viernes, 4 de noviembre de 2022

HIJAS DE CRYSTAL PALACE, SOLINA Y OTROS ALEMANES, INQUILINOS DE BALLYLINCH

- Crystal Palace tenía el robusto y hermoso físico que solía transmitir, junto con la capa torda, su  padre, el gran Caro. Lo crio Guy de Rothschild y fue, en 1977, el último ganador del Prix du Jockey Club G1, derby francés, para los famosos colores azules con gorra amarilla de la familia de banqueros. La primera se produjo en 1846, cuando Meudon ganó para James de Rothschild, y la siguiente, y más relevante, en 1890, cuando venció Heaume, un hijo del gran semental inglés Hermit que fundó una línea masculina que se mantuvo activa varias generaciones en la cría francesa. Crystal Palace, todo como su padre, era hijo de Hermières, ganadora del Prix de Diane G1, y lo entrenó el mítico François Mathet. Ganó en una de sus dos salidas a 2 años y cuajó en un excelente ejemplar a 3, cuando aparte del Jockey Club ganó el Prix de Courcelles y el Prix Niel G3, fue segundo del Lupin -batido por Pharly, de Antonio Blasco-,tercero del Prix de l’Arc de Triomphe G1 por detrás de Alleged y del australiano Balmerino y cuarto del King George Vi & Queen Elizabeth Stakes que ganó The Minstrel y en el que Rheffissimo salió a la pista por última vez. Crystal Palace, cuyo pedigree no contenía duplicación en sus cinco primera generaciones, descendía por línea femenina de Vieille Maison, madre del muy buen corredor y semental Vieux Manoir, padre aquí de los muy aprociables Vik, de Beamonte, y Vamos, de Villapadierna.

- Terminada su vida de carreras. Crystal P. fue retirado como semental al Haras de Meautry, la yeguada que Alphonse de Rothschild, hijo de James, había fundado en Touques en 1875 y que continúa siendo propiedad de la familia. Allí Crystal Palace desarrolló una honorable trayectoria reproductora en la que destacó como padre de corredoras -la ganadora clásica Mersey, las buenas Grise Mine y Galla Placidia- y que tuvo su punto culminante con el primer puesto en la  estadística francesa de sementales de 1985. El año antes había sido exportado a Japón, donde su producto más notable fue Prekrasnie, ganador de la Tenno Sho G1. En España corrieron pocos hijos suyos y ninguno destacable, aunque Isogene ganó unas cuantas carreras para las cuadras Bogart y Salmeán sucesivamente.

- Crystal Palace procreó en 1983 a una potranca torda hija de una yegua de la misma capa, Allara, producto a su vez de un macho del mismo pelo, el ganador clásico y buen semental Zeddaan. El Aga Khan, su criador y propietario, le puso el nombre de Alrucabba y le encomendó su entrenamiento a Michael Stoute. La yegua no fue buena pero sus responsables consiguieron que saliera de maiden a 2 años en Brighton, única victoria de sus cuatro salidas a la pista. En diciembre de 1985, Alruccaba sale a la venta en Tattersalls y en entonces cuando llega a su vida a Kirsten Rausing. Esta criadora sueca, nieta del fundador de Tetra Pak, Ruben Rausing, llevaba desde la infancia, y así lo contó hace poco en una entrevista concedida a Thoroughbred Daily News, obsesionada con la selecta línea femenina de Mumtaz Mahal, una de las más influyentes de la historia de la raza PSI.

Alruccaba (Foto cedida por Lanwades Stud).

- El interés de Ruben R. por los pedigrees de los animales, que transmitió a la entonces colegiala Kirtsten -estamos en los años 60-  pasó primero por las vacas lecheras, después por los perros de caza y finalmente llegó a los PSIs. La indagación sobre las sangres más importantes de la raza  llevó al interés, o fascinación, por Mumtaz Mahal, la maravillosa torda del Aga Khan; y en ello influyó el hecho, como la propia Rausing comenta en la entrevista, de que el mejor semental de Suecia por entonces, y quizá el mejor que nunca haya hecho la monta en el país escandinavo, era Darbhanga, un producto del Aga Khan hijo de Dastur y Mumtaz Begum, por Blenheim y Mumtaz Mahal, y por tanto medio hermano del gran Nasrullah. La criadora recuerda una divertida anécdota. Enterado del gran éxito que el castaño Darbhanga estaba teniendo en Suecia. Bull Hancock, el gran criador estadounidense dueño de Claiborne, la yeguada de Kentucky donde Nasrullah mostraba su fiereza -era un caballo con un carácter muy agresivo y hasta peligroso- y engendraba buenos caballos continuamente, quiso comprarlo. Darbhanga era propiedad de las yeguadas publicas suecas y Hancock le presentó al gobierno un cheque blanco por el caballo, pero se le rechazo diciendo: “¿Usted por quién nos toma? Somos un gobierno socialista, no unos vaqueros”.

Ruben Rausing crio con Darbhanga y una hija del gran velocista Abernant -lo que daba un inbreeding 3 x 4 sobre Mumtaz Mahal- a la yegua More Mahal, que ganó las 1.000 Guineas danesas de 1971. Y su nieta, que en 1984 había inaugurado su Lanwades Stud en Newmarket, pudo hacer realidad su sueño de adquirir una yegua de la línea de Mumtaz Mahal un año después cuando en las ventas de diciembre de Tattersalls  pudo comprar a Alrucabba. La yegua del Aga salió a vender por 18.000 guineas y una sola puja le bastó a una incrédula Rausing para comprar la hija de Crystal Palace por 19.000 guineas.

- Ahí comienza una historia de cría cuidadosa, perseverancia y yeguas tordas que alcanzó su punto culminante el pasado 2 de octubre cuando la 5 años Alpinista, hija de Frankel y tataranieta de Alrucabba por línea de madres, se puso primera al principio de la embarrada recta de Longchamp y resistió todos los ataques para ganar el Prix de l’Arc de Triomphe, en la que su sexta victoria de G1 consecutiva y desde luego la más importante. Alpinista es hija de la buena ganadora Alwilda, una hija de Hernando y Albanova, vencedora para los colores verdiblancos de Lanwades, de tres carreras de G1 en Alemania. La abuela de Alpinista es por Alzao y Alouette, esta por el espléndido abuelo materno Darshaan y Alrucabba. Fiona Andrews me cuenta amablemente desde Lanwades: “Miss Rausing llama a todas las hembras de esta familia (que tiene su origen en Alruccaba) con nombres que empiezan por AL. El nombre Alpinista (palabra italiana y española) se eligió porque sentía que esta potranca hija de Frankel y Alwilda (que, por cierto, es el nombre de una reina vikinga…) podría escalar las (metafóricas) cumbres… como en verdad ha hecho”.

Alpinista, foal, con su madre, Alwilda (Foto cedida por Lanwades Stud)

- El origen de Alpinista muestra, en sus cinco primeras generaciones, repeticiones de Miswaki (4 x 4) y de Northern Dancer (4 x 5 x 5 x 5). En su conjunto, el pedigree tiene veintitrés líneas de Mumtaz Mahal. Esta yegua, torda moteada de blanco como su padre, el mítico The Tetrarch, llegó a las ventas de yearlings de Doncaster de 1921 rodeada de mucha expectación.

- Criada por el famoso Sledmere Stud de la familia Sykes, su pedigree acumulaba brillantez: The Tetrarch, se retiró imbatido por lesión después de ganar con tanta facilidad sus siete carreras en la edad juvenil que aún se le considera el 2 años más rápido de la historia del turf inglés; su madre, Lady Josephine, ganó cuatro carreras a 2 años, entre ellas los importantes Coventry Stakes y Champagne Stakes, hoy carreras de grupo. Y la potranca era una belleza. Como recuerda Alan Yuill Walker en su libro Grey Magic, un homenaje a los tordos más relevantes del turf británico desde principios de siglo XX, el legendario George Lambton, que entrenaba para Lord Derby pero que se ocupó de comprar para el viejo Aga Khan las yeguas con las que este fundó su yeguada, dijo de ella que le parecía “uno de los mejores animales que había visto en su vida”. Y a final de año, la Bloodstock Breeders’ Review comentó: “Como individuo es maravillosa, está tan cerca de la perfección como la imaginación puede concebir. Su conformación es ideal y tiene a la vez buen tamaño y alta calidad. Esto no significa que se vaya a convertir necesariamente en un parangón en la pista”. Pero se convirtió en eso, y además en una reproductora fundamental. De ella descienden también por línea femenina, por citar cuatro ejemplos ilustres, el buen millero y excelente semental Kalamoun; la ganadora de la Triple Corona Oh So Sharp, pariente cercana de Palm Island, que hizo la monta en Lore Toki; el gran Shergar (que, por cierto, tenía en su pedigree sangre de Vieux Manoir), y la imabatida y espléndida Zarkava, ganadora del Prix de l’Arc de Triomphe de 2008 y de otras cuatro carreras de G1. La línea femenina de Alruccaba también ha derramado aquí algo de su calidad: a ella pertenecen Madrileño (Sir Percy), criado en Lanwades, ganador del Gan Premio de Madrid en 2016 e hijo de Alizadora, por Zilzal y Ballymac Girl, por Niniski y Alrucabba; y el útil High Baroque (Lookin’ at Lucky), criado en Estados Unidos y vástago de la ganadora clásica Yesterday, por Sadler’s Wells y Jude, una propia hermana de la citada Alouette. Otro gran éxito reciente de esta familia es la victoria de Eldar Eldarov, un hijo de Dubawi criado también en Lanwades, en el St. Leger Stakes G1.

- Alpinista es la primera torda que gana el Arco y el quinto ejemplar de esta capa que se anota la carrera. Los anteriores fueron Biribi, en 1926; Migoli, asimismo descendiente de Mumtaz Mahal por línea femenina, en 1948; Sagamix, en 1998, y Dalakhani, en 2003. Migoli dio aquí a Menara, criada por Ramón Beamonte y nieta por línea femenina de Samos, ganadora del Arco en 1936. Menara, nacida en 1954, no heredó la capa de su padre-era castaña- y obtuvo la mejor de sus tres victorias en el Premio Villamejor, donde la montó Pepe Perelli. Su sucesor este año en el palmarés de nuestro St. Leger es el tordo White King, que forma un póker de ganadores de la carrera para Martul junto a Pazifizsturm (2010, por Samum), Elian (2019, por War Command) y Domi Go (2021, por Ivawood). White King, al que después del Villamejor le faltó remate en el Memorial, es el primer caballo en completar el doblete Villapadierna-Villamejor desde que Arkaitz, ganador de la Triple Corona, lo hiciera en 2014. El primer caballo en firmar este doble éxito fue Narraly, de Rosales, hace justamente 50 años, en 1972.

- White King, ya se comentó con motivo de su victoria en nuestro derby, está criado en Irlanda por Andrew Sharkey, es hijo del discreto semental Free Eagle (High Chaparral) y de la doble ganadora en vallas Dalmatia, por Cape Cross. El cruce presenta un cerrado inbreding 3 x 3 sobre Sadler’s Wells a través de hijo e hija y otro 4 x 4 sobre Danzig. La cuarta madre del potro, Damana, nació en 1981 y, como Alrucabba, era una hija torda de Crystal Palace criada por el Aga Khan. En su caso no descendía de Multaz Mahal, sino de una de las líneas que el Aga había sumado a su yeguada cuando compró todo el ganado de Marcel Boussac. Damana ganó tres carreras y en la yeguada produjo cinco ganadores. El más destacado fue otra torda, Daltawa, hija del americano Miswaki, ganadora de dos carreras y tercera madre de White K. Entre su producción, dos grandes campeones, el citado Dalakhani y otro tordo ilustre, Daylami.  Los otros caballos de esta capa que han ganado el Villamejor son Cuatro Doble (Blue Skyer, que ganó en 1978), Giliberto (Kalaglow, ganador en 1994) y El Ceremonioso (Glauco, que venció en 1995). Este último caballo, que llevó a la victoria los colores de la Asociación Deleitosa-Cuéllar con la monta de José Luis Martínez, era hijo de Krone, una torda como Alrucabba y Damana, y como ellas, hija Crystal Palace. Criada por la Yeguada Balmoral, su CV deportivo se limita a una colocación en cinco carreras, pero en la cría lo hizo mucho mejor: es la madre de tres muy buenos corredores (El Hechizado, sobre todo, El Ceremonioso, ya citado, y El Trastámara) y de una útil no ganadora, Leonor de Guzmán, que dio al espléndido Abdel entre sus cinco ganadores y es asimismo ancestro por línea femenina de los buenos Dikta del Mar, Checo y Victor’s Bet. Hace unos días, la sangre de Krone fue muy protagonista en el Premio Mauricio Delcher Poulies, carrera para 2 años debutantes: gano en buen remate Isolda, hija de Abdel, que batió a Priapo, producto de Ifigenia, esta por Sulamani y Leonor de Guzmán. Ambos potros, criados y entrenado por el Duque de Alburquerque.

