, un hijo de Galileo entrenado por Aidan O’Brien para los sospechosos habituales Magnier, Tabor y Smith que se anotó con facilidad el Grand Prix de Paris G1, y Weltstar, por Soldier Hollow, que ganó en Hamburgo el Deutsches Derby para el famoso Gestüt Rottgen. Weltstar es el segundo producto de su madre, Wellenpsiel; el primero, Windtoss (hijo de Shirocco, padre de Tuvalu), ganó el derby alemán el año pasado. No hay mucha queja, pues, con esta yegua, cuyos siguientes productos son un 2 años por Reliable Man, ganador del derby francés; un yearling por Kamsin, ganador del Deutsches Derby, y un foal por Protectionist, ganador de la Melbourne Cup.

 - Soldier Hollow, ganó cuatro carreras de G1, fue campeón de sementales en Alemania en 2016 y hace la monta por 25.000 euros en el Gestüt Auequelle. Es por In the Wings, un hijo de Sadler’s Wells que defendió con distinción en las pistas los colores del jeque Mohammed al Maktoum y que entre nosotros tuvo a Baldoria, una de las buenas yeguas de Madroños y ganadora del Gran Premio de Madrid en 2006.

- Wellenpsiel, tiene un origen interesante en el que destacan por un lado, la triple presencia de Tamerlane, un buen millero inglés con mucha influencia en los pedigrees germanos, y, por otro, una línea femenina que llegó a Alemania en los años 20 después de pasar por Austria y Polonia y que tiene su origen en Hungría; concretamente, en la mítica Kincsem, compañera de Miesque y Urban Sea en el Olimpo femenino del turf. Nacida en 1874 en Kisber, la yeguada nacional húngara, corrió para su criador, Ernst von Blaskovitch de los 2 a los 5 años y se mantuvo imbatida en sus 54 (sí, 54) salidas  a la pista, que tuvieron lugar en su país natal, Austria, Alemania, Francia y Reino Unido. A 2 años, por ejemplo, corrió diez veces en diez hipódromos distintos de tres países diferentes. Viajaba siempre acompañada de su gato y de su fiel mozo, un chico llamado Frankie.  Otro que desciende de Kincsem por línea de madres es Camelot; cuyo abuelo materno, Kingmambo, es hijo de Miesque.