- El brillo y la bonita historia de la línea femenina de Alpinista no debe empañar el éxito que el Arco supuso para el padre de la yegua, Frankel; el mítico caballo del difunto Khalid Abdullah registraba con la victoria de la torda su primer triunfo como semental en la gran carrera francesa. Frankel, que este año ha hecho la monta al precio de 200.000 libras en Banstead Manor Stud, está en camino de terminar el año como semental líder de Europa: en el momento de escribir estas líneas encabezaba la estadística continental que elabora la revista Owner-Breeder con 214 productos, 111 ganadores de 166 carreras y unas ganancias de 10,47 millones de dólares.

- El hijo de Galileo y Kind ha contado este año entre su progenie con 9 ganadores de G1, entre ellos los ganadores clásicos Westover y Nashwa. El último, el 2 años Chaldean, alazán entrenado por Andrew Balding para los herederos de Abdullah que se apuntó en Newmarket el Dewhurst Stakes G1, una de las grandes carreras británicas para los 2 años. El pedigree del potro tiene en sus cinco primeras generaciones una fuerte concentración de líneas de los patriarcales Northern Dancer y Mr. Prospector y a además presenta una duplicación 4 x 5 sobre Rainbow Quest a través de una hija y un hijo; una muestra más de que Frankel responde muy bien en los cruces a la presencia en sus partenaires de líneas de Rainbow Q., un caballo que defendió como él los colores blancos, verdes y rosas de Absullah y que ganó el Arco de 1985 por distanciamiento de Sagace, de Wildenstein.  Frankel, que llegó a la yeguada en 2013, ya está empezado a tener influencia a través de sus nietos: este año están debutando los primeros productos de su primer hijo campeón, Cracksman, ganador entre otras carreras de dos ediciones de Champion Stakes G1. En España está Petra, que ha ganado tres carreras, y en Italia, Aloa, de la que muy apropiadamente se habla aquí pues hace unos días ganó en San Siro el Premio Dormello G2, la carrera que recuerda la yeguada del gran Federico Tesio. Cracksman, como Alpinista, desciende por línea de femenina de Mumtaz Mahal, ganadora de 7 de sus 10 carreras y a la que se conoció, por si velocidad, como “The Flying Filly”. El libro de Yuill Walker nos enseña que era bastante maniática: cuando estaba en entrenamiento desarrolló gran afinidad con un castrado llamado Lakers que la acompañaba a todas partes y una vez en la yeguada le tomó manía al ganado bovino, y pobre de la vaca que osara acercarse a ella.

- La sangre de Frankel se ha hecho presente aquí en fechas recientes a través de los primeros yearlings de su hijo First Eleven, importado como semental por Torre Duero. Salieron a vender trece de sus vástagos y diez encontraron comprador, entre ellos una potranca hija de Lady Cree y por tanto medio hermana del citado Arkaitz y de otro ganador clásico, la yegua Navarra. Se pagaron por ella 23.000 euros, el segundo precio más alto de la venta. First Eleven es un producto de Juddmonte, la operación de cría de Khaled Abdullah, y es medio hermano de otro gran corredor y semental de la casa, Kingman. Este ha protagonizado un otoño muy lucido gracias al castrado de 5 años Kinross, ganador del Prix de la Foret G1 y del British Champions Sprint Stakes G1, y de la 2 años Commissioning, ganadora de la Fillies’ Mile G1. Kingman sirve junto a Frankel en Banstead Manor y ocupa la novena posición en la aludida clasificación europea de sementales con 214 corredores, 98 ganadores de 138 carreras y unas ganancias de 3,98 millones de libras.

- El Prix de l’Arc de Triomphe de este año fue, como ya ha pasado otras veces en las últimas décadas, un triunfo del turf alemán: la ganadora, Alpinista, selló su reputación con sus triunfos en 2021 en las tres de las grandes carreras intergeneracionales del país sobre la distancia clásica: Grosser Preis Von Berlin G1, Preis Von Europa G1 y Grosser Preis Von Bayern G1; el segundo, Vadeni, es nieto materno del gran semental alemán Monsun; y el tercero, Torquator Tasso, es un excelente producto de la cría teutona que ganó el Arco el año pasado. Nuestra gran prueba intergeneracional sobre la distancia clásica, el Premio Memorial Duque de Toledo, también tuvo su toque deutsch. En este caso de la mano de Solina, madre de The Game, el castrado alazán que le dio a los longevos colores verdiamarillos de Cielo de Madrid- casi cuarenta años en nuestra pistas- el triunfo más relevante de su trayecto por los hipódromos. Solina nació en 2001 criada por el famoso Gestüt Färhof, fundado en 1964 Walther J. Jacobs, miembro de la gran dinastía de empresarios cafeteros originaria de Bremen, iniciada en el siglo XIX y dueña de la compañía que en 1982 se fusiono con la suiza Interfood (producto a su vez de la unión de Tobler y Suchard) para formar el gran emporio Jacobs Suchard.

- El crecimiento de la empresa familiar fue paralelo a la prosperidad y éxito de Fárhof, cuyos colores amarillos y negros han llevado a la victoria en grandes pruebas alemanas e internacionales caballos tan importantes como Surumu, Acatenango, Lagunas, Lomitas y Silvano, por citar unos pocos. No es difícil adivinar que estos nombres de resonancia latinoamericana se deben a la vinculación de la familia con el negocio del café. Acatenango, por ejemplo, es el nombre de un volcán guatemalteco pero también es un alazán nacido en  1982, hijo de Surumu y la inglesa Aggravate, por Aggresor, y leyenda de las carreras alemanas: ganó dieciséis de sus veinticuatro carreras, entre ellas el Deutsches Derby G1, Aral-Pokal G1 (dos veces), Grand Prix de Saint-Cloud G1, Grosser Preis von Baden G1 (dos veces) y Grosser Preis von Berlin G1. Fue además un digno séptimo en el Prix de l’Arc de Triomphe de 1986, que registró el maravilloso triunfo de Dancing Brave y está considerada uno de las mejores ediciones, si no la mejor, de la historia de la carrera. Retirado como semental a Färhof – una yeguada que, según le dijeron los supuestos expertos a Jacobs cuando se propuso crearla, estaba situada muy al norte y sus terrenos no eran aptos para la cría del PSI-, el hijo de Surumu fue campeón de sementales en Alemania en cuatro ocasiones.

- Este excelente animal es el padre de Solina, que nació en 1981 fruto de su apareamiento con Selama, una hija de otro de los campeones de la casa, Lomitas (hijo de Niniski, que, por cierto, también está en Alpinista), y procedente de una línea femenina estadounidense que se remonta a la ilustre Myrtlewood, ancestro de los excepcionales Mr. Prospector y Seattle Slew.

The Game, foal, con su madre, Solina (Foto cedida por Cuadra Cielo de Madrid)

- Solina, cuyo pedigree presenta un inbreeding 2 x 4 sobre Surumu corrió primero en Alemania, donde ganó una vez, y luego en Francia, donde lo hizo otras dos; después de la segunda de estas, que se produjo en un reclamar en St. Cloud, fue adquirida por la agencia MAB para su actual propietario al precio de 12.500 euros. En 2005 corrió una vez en España sin colocarse y fue retirada a la yeguada, donde ha rendido muy bien. Aparte del triunfador del Memorial, ha dado otros cuatro ganadores entre un total siete corredores, de los que destaca la muy buena Bohemian Rhapsody (Dyhim Diamond), ganadora de 10 carreras, dos de ellas en Francia, donde asimismo fue colocada de listed. El último producto de Solina es la ahora 3 años Winter’s Tale (Planteur), no ganadora. Después la yegua fue retirada de la reproducción y murió el año pasado. The Game es hijo de The Gurkha, un buen millero hijo de Galileo que ganó la Poule d’Essai des Poulains G1 y el Sussex Stakes G1 para Coolmore. Retirado a la yeguada irlandesa de este consorcio desoués de superar una operación por desplazamiento de colon, no ha rendido según las expectativas y este año ha cubierto en el más modesto Roveagh Lodge Stud, también en Irlanda.

 The Game, que presenta una genealogía sin duplicaciones en las cinco primeras generaciones, es el sexto ganador del Memorial criado por su propietario desde la reapertura de La Zarzuela. Los anteriores son Casaca, hija de Medicean, ganadora en 2012 y criada por Fernando Hernández Font; Abdel, por Dyhim Diamond, triunfador en 2013 y criado por el Duque de Alburquerque; Metramo, por Kouroun, primero en 2015 para Vincenzo Gallizzi; Hipodamo de Mileto, por Falco, ganador en 2018 y criado por la Cuadra Naniná, y Cnicht, por Silver Frost, que ganó en 2019 para su criador, Nicholas Hughes. El primer ganador del Memorial que llevó a la victoria los colores de su criador fue otra gran yegua torda, Atlántida, del Conde de la Cimera, a la que Victoriano Jiménez condujo a la victoria en las dos primeras ediciones de la carrera, disputadas en 1930 y 1931, cuando aún se llamaba Gran Premio de Otoño. Atlántida había heredado su capa de su padre, el excelente fondista Filibert de Savoie, ganador del Grand Prix de Paris G1 de 1923, tercero del Arco del mismo año (que ganó el inglés Parth) y nieto por línea masculina de Le Samaritain, al igual que de The Tetrarch, padre de Mumtaz Mahal. Ya después de la guerra, cuando el Memorial Duque de Toledo tomó tal nombre, la primera victoria para un animal criado por su dueño llegó en 1946, cuando Falucho, hijo de Colindres -el triple ganador del Gran Premio de Madrid-, ganó para la Yeguada Militar montado asimismo por el gran Victoriano Jiménez. Falucho era hijo de Taloche, una yegua que había formado parte del lote de ejemplares de PSI que el criador francés de origen judío Edmond Veil-Picard había regalado a Francisco Franco en 1940 para evitar que fueran incautados por el ejército alemán y como agradecimiento, a lo que parece, por permitirle entrar en nuestro país y escapar así de los nazis. Taloche descendía por línea masculina de Heaume, el ganador clásico de los Rothschild que había hecho la monta en Meautry.

- Un caballo que sí incautaron los alemanes en Francia fue Mirza, uno de los productos de la gran Mumtaz Mahal. El caballo era hijo del Blenheim-primer Derby-winner del viejo Aga Khan- y se había mostrado como un excelente y rápido 2 años, edad en la que ganó sus cinco primeras carreras, entre ellas los importantes Coventry Stakes y el July Stakes, ambas carreras de grupo hoy. Hacía la monta en la yeguada que el Aga Khan tenía en Marly-la-Ville (Oise), cerca de París, cuando el ejército invasor lo confiscó, y es curioso reseñar que en aquel momento la propia Mumtaz Mahal estaba allí, pero no se la llevaron. Terminada la guerra, Mirza vuelve a tierras británicas, y el príncipe Aly Khan- hijo del viejo Aga- cubre con él a su yegua Jennie, otro de los efectivos del ganado familiar que había hecho un viaje involuntario a Alemania. El producto, la hembra Skylarking, hizo honor a la tradición velocista de la familia y ganó para Aly seis carreras, entre ellas el Prix Maurice de Gheest, hoy un sprint de G1. En la yeguada dio a Yla, una hija del ya citado Migoli que ganó la Poule d’Essai des Pouliches G1, y después fue exportada a Estados Unidos. Allí, cruzada con el campeón Swaps produce a la modesta Soaring, origen de una línea de madre en la que encontramos a su nieta Ballade, nacida en 1972.

- Hija de Herbager, ganador del Prix de Jockey Club, Ballade fue adquirida en las subastas de yearlings por Edward P. Taylor (criador de Northern Dancer) al precio de 55.000 dólares. La yegia ganó en su debut, pero no era buena. En la yeguada, sin embargo, su resultado fue espléndido: produjo dos campeones -Devil’s Bag y Glorious Song, excelente yegua madre a su vez – y un semental líder de la estadística USA: Saint Ballado. Y es un hito importante en el viaje aparentemente sin rumbo que iniciamos con Mirza en la Francia ocupada porque la encontramos en la línea femenina de Samedi Rien. El brillante remate de esta potranca en el Premio de la Hispanidad es probablemente la mejor actuación individual de un caballo de carreras vista en nuestros hipódromos este año. La victoria de Samedi R. en la principal milla de otoño es el primero de una hembra en la carrera desde que Solita, la descendiente de la gran Miesque propiedad de Madroños, ganó en 2007.

- La pequeña yegua de Rocío -que venía de ganar, en otra demostración de clase, el Premio Turismo Gobierno Vasco- está criada en Irlanda por el Hyde Park Stud. Es hija de Bated Breath, un buen velocista y útil semental que comparte patio en Banstead Manor con los ilustres Frankel y Kingman, y de la no corredora Pantile, que a su vez es hija de Pivotal, uno de los mejores sementales y abuelos maternos europeos de las dos últimas décadas. Este atractivo aval no generó, en cualquier caso, el interés de los compradores que habían acudido a las ventas de diciembre de 2018 en Tattersalls. Pantile, cuyos primeros tres productos no habían hecho nada, salió al anillo llena de Bated Breath y Hyde Park Stud la pudo comprar por el precio casi simbólico de 1.800 guineas. (Desde entonces, su página de catálogo ha mejorado algo, porque dos de sus restantes productos han logrado pasar por ganadores en Inglaterra). La preñez de Pantile en la subasta se materializó la primavera siguiente en Samedi Rien, que inició su carrera deportiva en Francia, donde ganó tres de las cinco carreras que disputó a 2 años. Después de su última victoria, lograda en un reclamar disputado en Fontainebleau a finales de septiembre, la Yeguada Rocío se hizo con ella por 46.152 euros. En sus cinco primeras generaciones, su origen tiene repeticiones de tres jefes de raza. Danzig (4 x 5 x 4, a través de dos machos y una hembra); su padre Northern Dancer (5 x 5 x 5, a través de hijos) y Mr. Prospector (4 x 5, también mediante machos). Bated Breath -medio hermano de Cityscape, el pedre de Hardpia- se retiró a la yeguada en 2013 y ha producido desde entonces quince ganadores de grupo, entre los que destaca la yegua Viadera, ganadora en Estados Unidos del Matriarch Stakes G1. A su progenie parece gustarle España pues, aparte de la pupila de Arizkorreta, hemos visto aquí a los útiles Baba Karam, Orzowei, Peaky Blinders y Aldufoof, entre otros ganadores.

Bated Breath (Foto cedida por Banstead Manor Stud)

-A la misma potrada de Migoli que Menara, la de 1954, pertenece La Malagueña (o La Malaguena, según aparece en la publicaciones francesas), una potranca criada por Maurice Hennessy -miembro de la familia fabricante del famoso coñac del mismo nombre- e hija de la muy buena La Mirambule, ganadora del Prix Vermeille, carrera hoy de G1, y segunda de Nuccio, un caballo italiano propiedad del Aga Khan, en el Prix de l’Arc de Triomphe de 1952. Nuccio, por cierto, aparece en la tercera generación del pedigree de Alruccaba, la ascendiente de Alpinista. La Malagueña fue una buena corredora que ganó el Prix de Pomone, hoy prueba de G2, y viene a cuento por que está en la línea femenina de uno de los caballos protagonistas del otoño, y también de nombre español: Lope de Vega. El muy buen hijo de Shamardal, doble ganador clásico en Francia -Poule d’essai des Poulains G1, Prix du Jockey Club G-1, es uno de los más cotizados sementales del momento y en la estadística europea de Owner-Breeder aparece en cuarto lugar con 286 corredores, 137 ganadores de 208 carreras y ganancias acumuladas de 5,07 millones de libras. A estos totales han contribuido significativamente este otoño tres yeguas que ganaron buenas carreras en Longchamp: una, Dreamloper, que sumo el Prix de Moulin G1 al Prix d’Ispahan G1 que había ganado en primavera; dos, Sweet Lady, que se apuntó el Vermeille, y tres, Place du Carrousel, primera en el Prix de l’Opéra G1. También en La Zarzuela su progenie lo ha hecho bien, y así, Rodaballo ganó con estilo en preparatoria del Hispanidad y en esta carrera fue buen segundo de Samedi Rien; y la ganadora clásica Navia se despidió de las pistas con una victoria. La alazana de Rocío tiene, al igual de The Game, al alemán Acatenango como abuelo materno.

-Lope de Vega es un hijo de Shamardal nacido en 2007 y criado por una yeguada alemana, el Gestüt Ammerland. La filiación es la misma que la de Sommerabend, con la diferencia de que en este caso la yeguada es el histórico Gestüt Schelenderhan. Este caballo corrió en Alemania y después en Francia desde los 3 hasta los 7 años. Ganó doce carreras, entre ellas el Prix Muguet G2, el Grosse Europa-Meile G2, el Prix de la Porte Maillot G3 y el Prix Edmond Blanc G3. Dio un buen valor sobre 1.400 y 1.600 metros y hace la monta en el Haras de Saint Arnoult al precio de 4.500 euros. No le ha acompañado un gran éxito en su vida reproductora, pero es el padre de Sommersun, el muy buen castrado castaño de Tony Forde que hace poco ha ganado bien el Gran Critérium, confirmando la superioridad que sobre nuestros 2 años había mostrado con sus tres victorias anteriores, entre ellas la registrada en el Critérium Internacional. Sommersun está criado en Francia por Delphine Delacroix y su propietario lo compró de foal en las subastas de Arqana por mediación de la agencia MAB al muy módico precio de 2.500 euros. Su madre es una no ganadora hija de Motivator y entre la producción de la línea femenina inmediata solo destaca Indonessienne, ganadora del Prix Marcel Boussac G1. El pedigree inmediato de Sommersun no muestra más duplicaciones que una 5 x 5 sobre Mr. Prospector, pero tiene el detalle interesante de que su quinta madre es Most Precious, que es a su vez la progenitora de Pyrus, el que fuera apreciable semental de Dehesa de Milagro. Señalar a título de curiosidad que si nos remontamos lo suficiente por la línea femenina, encontramos a Valve, yegua nacida en 1900 y ancestro por línea de madres de Chacal, el campeón de la Cuadra Rosales que entre otras carreras ganó el Gran Criterium de 1973 y el Memorial Duque de Toledo del año siguiente.

Sommersun gana el Gran Critérium (Foto: P. Chapa).

- Shamardal hubo de superar, siendo yearling, una importante lesión en la columna vertebral que puso en riesgo su posibilidad de llegar al entrenamiento, pero una vez que lo hizo demostró ser muy bueno: mejor 2 años europeo de 2004 y ganador de la Poule d’Essai des Poulains, el Prix de Jockey Club y el St. James Palace Stakes G1 en 2005. Como semental siguió rindiendo muy bien y a su muerte, ocurrida en 2020, había dado casi 150 ganadores de stakes, entre ellos 75 ganadores de grupo. Uno de estos fue Lightning Moon, que en 2014 ganó el Bengough Stakes G3 para Godolphin. Después vino aquí para hacer la monta en Torre Duero, pero lamentablemente murió en 2020, el mismo año que su padre, después de haber completado solo tres temporadas de monta. Este otoño ha contribuido al peso que Shamardal ha tenido en nuestras carreras de 2 años con el bonito triunfo de Lady Moon en la carrera para los potros que pasaron por la subasta de la ACPSIE en 2021 y con la fácil victoria de Bailén en una de no ganadores. Lady M. es hija de Queenrose, una yegua por Caradak que ganó el Nacional y que por problemas físicos no tendrá más descendencia. Bailén pertenece a la misma línea femenina que Azafata, ganadora del Villamejor y excelente yegua madre para Fernando Bermúdez. Su hija de 4 años Jannah Flower, ganadora de listed este año, fue segunda hace poco en el Prix de Royallieu G1. Los triunfos recientes de Lightning Moon no se han limitado a las carreras para jóvenes: su buena hija de 4 años Upa Lola ganó en bonita lucha el Premio del 81 Aniversario del Hipódromo de La Zarzuela. Esta yegua y Lady Moon han sido criadas por Wallhouse (José Hormaeche) y Bailén, por la Yeguada Ciudad Rodrigo (Manuel Delgado Sánchez-Arjona). Lightning Moon es actualmente líder de la estadística española de sementales: su progenie lleva ganadas 16 carreras y 214.400 euros en premios.

- Seis años antes que Chacal, en 1968, el Memorial Duque de Toledo registró la victoria de Farnesio, un 4 años de la Yeguada Militar al que montó Cristóbal Medina. Ahora tenemos, Yeguada Rocío mediante, a un tocayo suyo de 2 años, criado en Irlanda por Grenane House Stud y comprado como yearling en las subastas de Tattersalls por 18.000 guineas. Se trata de un castaño bonito y de buen desarrollo que ha ganado con mucho estilo en sus dos salidas y apunta muy claramente a las clásicas de 2023. Es miembro de la primera potrada de Saxon Warrior, un ganador de las 2.000 Guineas G1 y del Racing Post Trophy G1 hijo del campeón y magnífico semental japonés Deep Impact. Saxon W. hace la monta en la sede irlandesa de Coolmore, donde este año ha cubierto al precio de 20.000 euros, y ya ha producido tres ganadores de G3. Nassya, la madre del Farnesio de hoy en día, es una no ganadora hija de Dubawi que procede de una muy ilustre línea femenina que tiene su origen en Rough Shod y que cuenta entre sus miembros con caballos tan importantes en la evolución reciente de la raza como Sadler’s Wells y Nureyev, además de una pléyade de buenos corredores (A la misma familia pertenece Kowalsky, otro 2 años local que parece un animal con buen futuro). En el pedigree de Farnesio destaca sobremanera un inbreeding 3 x 3 sobre el muy importante Galileo.

Farnesio (Foto: Rafael Lorente).

- Otro producto de la generación 2020 que ha dejado ver buenas cosas es Lady Razalma, potranca criada por Yeguada Centurión y ganadora para sus colores hace unos días en Madrid. Con ella volvemos a Lope de Vega, que es su abuelo materno, y llegamos a New Bay, su padre, otro animal que ha tenido un otoño estelar, particularmente en el British Champions Day, en el que sus hijos Bay Bridge y Bayside Boy ganaron sendas carreras de G1, el Champion Stakes y el Queen Elizabeth II Stakes. El primero es producto de un cruce muy bonito en el que destaca la combinación de los propios hermanos Deploy y Shirley Valentine, ambos por Shirley Heights y Slightly Dangerous, por Roberto). El segundo es hijo de Alava, una yegua criada por Felipe Hinojosa y propia hermana de Abril, una de las mejores yeguas de vientre españolas de lo que va de siglo, madre del muy buen Abrantes y de otros cinco ganadores. New Bay, hijo de Dubawi y entroncado en la misma línea femenina que Kingman, es otro ganador del Prix de Joceky Club y aunque se retiró a la yeguada sin aura de estrella, lo está haciendo muy bien. En la tabla europea de Owner-Breeder que venimos citando, ocupa la undécima posición con 111 corredores, 50 ganadores de 80 carreras y unas ganancias de 3,52 millones de euros.

- New Bay hace la monta en el irlandés Ballylinch Stud, donde sirve también Lope de Vega. En sus boxes se alojó asimismo The Tetrarch, el padre de Mumtaz Mahal, la ilustre ancendiente de Alpinista. Caballo de muy escasa libido, y estéril al fin, en los últimos años el mítico The Tetrarch, el tordo de velocidad incomparable, era la distinguida cabalgadura que usaban los empleados de Ballylinch para ir a llevar y recoger el correo a la oficina postal del pueblo.  

sábado, 23 de julio de 2022

MICHAEL STOUTE Y LESTER PIGGOTT, DOS REINAS, UN PRINCIPE Y SUS CABALLOS, MONSUN Y YEGUAS DEL AGA KHAN

 -“Una escalera bastaba para pasar la valla del patio trasero de casa y ya estabas en el hipódromo”. Esa estrecha vecindad marcó definitivamente la existencia del joven Michael Stoute. Hijo de un alto funcionario policial en la isla de Barbados (donde la familia llevaba establecida 300 años), su madre le había llevado algunas veces de pequeño al hipódromo local, Garrison Savannah, y es difícil imaginar que haya otra pista de carreras en el mundo con un nombre tan espléndido; pero cuando a su padre lo nombraron Comisionado Adjunto de Policía de la isla, se mudaron a esa casa que lindaba con el recinto y la fascinación que los colores del espectáculo y la velocidad de los caballos le habían causado en su niñez se transformaron en pasión absorbente.

- El pasado 4 de junio, Michael Stoute estaba en otro hipódromo situado a varios miles de kilómetros de Garrison S.: Epsom, al sur de Londres, donde su excelente pupilo Desert Crown ganó el  Derby con mucha facilidad y mucha clase en la que constituía su tercera salida a la pista y tercer triunfo. Era, por otra parte, la sexta victoria en la carrera más importante del mundo para aquel chico de Barbados, que hoy tiene 76 años y es la persona de más edad que ha entrenado un ganador de la gran prueba. Desert Crown es el sexto ganador de G1 que ha engendrado Nathaniel, y entre ellos se encuentra, por supuesto, la espléndida Enable, ganadora de 11 carreras de la más alta categoría, entre ellas tres King George & Queen Elizabeth Stakes y dos Prix de l’Arc de Triomphe.

-Nathaniel hace la monta en el británico Newsells Park Stud y su canon de cubrición en el presente año ha sido de 15.000 libras. Es hijo del gran Galileo, el sensacional padrillo de cuya muerte a los 23 años de edad se ha cumplido un año estos días. Galileo dio cinco ganadores del Derby, más que ningún otro semental en la historia de la raza, y ya cuenta además con tres hijos que figuran como progenitores de laureados en la clásica: a Nathaniel, padre de Desert C., hay que unir a New Approach, padre de Masar, ganador en 2018, y a Frankel, progenitor de Adayar, que ganó el año pasado.

- La madre de Desert Crown es Desert Berry, hija del influyente semental Green Desert  y ganadora modesta de una carrera; entre sus otros hijos ganadores hay uno de G3. La yegua desciende de una línea femenina cultivada por el gran criador estadounidense Jock Whitney que después pasó a Juddmonte, la operación de cría de Khalid Abdullah. La cuarta madre de Desert Berry es Peace, buena corredora y excelente reproductora que ocupa el mismo lugar en el pedigree de Legionario, el muy  buen caballo de la Cuadra Santa Bárbara. Defendió los mismos colores rojinegros Guille, un hijo de Nathaniel (y por lo tanto con un origen muy similar al del Derby-winner de Stoute) que por desgracia se malogró prematuramente cuando apuntaba a bueno.

-Stoute, como contaba él mismo en una entrevista publicada en el diario The Guardian en 2012, se convirtió, siendo solo un adolescente, en el speaker de las carreras en Garrison Savannah;  también ayudó en la cuadra de un entrenador local y fue representante de la agencia Kerr & Co. En 1965, con 19 años, se trasladó a Inglaterra con la idea de labrarse un futuro en el turf. Su primer plan fue, justamente, ejercer como narrador. Se presentó a un casting de la BBC para tal fin y, aunque a los examinadores les gustó su estilo, eligieron a un tal Julian Wilson, que con el tiempo se convertiría en una de las grandes personalidades televisivas del turf británico. Stoute tuvo entonces la oportunidad de empezar a trabajar como asistente con el preparador Pat Rohan, que tenía su patio en Yorkshire.

- Después de esa primera experiencia, se trasladó a Newmarket a trabajar en la cuadra del ex campeón de jockeys Doug Smith, del que se decía que era el mejor jinete que no había ganado el Derby. Poco después, el gran preparador Jack Jarvis falleció y su principal propietario, Lord Rosebery, le dio sus caballos a Smith. El contingente estaba en un patio distinto, y su jefe puso a Stoute al frente del mismo. De allí salió la torda Sleeping Partner, una hija de Parthia (ganador del Derby en 1961) para imponerse en  el Oaks de 1969 con los colores rosa y amarillo pálido de Rosebery.

- El tiempo de formación para Stoute terminó a finales de 1971, cuando se estableció por su cuenta. El primer ganador llegó pronto, en el meeting  de primavera de Newmarket del año siguiente: se llamaba Sandal y era propiedad de su padre. El primer triunfo notable, la victoria del velocista Blue Cashmere (Kashmir) en el Nunthorpe Stakes G2 de 1974; el estreno clásico, en 1978, cuando Fair Salinia (Petingo), ganó el Oaks con Greville Starkey en la montura luciendo los colores azules con estrellas blancas del sueco Sven Hanson. Estos éxitos y otros llamaron la atención del Aga Khan, que convirtió a Stoute en uno de sus entrenadores cuando decidió volver a tener caballos estabulados en el Reino Unido. En el segundo grupo de yearlings que el príncipe Karim envió al patio de Stoute estaba el careto Shergar (Great Nephew), que en 1981, y montado por Walter Swinburn, le dio a su entrenador su primer Derby, y nada menos que por diez cuerpos, el mayor margen victorioso en la historia  de la carrera. Después, y antes de Desert Crown, llegaron otros cuatro laureados en Epsom:  Sharastani, en 1986; Kris Kin, en 2003, portando los mismos colores azules y amarillos del empresario dubaití  Saeed Suhail que defiende Desert Crown;  North Light, en 2004, y Workforce, en 2010

- Stoute es un tipo discreto, apasionado del cricket y aparentemente poco amigo de entrevistas y apariciones públicas, pero en los últimos 40 años sus caballos han hablado por él y han dicho, por expresarlo brevemente, que es uno de los mejores entrenadores del mundo. Campeón de la estadística británica en diez ocasiones, ha ensillado los ganadores de 16 pruebas clásicas y de  nada menos que 82 carreras de Royal Ascot, al margen del Prix de L’Arc de Triomphe y varias pruebas de la Breeders' Cup. Entre los muchos campeones que han pasado por sus manos citemos a Singspiel, ganador de G1 en Gran Bretaña, Canadá, Japón y Dubai, y abuelo materno de Noozhoh Canarias. Stoute es el único entrenador que en el siglo XX ganó al menos una  clásica en Gran Bretaña durante cinco temporadas seguidas. La secuencia fue esta: 1985: Shadeed, 2.000 Guineas; 1986: el citado Derby de Sharastani; 1987: Unite, Oaks; 1988: Doyoun, 2.000 Guineas; y 1989, Musical Bliss, 1.000 Guineas.

- El 29 de mayo, en las fechas previas al Derby que durante tantos años estuvieron dominadas en el ambiente del turf por la expectativa de saber qué caballo montaría en la gran carrera, el legendario Lester Piggott moría a los 86 años en un hospital suizo. Fallecía un jinete genial, uno de los mejores si no el mejor de la historia, un titán del turf que hizo de su nombre sinónimo de las carreras en todo el mundo, probablemente el primer ídolo global de este espectáculo, dueño de un estilo de montar único y una personalidad singular que, apoyada en su inmenso talento, le hacían no detenerse ante casi nada si quería montar a un favorito en una gran carrera. Aun así, idolatrado en el cuarto de jockeys y por los aficionados.

- Nació en 1935 y ganó su primera carrera a los 12 años. Acumuló en su país once campeonatos de jockeys y un total de 4.493 victorias que suben a unas 5.300 si se cuentan las del resto del mundo. Ganó su primer Derby en 1954, montando a Never Say Die. Tenía 18 años y ni siquiera esbozó una sonrisa de vuelta a balanzas. Después llegarían ocho victorias más en la gran carrera, la última con Teenoso en 1983. Ningún jinete en la historia ha ganado, cómo él, nueve veces el Derby, como ninguno ha ganado en siete ocasiones el King George VI & Queen Elizabeth Stakes, la primera con Meadow Court en 1965.

- Para Stoute montó algunos importantes ganadores, como Shadeed en las 2.000 Guineas  y Shergar en el Irish Derby G1. Pro sin duda la más importante para el entrenador fue la que logró sobre Sandal en la primavera de 1972 y que constituyó, se apuntaba arriba, la primera victoria del entonces novato preparador. Pocas semanas después, el 1 de junio, Piggott estaba en Madrid para montar a la 3 años Delfica, de Ondar Etxe y preaparada por Enrique Romera, en el Premio Beamonte, en el que la llevó a la victoria por delante de Gervik, de Edif.

Delfica y Piggott regresan el pesaje tras ganar el Premio Beamonte (Foto: Botán).

- Delfica estaba criada en Reino Unido y era hija de Hardicanute, un semental de cierto valor pero no de moda que entonces ejercía en Irlanda y que aquella semana hizo bastante feliz al jockey pues, tres días después de haber montado en La Zarzuela, Piggott estaba en Chantilly para montar a otro vástago del caballo, Hard To Beat, en el Prix de Jockey Club G1, derby francés. El potro ganó con facilidad y así hizo buena la inversión del empresario textil japonés Junzo Kashiyama, de 90 años de edad, que una semana antes de la carrera había comprado el potro: el precio, 1 millón de dólares a condición de que Hard To Beat ganara la clásica. Hardicanute está hoy en los pedigrees como abuelo materno de Shirley Heights, ganador del Derby en 1978 y muy importante semental. El padre de Delfica era hijo a su vez de otro ganador del Derby, Hard Ridden, triunfador en 1958; otros buenos productos  suyos que vimos por aquí fueron Chiara, de Rosales, ganadora del Benítez de Lugo, y los más que útiles Bakar, de Ryf, y Bid For Glory, de El Bierzo.

- El Beamonte de este año lo ha ganado Super Trip, de Agrado, una alazana que abulta bastante poco pero tiene bastante clase y punta de velocidad. Fue adquirida por sus actuales dueños al precio de 46.120 euros después de ganar en su segunda salida a la pista, que tuvo lugar en Clairefontaine en agosto del pasado año. Super Trip está criada en Francia por Jean-Pierre Joseph Dubois y su padre es Triple Threat,  un hijo del patriarca alemán Monsun que ganó carreras de G2 y G3 en Francia y en Estados Unidos y desde 2017 ejerce como semental en el país galo; en 2022 lo ha hecho, concretamente, en el Haras de Toury al modesto precio de 2.200 euros; aparte de Super Trip, alguno de sus hijos ha destacado en obstáculos.

Triple Threat (Foto cedida por Bertrand de Soultrait).

- La madre de Super Trip es la no corredora Super Anna, una hija del influyente Anabaa que ha dado otros seis ganadores y está inscrita en la ilustre línea femenina de la ganadora clásica alemana Schönbrunn, de la que descienden, entre otros buenos, Steinlen, ganador de la Brreders’ Cup Mile G1; Olmedo, ganador de la Poule d’Essai des Poulains G1 para Antonio Caro y Gerard Augustin-Normand, y, sobre todo, Stacelita, criada asimismo por Dubois y ganadora de 6 carreras de G1 en Francia y Estados Unidos, entre ellas, el Prix de Diane. Stacelita es hija de Monsun, por lo que el cruce que ha dado origen a Super Trip parece un intento deliberado de reproducir una fórmula de éxito.

- Combinación triunfadora ha sido también la de Galileo y Lillie Langtry, esta una hija se Danehill Dancer que en la pista consiguió su mejor victoria en el Coronation Stakes G1 de Royal Ascot y después, cruzada siempre con el gran semental de Coolmore, ha resultado ser una estelar yegua de vientre entre cuya producción se encuentran tres ganadoras de la máxima categoría. La última de ellas es Tuesday, que ganó el Oaks tras preciosa lucha con la desafortunada Emily Upjohn. La victoria supuso el 41º triunfo en una clásica inglesa del gran entrenador irlandés Aidan O’Brien, que hasta ahora compartía la plusmarca de 40 ganadores clásicos con John Scott, que consiguió esos triunfos en el periodo 1827-1863.

- El último triunfo clásico de Scott llegó precisamente el Oaks y la protagonista fue Queen Bertha, que posteriormente le dio a su propietario, el Vizconde Falmouth, dos ganadoras de la clásica, Spinaway y Wheel of Fortune. Lillie Langtry ha conseguido lo mismo, pues a Tuesday hay que sumar a la excelente Minding, igualmente hija de Galileo. En un par de ocasiones, ambas en el XIX, dos propias hermanas han ganado el Oaks. Minuet y Music, por Waxy y Woodbine, ganaron para el Duque de Grafton en 1813 y 1815 respectivamente, y Memoir y La Flèche, criadas en la yeguada real de Hampton Court e hijas de St. Simon y Quiver, se impusieron en 1890 y 1892. Los citados Waxy y Monsun, por cierto, coinciden en haber sido grandes sementales y haber acabado su vida ciegos.

- La excelencia genética se Galileo ha tenido una presencia contundente en las grandes clásicas europeas disputadas hasta ahora. A los éxitos reseñados de Desert Crown y Tuesday se une, por una parte, el que otras de sus hijas, Magical Lagoon, medio hermana del campeón alemán Novellist (hijo precisamente de Monsun) ha ganado el Irish Oaks; y, por otra, que su hijo Frankel, sensacional e imbatido corredor y considerado por algunos el mejor purasangre de la historia, está demostrando ser un semental igualmente extraordinario: en el frente clásico ha dado esta temporada a Homeless Songs, ganadora de las Irish 1.000 Guineas G1; Nashwa, victoriosa en el Prix de Diane G1, oaks francés; Westover, muy fácil primero en el Irish Derby G1; McKulick, que remató con estilo para ganar el Belmont Oaks G1, y Onesto, vencedor en el Grand Prix de Paris G1; ya fuera de las clásicas, la también 3 años Inspiral ganó el Coronation Stakes G1 y la torda Alpinista, nacida en 2017, se laureó en el Grand Prix de St. Cloud G1. Un alarde impresionante al que nuestras carreras hicieron su mínima contribución con la victoria en La Zarzuela de Corps de Pages. Frankel también habita entre nosotros.

- Los pedigrees de toda la progenie de Frankel citada arriba son muy aristocráticos, porque, evidentemente, el semental de Juddmonte solo cubre yeguas de gama alta, pero desde el punto de vista de los cruces son especialmente  interesantes el de Homeless Songs, que tiene un inbreeding  5 x 5 sobre Sadler’s Wells a través de macho y hembra, y el de Onesto, que tiene como abuelos  a los estelares medios hermanos Galileo y Sea The Stars, y por tanto presenta un inbreeding 3 x 3 sobre la madre de ambos, la gran Urban Sea; además, tiene un inbreeding 5 x 5 sobre Blushing Groom mediante macho y hembra. Frankel tiene a Blushing Groom a través de Rainbow Quest (padre de su abuela materna, Rainbow Lake), y la duplicación de uno u otro en sus cruces da buenos resultados.  Los primeros hijos de Frankel debutaron en 2016 y el caballo ha dado ya 25 ganadores de G1 y produce, según datos que publica Juddmonte, un 11% de ganadores de stakes sobre corredores, porcentaje sobresaliente. En el momento de escribir, el caballo es segundo en la estadística europea de sementales que elabora la revista Owner-Breeder con 165 corredores, 70 ganadores de 95 carreras y unas ganancias de 4,4 millones de libras.

- Hablemos de Elizabeth Alexandra Mary Windsor, esa importante criadora y propietaria que a la sazón es también, con el nombre de Elizabeth II, “por la gracia de Dios, del  Reino Unido de la Gran Bretaña  y de Irlanda del Norte, y de sus restantes Reinos y Territorios, Reina, Cabeza de la Commonwealth, Defensora de la Fe”. El pasado mes de junio Isabel celebró el Jubileo de Platino por sus 70 años en el trono y el Derby formaba parte del programa de festejos. Su estado de salud le impidió asistir, pero no llamar por teléfono a Stoute para felicitarle por la victoria de Desert Crown. El de Barbados es uno de los entrenadores de sus caballos desde 1998, justamente el año en que recibió su título de Sir, aunque no por su espléndido desempeño en el turf, sino por los servicios rendidos a la industria turística de su isla natal. Michael Stoute le dio a Isabel II uno de los más destacados triunfos de sus 70 años como propietaria, si no el más, cuando en 2013 ensilló a la 4 años Estimate para ganar la Ascot Gold Cup G1. La yegua, criada por el Aga Khan y ofrecida a la soberana británica como regalo de cumpleaños, es hija de Monsun y medio hermana de tres ganadores de G1. Stoute también entrenó para la reina a Carlton House, un hijo de Street Cry que partió entre los favoritos del Derby de 2011, aunque a la postre solo puedo ser tercero detrás de Pour Moi.

-El Derby es la única clásica inglesa que no ha ganado la reina y cuando estuvo más cerca de conseguirlo fue en 1953, al año siguiente de su ascensión al trono: la carrera se disputó cuatro días después de su ceremonia de coronación y su potro alazán Aureole, hijo del gran Hyperion, fue segundo de Pinza. En 1957, su potranca Carrozza, hija de Dante (ganador del Derby en 1945) y montada por Lester Piggott, le dio su primer triunfo clásico como propietaria al ganar el Oaks. Al año siguiente, Pall Mall, montado por Doug Smith, del que se hablaba más arriba, ganó las 2.000 Guineas para los característicos colores reales: rojo, morado y negro con toques dorados; Pall Mall era hijo de Palestine, que años antes había ganado la misma carrera para el Aga Khan. En 1974, la potranca Highclere, hija de Queen’s Hussar, se convertía en doble ganadora clásica al vencer en las 1.000 Guineas y en el Prix de Diane; y, finalmente, en 1977, Dunfermline lograba igualmente doblar en pruebas clásicas, en este caso sin salir de la isla, al ganar el Oaks y el St. Leger G1. En esta última carrera, Dunfermline  (hija de Royal Palace, ganador de las 2.000 Guineas y el Derby en 1967), montada por Willie Carson batió al gran Alleged, al que conducía Lester Piggott. Semanas después, Alleged ganaba el Prix de l’Arc de Triomphe, triunfo que repetiría en 1978, en ambas ocasiones con Piggott a las riendas.

- Tan aficionada a los caballos y a las carreras como lo es Isabel II debía de ser su predecesora en el trono Ana, que reinó entre 1702 y 1714 y fue la última reina de la Casa Estuardo, pues murió sin descendientes vivos a pesar de haberse quedado embarazada diecisiete veces y haber tenido seis hijos, todos los cuales fallecieron antes que ella. Patrocinó carreras, tuvo cuadra de corredores ella misma –su caballo Star ganó en York dos días antes de la muerte de la soberana- y a pesar de que la gota y una creciente obesidad le impidieron montar a partir de los 30 años, seguía a las jaurías en las jornadas de caza en una carretela construida especialmente para ella que guiaba “furiosamente”, según las crónicas de su tiempo.

- Parece que fue volviendo al Castillo de Windsor después de un día de caza en la primavera de 1711 cuando la partida atravesó un paraje cercano a la residencia real llamado Ascott Common que a la propia reina le pareció idóneo para crear en él una pista de carreras. Otras versiones afirman que la idea fue de su Caballerizo Mayor, el Duque de Somerset, pero en cualquiercaso la decisión fue tomada y comenzaron las obras. Gracias a la diligencia y meticulosidad de Somerset se sabe que el terreno costó 558 libras, que el carpintero que hizo los palos, William Erlybrown, cobró 15 libras y 2 soberanos y que el pintor que les dio color –cabe suponer que blanco-, Benjamin Culchott, recibió 2 libras y 15 soberanos por su trabajo. La pista se inauguró el 11 de agosto de ese mismo año con una carrera dotada con 50 libras en la que tomaron parte siete ejemplares, pero el nombre del ganador no ha llegado hasta nosotros.

- Así que la reina Ana se inventó Ascot, y el hipódromo la recuerda con el Queen Anne Stakes G1, prueba inaugural de Royal Ascot, el muy selecto y selectivo meeting que se cada mes de junio se celebra en esa llanura de Berkshire. Este año la carrera ha tenido como vencedor, en  gran demostración de sus muchas facultades, a Baaeed, de Shadwell, una de las estrellas del momento en el turf mundial. El castaño nacido en 2018 permanece imbatido en sus ocho salidas a la pista, cuatro de ellas de G1: además del Queen Anne, el Prix du Moulin, el Queen Elizabeth Stakes y el Lockinge Stakes. Es hijo del gran Sea The Stars y de la ganadora de listed Aghareed, hija de Kingmambo y, bonita circunstancia, descendiente por línea femenina de Highclere, la ganadora clásica de la reina. El cruce de Sea The Stars y Aghareed es singularmente afín, pues ha producido también al muy buen Hukum, ganador de nueve carreras, entre ellas la Coronation Cup G1 de este año. Una de la bases de su potencia puede estar en la triple presencia (4 x 3 x 5) del fundamental Mr. Prospector a través de dos hijos y una hija. La duplicación de un caballo en un pedigree a través de hijos de distinto sexo, presente por enésima vez en la genealogía de un gran ejemplar. Baaeed está entrenado por William Haggas, casado con Maureen Piggott, hija de Lester.

- El semental triunfador en Royal Ascot fue Dubawi, padre de cinco ganadores en la reunión; entre ellos, dos de carreras de G1: Coroebus, que sumó a su triunfo en las 2.000 Guineas la victoria en otra gran prueba sobre la milla para los 3 años, el St. James Palace Stakes; y Naval Crown, que se apuntó la victoria en el Platinum Jubilee, el sprint que conmemoraba el aniversario de la monarca. La influencia de la línea masculina de Dubawi se dejó sentir también a través de su hijo New Bay, padre de dos ganadores en el meeting: Saffron Beach y Claymore. Otros progenitores que lo hicieron bien en Royal Ascot fueron Galileo, a título póstumo, y Kingman, padre ambos de 3 ganadores; en el caso del primero destacó el alazán Kyprios, que se apuntó la Gold Cup, prueba principal del meeting. Este caballo es el segundo hijo de Galileo que gana la carrera –el primero fue Order of St. George en 2016- y es un ejemplo más de la potencia del cruce del gran reproductor desaparecido con hembras descendientes de Danehill. Las citadas hermanas Tuesday y Minding son otros y Frankel, el resultado perfecto del cóctel. Lester Piggott ganó la Copa de Oro once veces, más que ningún otro jinete en la historia.

-Dubawi es, a sus 20 años, uno de los jefes del asunto: ha dado 45 ganadores de carreras de G1, 152 ganadores de grupo y un total de 234 ganadores de stakes. Hace la monta al precio de 250.000 libras en el Dalham Hall Stud de Newmarket, buque insignia de Darley, la operación de cría del jeque Mohammed. A la hora de escribir esto, encabeza la estadística europea de sementales de Owner-Breeder con 172 corredores, 83 ganadores de 118 carreras y unas ganancias de casi 4,7 millones de libras. A lo largo de los años han corrido en España algunos hijos suyos y lo han hecho sin especial distinción, pero su línea masculina logró un éxito notable cuando el bonito y robusto 5 años Media Storm se apuntó la victoria en el último Gran Premio de Madrid.

Media Storm gana el Gran Premio de Madrid (Foto: Rafael Lorente).

- El caballo de Domingos Miguel Batista era el elefante en la habitación de la carrera, pero no lo quisimos ver hasta que 100 metros antes de la meta estuvo claro que The Way of Bonnie no iba a adelantarle. Criado en Gran Bretaña por Wellsummers Farm, el caballo fue vendido en las subastas de yearlings de Tattersalls a Rabbah Bloodstock por 38.000 guineas. Después ha pasado por varios entrenadores y propietarios en Inglaterra y Francia y llegó a manos de sus actuales responsables después de no colocarse en un reclamar disputado en Deauville en agosto del año pasado. El animal tiene un pedigree bastante selecto: su padre, a cuya primera potrada pertenece, es Night of Thunder, que cuenta entre sus victorias la notable edición de las 2.000 Guineas disputada en 2014, en la que los excelentes Kingman y Australia completaron el trío, Noozhoh Canarias fue sexto y entre los no colocados hubo ganadores de G1 como Charm Spirit, Kingston Hill, War Command y The Grey Gatsby.  Night of T. pertenece, como su padre, al escuadrón de sementales de Darley, pero sirve en el destacamento irlandés, Kildangan Stud, donde este año su cubrición ha costado 75.000 euros. El precio es reflejo de sus buenos resultados hasta ahora: ha producido 17 ganadores de grupo, entre ellos la muy rápida Suesa, que al principio de su carrera perteneció a Javier Aznar.

- La madre del ganador del Gran Premio, Raskutani, es una hija de Dansili que no llegó a correr por lesión pero que en la yeguada ha resultado muy prolífica, pues hasta ahora ha dado siete ganadores, entre ellos Agent Murphy, un hijo de Cape Cross ganador de G2. La yegua está inscrita en una línea femenina desarrollada en las últimas décadas por la familia Oppenheimer de la que han salido numerosos ganadores, entre ellos algunos de grupo como Miss Keller, Inchmurrin (cuarta madre de Media S.) e Inchinor, hijo de esta. El cruce que ha dado origen al pupilo de Vaz es muy bonito, pues contiene inbreedings sobre el patriarcal Sadler’s Wells (4 x 4) y  sobre la importante reproductora de Juddmonte Slightly Dangerous (5 x 5).

-El ganador del Gran Premio de 2021, Lordofthehorizon, era hijo de Dansili y tenía a Galileo como abuelo materno. La genealogía de Media Storm tiene asimismo ambos nombres en las primeras generaciones: Dansili es su abuelo materno y Galileo tiene ese parentesco con Night of Thunder. En los dos pedigrees hay además una línea de Shirley Heights, del que se hablaba antes. La victoria de Media Storm en el Gran Premio causó una cierta sorpresa y pasó lo mismo con la de Toté, montado por Lester Piggott, en la edición de 1967. El de Best Horse pagó 9,1 a 1, mientras que la apuesta a ganador del pupilo de Manolo García se pagó, en el recinto de Preferencia,  a 314 pesetas por 20 apostadas (es decir, 15,7 a 1), mientras que en Tribuna parece que tuvieron más fe en el caballo o en su jinete, pues el dividendo fue de 59 pesetas por 10 apostadas (5,9 a 1). Los datos, recogidos por José Santamaría (Príncipe Duero), en su magnífica recopilación El Gran Premio de Madrid a través de la prensa.

Night of Thunder (Foto cedida por Darley).

- Uno de los mejores y más recientes ganadores de Night of Thunder es el 2 años Isaac Shelby, que hace poco ganó el Superlative Stakes G2 en Newmarket. Lo hizo defendiendo los colores verdes con mangas azules y gorra blanca con lunares verdes de Ben Sangster . El anterior titular de esta histórica casaca, Robert Sangster, padre de Ben, fue en los años 70 uno de los creadores, junto a Vincent O’Brien y John Magnier, del imperio Coolmore: un concepto y una operación que, por expresarlo brevemente, cambiaron para siempre la historia del turf. Luciendo los colores mencionados, Lester Piggott ganó dos veces el Prix de l’Arc de Triomphe  con Alleged y el Derby, el Irish Derby y el King George VI & Queen Elizabeth Stakes con The Minstrel. Su monta en el Derby a este alazán cuatralbo entrenado por Vincent O’Brien está considerada una de las mejores de su carrera. Dada la muy estrecha vinculación que el apellido Sangster tiene con Coolmore, resulta bastante apropiado que el pedigree de Isaac Shelby contenga un inbreeding 3 x  3 sobre Galileo, quizá el caballo más importante que ha tenido este poderoso conglomerado de carreras y cría.

- Si la creación de Ascot fue el producto de la decisión de una reina, la de Sandown Park, más de un siglo y medio después, obedeció a criterios empresariales. Un grupo de inversores construyó en Esher, no lejos de Londres, el primer hipódromo inglés de su clase: un parque cerrado para cuyo acceso se exigía el pago de una entrada, con diferentes recintos delimitados con claridad y dotados de ciertas comodidades; es decir, un sitio al que resultaba agradable acudir tanto a las cada vez más pujantes clases medias como a los clientes aristocráticos y adinerados, y en el que las mujeres podían sentirse seguras. La instalación se inauguró en 1875, el concepto fue un éxito y pronto se imitó tanto en Gran Bretaña como en Irlanda.

- En 1886, once años después de su puesta en marcha, pasaron en Sandown Park dos cosas importantes. Una es la victoria de una potranca de 2 años, Counterpane, que fue montada por Fred Archer, un genio de la fusta cuya calidad como jinete y la adoración popular que generaba están seguramente a la altura de las que disfrutó Piggott. Counterpane fue el primer ganador en lucir los colores de Edward, más conocido como Bertie, primogénito de la reina Victoria y futuro Eduardo VII. Grandísimo aficionado a las carreras ante el horror de su puritana y estricta madre, que consideraba el turf en general un ambiente frívolo y corrupto, Bertie volvió a otorgar a la familia real un protagonismo en el turf que su madre había rechazado de plano y que se ha mantenido desde entonces.

- La segunda cosa relevante ocurrida en Sandown en 1886 fue la creación del  Eclipse Stakes, que se sigue corriendo hoy y es una de las más importantes y atractivas carreras de calendario mundial. Parece ser que Leopold de Rothschild convenció a Hwfa Williams –que junto con su hermano Owen había sido uno de los principales inversores en la creación del hipódromo- de que para reforzar el prestigio del recinto era necesario celebrar allí una carrera que atrajese a los mejores caballos. Así que idearon una prueba intergeneracional sobre 10 furlongs a disputar en julio y la dotaron con la cantidad más  alta que jamás se había repartido en premios en una carrera disputada en Gran Bretaña: 10.000 libras. La primera edición la ganó Bendigo, un consistente y notable corredor en carreras de máximo nivel, que dejó segundo a St. Gatien, ganador del Derby dos años antes.

- El Eclipse Stakes fue la primera carrera actualmente calificada de G1 que ganó Lester Piggott: lo hizo en 1951, cuando contaba 15 años, a lomos de Mistery IX, un 3 años entrenado en Francia por Percy Carter; después ganó la prueba otras seis veces y esos siete triunfos son el récord en la carrera para un jinete. Los colores reales han pasado primeros la meta del Eclipse en tres ocasiones. Bertie, antes de ascender al trono, ganó con los propios hermanos Persimmon y Diamond Jubilee (ambos por St. Simon y Perdita II, por Hampton) en 1897 y 1900 respectivamente; y su bisnieta Isabel lo ganó en 1965 con Canisbay. Sir Michael Stoute ha ensillado seis ganadores, cifra con la que comparte la plusmarca de la carrera con Alec Taylor, que entrenó en las dos primeras décadas del siglo XX, y Aidan O’Brien. Uno de los ganadores de Stoute fue Medicean, vencedor en 2001 y que aquí nos suena mucho porque es el padre de Casaca, Resacón y Son Bou, entre otros.

- Este año la carrera la ha ganado Vadeni, precioso potro de  3 años del Aga Khan al que entrena otro de los muy ilustres veteranos del turf europeo, Jean-Claude Rouget. Antes de ganar en Sandown Park, batiendo en bonita lucha a los muy buenos Mishriff y Native Trail, Vadeni le había dado a la cuadra del Aga Khan su octavo Prix de Jockey Club G1, derby francés. El primero lo ganó en 1960 Charlottesville, que con el tiempo se convertiría en padre de Nasreen, segunda madre de Shergar. Vadeni es miembro de la primera potrada de Churchill, un distinguido hijo de Galileo que ganó las 2.000 Guineas en 2017 y hace la monta en Coolmore al precio de 25.000 euros. Sus primeros resultados como reproductor  son bastante aceptables, aunque Vadeni destaca mucho sobre el resto de su progenie.

- La madre de Vadeni, Vaderana, pertenece a una de las muy buenas líneas femeninas que el Aga Khan incorporó a su yeguada cuando adquirió el ganado del gran criador y propietario Jean-Luc Lagardère. Vaderana, al igual que Estimate, la ganadora de la Gold Cup para la reina Isabel, es una hija de Monsun nacida en 2009 y criada por el príncipe Karim. No tuvo en las pistas una actuación tan destacada como su homóloga, fue solo una ganadora modesta, pero los cinco productos suyos que han corrido han logrado algún triunfo. La línea femenina ha producido laureados de grupo como Vadawina, segunda madre de Vadeni; Vadamos, Vazira, Valia y Valixir.

- Criada por el Aga Khan está también la torda Dalmatia, hija de Cape Cross y madre de White King, ganador de nuestro derby, el Premio Villapadierna, y tercer vencedor de la prueba para Martul después de Tsarabi (Hernando, 2006) y Wild King (Samum, 2017). White K. es tordo como su madre –de hecho, casi blanco, al igual que ella- y fue criado en Irlanda por Andrew Sharkey. Sus actuales propietarios lo adquirieron de yearling en Tattersalls por 15.000 libras. Es el tercer tordo que gana el Villapadierna después de Tawil (nacional hijo de Epicur criado por la Marquesa de Negrón, copropietaria, por cierto de Toté), que venció en 1981 para la cuadra Ibiza, y de Madrileño (Common Grounds), que ganó en 1995 para Madrileña.

White King (Foto: P. Chapa).

- El padre de White King es Free Eagle, un buen corredor hijo de High Chaparral que ganó el Prince of Wales Stakes G1 y hace la monta en el Irish National Stud al precio de 5.000 euros. Sus resultados en la yeguada no están siendo especialmente notables, aunque este año también ha dado a Jolly Jumper, ganador del derby polaco. Es medio hermano de Kyprios, el citado ganador de la Ascot Gold Cup de este año, y de otra ganadora de G1, Search for a Song. White King tiene un cruce muy bonito en el que destaca, como en la genealogía de Media Storm, un inbreeding sobre Sadler’s Wells (3 x 3, a través de hijo e hija); además tiene otro sobre Danzig (4 x 4). Nota sobresaliente del pedigree del pensionario de Jorge Rodríguez es el hecho de que tiene como tercera madre a Daltawa, que engendró a dos corredores bastante monumentales: Dalakhani y Daylami. Dalmatia consiguió sus dos únicas victorias sobre las vallas, ambas en Irlanda. Antes, fue entrenada por Sir Michael Stoute y defendió los colores de la reina Isabel.

martes, 17 de mayo de 2022

DE ODESSA A VARSOVIA, AL WUKAIR Y OTROS NOVATOS, GALILEO Y SEA THE STARS EN DÍAS DE GLORIA

Dedicado a la memoria de César Guedeja, lector sabio y generoso

 -Una mañana de principios de abril de 1919, una singular caravana avanzaba por el puerto de Odessa. Había salido poco antes del hipódromo de la bella y elegante ciudad portuaria ucraniana y la formaban 262 purasangres, la colonia de preparadores, jinetes y mozos que los tenían a su cargo y sus familias, y  carromatos con enseres, heno y agua. El singular grupo Iniciaba un incierto viaje hacia Varsovia, tenía por delante  ruta de casi 1.780 kilómetros. Terminada la I Guerra Mundial, la colonia del turf local había confiado en algún momento en poder celebrar una nueva temporada de carreras. Pero el Ejército Rojo sitió la ciudad y el mando francés que la tenía en custodia ordenó a sus tropas evacuar  la ciudad, que quedó a merced de las bandas criminales y las facciones bolcheviques y las opuestas a ellas. La gente del hipódromo supo que era el momento de irse, pero no se planteó dejar sus caballos atrás.

-Este era para muchos de ellos el segundo traslado en el plazo de pocos años. Odessa, capital de la llamada Riviera del Mar Negro, había acogido por un lado a los profesionales y caballos polacos, que en 1915 habían dejado a tras su país, asolado por la guerra; por otro, a buena parte de los jinetes, preparadores y caballos que habían dado lustre al turf moscovita y que en 1917, cuando los primeros temblores del seísmo bolchevique se iniciaron y el hipódromo de la capital dejó de operar, emprendieron el camino del sur.

-En Odessa el capitán del turf era el polaco Frederick Jurjevich, que desde 1915 se las había arreglado para encender y mantener viva la llama de las carreras a orillas del Mar Negro lidiando con las diferentes administraciones que los avatares de la guerra iban trayendo a Odessa y también sobornando a los delincuentes y matones para que salvaguardaran todo el montaje.  En 1917, con algo más de 300 caballos en la ciudad, se dieron 94 días de carreras y se disputaron 800 pruebas. El equivalente al derby la ganó un caballo de Jurjevich que se llamaba Liege. En 1918 la actividad se mantuvo y el derby  fue para un tal Horoscope, entrenado por otro gran hombre de caballos polaco, Ruszard Zoppi, que había sido director de las yeguadas del zar.

-Viajaron a Madrid los dos ganadores de las poules: Catapum, vencedor en el Cimera, desde San Sebastián; en Insihnee, que se apuntó el Valderas, con salida desde París. Los empareja también el hecho de que ambos son productos de la primera promoción de sus respectivos padres que además comparten patio en el francés Haras de Bouquetot, el depósito de sementales y yeguada que cerca de Daeuville tiene el catarí jeque Al Thani. Catapum, un vistoso y robusto alazán pelo de vaca es por Ectot, un hijo de Hurricane Run que ganó dos carreras de G1, el Criterium International a 2 años y el Joe Hirsch Memorial a 5. Hace la monta al precio de 5.000 euros y  entre sus primeros vástagos hay algunos ganadores, pero ninguno particularmente destacado. Catapum es el tercer producto en pista y segundo ganador que produce Virimoon, la alazana por Doctor Dino que ganó en 2013 el Criterium Internacional y el Carlos Sobrino. La yegua defendió en la pistas los colores de su criador, José Manuel García-Sahagún,  que falleció en noviembre de 2020 y es también el criador del potro de Elarre.

Catapum gana el Cimera (Foto. Rafael Lorente)

-Inishnee,  una refinada castaña criada en Irlanda por Ballysax Bloodstock, fue vendida como yearling en Arqana por 17.400 y su actual propietario, Javier Maldonado, la compró por 49.620 euros el pasado mes de febrero tras ganar una carrera de venta en Chantilly. Antes de venir a Madrid, la yegua fue cuarta en el Prix Vanteaux G3 que ganó Mqse de Sevigné (Siyouni).

-El padre de Insihnee es el muy buen millero Al Wukair, del que aquí ya habíamos visto a la ganadora Family Trip (hija, por cierto, de otra ganadora del Valderas, Honeymoon Trip). El caballo obtuvo su triunfo más importante el Prix Jacques Le Marois G1 y en su historial destaca asimismo un tercer puesto en las 2.000 Guineas que ganó Churchill. Su cubrición cuesta 8.000 euros y el triunfo de su hija en el Valderas completa una bonita secuencia paterna: Al W. es hijo de Dream Ahead, que dio a Udalla, ganadora del Valderas para Bering en 2019; y Dream Ahead es hijo de Diktat, padre de Zenside, que le dio a Safsaf la victoria en la Poule de Potrancas de 2009. Esta es una de las pocas líneas masculinas activas a buen nivel en la raza PSI actual que no desciende de Darley Arabian -el más influyente por vía paterna de los tres sementales fundadores-, sino de Godolphin Arabian (o Godolphin Barb –bereber-, como también se le llamaba, en atención al hecho que llegó a Europa desde Túnez).  Inishnee es hija de la no corredora Al Kirana, un producto del gran velocista australiano Exceed and Excel, a su vez hijo de Danehill. En su línea femenina destaca la cuarta madre, la irlandesa Grey Goddess, doble laureada de G3 de la que descienden múltiples ganadores, entre ellos Pipalong, sprinter ganadora de G1. En el pedigree del origen de la pupila de Delcher destaca una duplicación 5 x 4 sobre el semental Green Desert, una gran fuente de brillantez.

Inishnee, con 1 año (Foto cedida por Arqana)

- El argumento de los sementales novatos y las clásicas tuvo también su capítulo en la Rowley Mile de Newmarket, donde la castaña Cachet mostró clase y muchas ganas de que nadie la adelantara para ganar de punta a punta las 1.000 Guineas G1. La potranca es producto de las primeras cubriciones de Aclaim, un ganador del Prix de la Foret G1 que hace la monta en el National Stud británico al precio de 6.000 libras. El caballo está inscrito en la línea femenina del gran Montjeu  y por el lado masculino de su pedigre es hijo de Acclamation, el más importante vástago de una línea de sprinters cuyos descendientes no suelen asomarse a las llegadas clásicas porque les falta calidad para ello. De Aclaim corre aquí Azul, que no ha ganado, y de Acclamation vimos en su día a los buenos Equiano y Half a Billion. Cachet está criada en Irlanda por el Hyde Park Stud –como Samedi Rien, tercera en el Valderas y ganadora del Atlántida- y tiene un cruce muy bonito que seguramente explica parte de su calidad, con duplicaciones 4 x 4 a través de macho y hembra sobre dos caballos muy rápidosen la pista  y grandes sementales, Danehill y Ahonoora.

-Cachet defiende los colores celestes de Highclere Thoroughbred Racing-Wild Flower, uno de los sindicatos de propietarios organizados por Harry Herbert, uno de los personajes más notorios del turf británico. Herbert es hijo de Lord Porchester, destacado propietario, criador y directivo  del Jockey Club, y director de la cuadra de carreras de la reina Isabel II desde 1969 hasta su muerte en 2001. Porchester era hijo de Lord Carnarvon, asimismo criador y propietario, y conocido para el mundo en general como mecenas de la expedición en la que Howard Carter descubrió la tumba de Tutankhamon, efemérides de la que el próximo mes de noviembre se cumplen cien años. En septiembre de ese mismo 1922, su caballo Franklin vino a San Sebastián a disputar el Gran Premio del Medio Millón, en el que no se colocó; al domingo siguiente, sin embargo, ganó la carrera de consolación.  

-Las 2.000 Guineas las ganó Coroebus para otra chaquetilla azul, en este caso la muy conocida casaca azul real de Godolphin. Aquí no estamos hablando del hijo de un semental novato, sino del vástago de uno de los mejores reproductores  del mundo, Dubawi, que hace la monta en Darley, la estación de sementales del jeque Mohammed, al precio de 250.000 libras. Coroebus es su tercer ganador de las 2.000 Guineas después de Makfi, que lo hizo en 2010, y de Night of Thunder, que se impuso en 2014 batiendo, entre otros, a Kingman, Australia y Noozhoh Canarias. Dubawi encabeza ahora, con 19, la clasificación de padres de ganadores de stakes de este año y, en total, de su producción han salido 149 ganadores de grupo, según los datos que publica la página web de Darley.

-Cachet y Coroebus comparten la letra inicial de sus nombres, el hecho de haber ganado las Guineas de la actual temporada, la capa castaña y dos cosas más: una es que ambos tienen como abuelo materno a Teofilo, el buen semental hijo de Galileo al que aquí conocemos por Amazing Red y Cabuérniga, entre otros,  y otra, que ambos fueron conducidos a la victoria por ese elegante jockey que es James Doyle, que lograba así sus primeros triunfos clásicos. El primer jockey que ganó las dos carreras por las Guineas en la misma temporada fue Frank Buckle, en 1820. Lo hizo a lomos de Pindarrie en las 2.000 y Rowena en las 1.000, ambos criados y propiedad del cuarto Duque de Grafton -el propietario más importante de la época y uno de los criadores que dieron forma a la raza PSI- y entrenados por el genial Robert Robson, un adelantado a su tiempo. Buckle era un jockey honrado e insobornable, lo que hacía de él una avis bastante rara en el rufianesco turf inglés de la época. Una vez le cruzó la cara de un fustazo a un espectador que le sugirió “tirar del caballo” en una carrera. En total ganó 27 clásicas, un record que se mantuvo intacto hasta que en 1984 Lester Piggott condujo a la victoria en el St. Leger a Commanche Run, logrando así su victoria número 28 en las clásicas inglesas.

Algunas partes de Odessa eran pasto del fuego y las bombas lanzadas por los cañones del Ejército Rojo mientras Jurjevich, a lomos de Liege, y su insólito  grupo abandonaban la ciudad. Tomaron la ruta el Este. El viaje por la ruta más directa a Varsovia se antojaba demasiado peligroso en medios del caos revolucionario. La idea era llegar a Bucarest, a unos 480 kilómetros, y que allí mujeres y niños tomaran un tren a la capital polaca. Hombres y caballos seguirían a pie durante los más de 1.000 kilómetros restantes. Entre los primeros, formaban parte de la cabalgata dos grandes jockeys estadounidenses: Eddie Dugan, que había ganado el Belmont Stakes en 1909 sobre Joe Madden, y, sobre todo, el gran Jimmy Winkfield, último jinete negro en ganar del Kentucky Derby, lo que había conseguido en 1901 y 1902 a lomos de His Eminence y Alan-a-Dale, respectivamente. Emigrado a Europa, se había convertido en el ídolo de la afición rusa al ganar cinco veces el oaks local; cuatro, el Derby y tres, la Copa del Emperador.

-Poco después de abandonar la ciudad, la caravana se topó con un escuadrón de lanceros polacos al mando de oficiales franceses. Se les había ordenado volver a Polonia y se unieron al grupo: una escolta armada muy bienvenida. La ruta les llevó hacia el sudeste para atravesar las llanuras de Besarabia. La zona estaba siendo asolada por el Ejército Rojo, dedicado con crueldad a sus purgas, y por los delincuentes que aprovechaban la situación. En alguna ocasión, la caravana fue atacada por los campesinos, que los tomaban o por patrullas del Ejército Rojo o por gitanos. Pero llegaron a Bucarest y mujeres y niños se separaron de aquel grupo de hombres y caballos que habían cambiado los esfuerzos explosivos al galope en las pistas del hipódromo por días de marcha interminable. En muchas ocasiones, los jinetes echaban pie a atierra y caminaban junto a los caballos para aliviar su esfuerzo.

-El grupo avanzó hacia el Noroeste por los Alpes de Transilvania. El frío y la lluvia dificultaban mucho la marcha. Los carromatos se quebraron y la expedición se quedó sin heno  ni avena. Caballos y hombres se alimentaban de lo que iban encontrando. Se dormía por turnos para tener vigilados a los animales. Algunos murieron y su carne enriqueció la magra dieta de los expedicionarios.  Una yegua se puso de parto y todos colaboraron para que el potro naciera felizmente. Jurjevich, que a pesar de contar con más de 60 años de edad, había sido el líder incansable, se puso muy enfermo pero se recuperó milagrosamente. El casi famélico grupo llegó a la ribera sur del río de Dniester. Estaban de nuevo en tierra ucraniana.  

-Teofilo es también el abuelo paterno del nacional Sohrab, que ganó Primer Paso mostrando posibilidades. El potro, criado por Loughtown Stud (Felipe Hinojosa)  es miembro de la potrada inicial de Havana Grey, un buen velocista ganador del Flying Five Stakes G1 y de otras cinco carreras. Su padre, Havana Gold, brilló sobre la milla y aquí lo conocemos por, entre otros, el buen Sallab. Sohrab es otro con un cruce muy bien construido: tiene duplicaciones 5 x 4 sobre Sadler’s Wells a través de macho y hembra; y 5 x 4 x 4 sobre Green Desert también a través de ambos sexos. Para redondear, su madre tiene dos líneas del citado Ahonoora.

-Galileo murió en julio del año pasado  convertido ya hacía tiempo en una leyenda de la cría del purasangre inglés. Doce veces campeón de sementales en las Islas Británicas, con más de 90 ganadores de G1 entre su progenie y una pléyade de hijos e hijas –encabezada por otro animal no menos legendario, Frankel- difundiendo su influencia en el más alto nivel de turf, las primeras semanas de la temporada 2022 han visto como el ganador del Derby de 2001 y después semental en Coolmore sigue añadiendo renglones brillantes a su currículum. Uno de ellos lo firmó el pasado 4 de mayo, cuando su hija Thoughts of June –entrenada, como él propio Galileo y tantos de sus mejores hijos, por Aidan O’Brien- ganó el Cheshire Oaks y se convirtió en el 348 ganador de stakes engendrado por su padre, que batía así el record mundial que hasta entonces ostentaba Danehill con 347.

La cifra subió a 349 un rato después de que Thoughts of J. consiguiera su victoria, y en la propia pista circular de Chester. Su hermano paterno Changingoftheguard, asimismo entrenado por O’Brien, y montado por Ryan Moore como lo había sido la potranca, ganaba el Chester Vase G3 de manera fácil y se postulaba con rotundidad para el Derby. Cuatro días más tarde, el mismo trío de ases, un hijo de Galileo –en este caso Stone Age-, O’Brien y Moore, unió fuerzas para ganar con rotundidad otra buena preparatoria para la clásica de Epsom, el Derby Trial Stakes G3, disputado en el irlandés Leopardstown.

-Otro gran candidato para la 243 edición del Derby es Desert Crown, que hace unos días y en su primera carrera en la edad clásica y segunda de su vida se apuntaba con suficiencia el Dante Stakes, una de las preparatorias canónicasde la clásica. Seguimos hablando de la familia, porque el pupilo de Sir Michael Stoute –que ganó el Derby por primera vez en 1981 con el gran Shergar- es hijo de Nathaniel, uno de los mejores hijos de Galileo en la pista –ganó el King George VI & Queen Elizabeth Diamond Stakes G1- y que como semental destaca sobre todo por el ser padre de la magnífica Enable. En la línea femenina de de Desert Crown encontramos a Peace, yegua por Klairon de la que descienden por vía de madres también dos que conocemos bien:  el multiganador y laureado de listed Legionario, de Santa Bárbara, y el refinado Australia Cape, que se postuló para el Premio Villapadierna, nuestro derby, al ganar el Velayos con un vistoso remate. El parentesco del potro de Mediterráneo con Desert Crown es aún más acusado, pues como el ganador del Dante es nieto paterno de Galileo, en su caso a través de Australia, uno de los cinco ganadores del Derby que ha dado el coloso de Coolmore. En el pedigre de Australia Cape destaca sobremanera una duplicación 3 x 4 sobre el gran Sadler’s Wells a través de un hijo (Galileo) y una hija (Interim, tercera madre del potro de Arizkorreta); Australia, que ganó el Derby en 2014, es también el padre de Hades, que ha ganado un par de veces esta temporada mostrándose muy útil.  El Derby de 2013 lo ganó otro Galileo, en este caso Ruler of the World, que es el padre de nuestra campeona Maracay, buena ganadora en su reaparición hace unas semanas.

Australia Cape (Foto: P. Chapa)

-Coroebus le dio a Godolphin su cuarto triunfo en las 2.000 Guineas. El primero llegó en 1996 de la mano del castaño Mark of Esteem, montado por Frankie Dettori y entrenado por Saeed Bin Suroor. Las discrepancias sobre la gestión de  Mark of Esteem había sido la mecha que, en la temporada anterior, había alimentado un desacuerdo en el jeque Mohammed y Henry  Cecil que acabó con la decisión del dubaití de que sus cuarenta caballos abandonaran Warren Place, el patio del gran entrenador. Mark of Esteem fue retirado como semental a Darley y allí dio como mejor producto a Sir Percy, que ganó el Derby en  2006. El caballo ha ejercido como reproductor en el Lanwades Stud, donde ha firmado una trayectoria muy sólida aunque no estelar que ha tenido un notable capítulo español, pues aquí han ganado nada menos que dieciséis productos suyos, entre ellos algunos tan destacables como Madrileño, ganador del Gran Premio de Madrid; Madrileña, vencedora en seis carreras y colocada en el Blasco y el Hispanidad, o Sir Roque, que hace unas semanas y a su 6 años ganó por fin el gran premio que siempre ha dado la impresión de estar a su alcance. Fue en el Alburquerque y lo hizo después de un gran remate  y defendiendo los colores naranjas de Los Peques, sección alevín del patio de Gullermo Arizkorreta.

Sir Percy (Foto cedida por Lanwades Stud)

-Sir Roque, un compacto y bonito caballo castaño oscuro, fue criado por Luis Álvarez Cervera y tiene un atractivo pedigree en el que destaca un inbreeding 3 x 4 sobre Darshaan, ganador para el Aga Khan del Prix du Jockey Club en 1984 y uno de los mejores abuelos maternos de la cría europea en los últimos treinta años. Sir Roque es hijo de Afriketa, ganadora del Benítez de Lugo y madre también de Ketala, que ganó el Valderas en 2012. Afriketa es nieta por línea materna de Partition, de la que aquí tuvimos al espléndido Partipral, ganador de dieciséis carreras, entre ellas el Memorial Duque de Toledo y el Hispanidad, ambas por partida doble, el Hong Kong International Vase G1 y el Prix Maurice de Nieuil G2.

La línea femenina se remonta a Musidora, una hija de Nasrullah que ganó las 1.000 Guineas y el Oaks G1 en 1949. La yegua fue entrenada por el capitán Charles Elsey en Yorkshire y desde 1961 el hipódromo de la capital del condado, York, la recuerda con el Musidora Stakes G3, destacada preparatoria para el Oaks. Este año la ha ganado con muy bien aire Emily Upjohn, pupila de John Gosden.  La potranca está criada siguiendo el patrón de Harzand, ganador del Derby para el Aga Khan en 2017. Este caballo es hijo del campeón en la pista y gran semental Sea The Stars y de la yegua Hazariya, por Xaar y Hazaradjat, por Darshaan; Emily U. es por STS y Hidden Brief, esta por Barathea y Hazaradjat; la cual, por cierto, hija de la yegua Hazy Idea, madre de Rubric, el que fuera muy buen caballo de la Cuadra Rosales.

-Sea The Stars, medio hermano de Galileo- pues ambos son hijos de Urban Sea, ganadora del Arco- es uno de los jefes de la cría europeade hoy. Hace la monta en el Gilltown Stud, establecimiento del Aga Khan en Irlanda, al precio de 150.000 euros. Ha dado 90 ganadores de stakes y es el padre de dos de los mejores y más admirados caballos que corren actualmente en el mundo. Uno es el inefable y extraordinario fondista Stradivarius, que hace unos días se apuntó por tercera vez la Yorkshire Cup G2 consiguienso así su victoria número 18 en carreras de grupo, lo que constituye un record para un caballo europeo. El otro es Baaeed, que mantuvo su imbatibilidad después de siete salidas a la pista al ganar en su reaparición a 4 años el prestigioso Lockinge Stakes G1. El pupilo de William Haggas se mostró muy brillante y da la impresión de ser un caballo estelar. Desciende por línea femenina de Height of Fashion, yegua criada por la reina Isabel II que Hamdan Al Maktoum compró al terminar su ilustre vida de competición, en 1982. El precio no se hizo público, pero los rumores apuntaban aque fue de un millón de libras. Los responsables de la cuadra de la reina, entre los cuales estaba Lord Porchester, consideraron que la yegua era demasiado grande para ser una buena madre. En la yeguada, Height of Fashion dio al espectacular Nashwan y a los excelentes Nayef y Unfuwain, y  fundó una familia de gran éxito.

-La vía fluvial bullía de actividad en una Europa que recobraba el pulso tras la guerra. No iba a ser fácil cruzarlo. Finalmente, después de seguir la ribera en busca de un paso, apareció una posibilidad, aunque poco tranquilizadora: un viejo y muy maltrecho puente ferroviario de madera, excesivamente alto, con las tablas de desvencijadas y oscilantes y llenas de clavos desencajados y amenazantes. Llevando a los animales del diestro, intentando calmarles para que superaran su instintivo rechazo a la aventura, Winkfield y sus compañeros lograron llevar a todos los purasangres a la otra orilla. Uno por uno. Los lanceros polacos, admirados de aquel alarde de destreza hípica, pasaron al final. La expedición, sin apenas alimento y agotada por la tensión, quedó  paralizada, a causa del agotamiento, por espacio de dos días.

-Reanudad la ruta, poco después tuvieron su recompensa. Llegaron a Kizil, que fue para ellos uno oasis. La localidad estaba poblada por colonos alemanes que proveyeron a hombres y bestias e abundante alimento. El siguiente destino fue Chernivtsi, hoy ciudad ucraniana, pero que a la sazón se encontraba bajo jurisdicción polaca. En cierto modo, habían llegado a casa, Pero no estaban salvados. El país, que acababa de ser declarado independiente, estaba en guerra con Rusia y la amenaza del avance del Ejército Rojo se volvió a cernir sobre ellos. Los soldados polacos allí estacionados les aconsejaron disciplina militar para su marcha: avanzar en formación, en un grupo compacto y tan rápido como fuera posible, comiendo lo que encontraran por el camino, durmiendo lo menos posible –incluso a caballo- y dejando pastar a los animales en los prados que encontraran a su paso.

En el Kentucky Derby G1 de este año se escribió una de esas historias algo rocambolescas que alimentan la leyenda del turf. Lo ganó el descargadísimo en apuestas Rich Strike, que solo había tomado la salida por la retirada a última hora de uno de los potros que se había ganado el derecho a correr por el sistema de puntos que determina el campo de veinte corredores, máximo que admite la pista de Churchil Downs. Rich Strike era el primer reserva y se apuntó la victoria después de un espectacular remate por dentro. El potro es producto de la segunda promoción de  Keen Ice, un hijo del gran Curlin que alcanzó su momento de mayor gloria en la pista cuando ganó el Travers Stakes G1  de 2015 batiendo a American Pharoah, ganador de la Triple Corona en esa temporada. Rich Strike fue criado por la histórica Calumet Farm, en donde han nacido otros nueve ganadores de la gran carrera americana, el primero de ellos Whirlaway en 1941. Keen Ice, que cubre en la propia Calumet y no había tenido apenas éxito como padre hasta ahora -solo había dado un ganador de stakes- ha hecho la monta este año al muy económico precio de 7.500 dólares. El pedigree de Rich Strike es inusual en el sentido de que tiene un muy cerrado inbreeding 3 x 2 sobre el importante semental Smart Strike a través de un hijo, el citado Curlin, y una hija, la campeona canadiense Gold Strike, madre de Rich Strike. Smart Strike es padre aquí del muy bien Oriental, ganador de los premios Gobierno Vasco e Hispanidad y ahora semental en Yeguada Montanesa.

- Sir Mauro es otro hijo de Sir Percy  que, como Sir Roque, corre para Peques. Estuvo a punto de ganar el Corpa y darle otro gran premio a la cuadra, pero en la meta misma lo batió el visitante francés Plontier. El Premio Corpa es, con sus 3.000 metros de distancia y su situación en el calendario, una de las carreras más singulares y bonitas del programa local. Junto con el Gran Premio de Madrid y las clásicas define la temporada de primavera. Su relación de ganadores incluye a gran parte del Gotha del turf español desde los años 40: Ivanhoe, Pumba, Sultán El Yago, Wildsin, Frisco, Maspalomas, Donagua, Terborch, Chacal, El Señor, El País, Coloso, Richal, Brezo, Casualidad, Dariyoun, Domeside, Entre Copas, Tuvalu, Hipodamo de Mileto… Ha de haber una razón singularmente poderosa para que la carrera no ocupe el lugar de honor de la jornada en la que se disputa.

- Plontier desciende por línea femenina de Grey Godess, al igual que Inishnee, una bonita coincidencia. El caballo entrenado en Francia por el italiano Simone Brogi es hijo de Planteur, un muy buen hijo de Danehill Dancer criado por los Wildenstein, corredor hasta los 6 años, ganador del Prix Ganay G1 y mútiple colocado en carreras de la máxima categoría. No ha sido un semental  de gran éxito, aunque da buenos saltadores y actualmente ejerce como reproductor para caballos de obstáculos en el inglés Chapel Stud al precio de 4.000 libras. Su mejor producto es el gran fondista inglés Trueshan, ganador de 11 carreras, entre ellas la Goodwood Cup G1 y el Prix de Cadran G1. Plontier es propiedad del empresario polaco Slawomir Pegza, importante dueño de caballos de carreras en su país.

Planteur (Foto cedida por Chapel Stud)

- Así cubrieron la recta final de su carrera y el 29 de junio, tres meses después de salir de Odessa, llegaron a la meta: Varsovia. Jurjevich, a lomos del campeón Liege, encabezaba la marcha. Le seguían todos los hombres que habían salido de la ciudad portuaria y 251 purasangres. Increíblemente, solo habían perdido diez por el camino.  Recorrieron las calles de la capital polaca hacia un destino inevitable: Pole Mokotowskie, el hipódromo de la ciudad, donde Winkfield había ganado el derby local en 1904 y 1905. Allí quedaron  estabulados los equinos después de su increíble odisea y semanas después estaban compitiendo en las primeras pruebas del renacido e independiente  turf polaco. Winkfield marchó a París, donde reanudó su carrera con éxito montando para uno de los grandes propietarios y criadores rusos, Leon Mantacheff, que como tantos otros compatriotas huidos de la revolución, se había establecido en la capital francesa. En septiembre de 1922, Jimmy Winkfield se subía a Le Prodige en el paddock de San Sebastián para disputar el Gran Premio del Medio Millón. Acabó tercero, por detrás de Ruban, ganador para Alfonso XIII, y de Rambour, y por delante de Franklin, el caballo de Carnarvon.